TRASTORNO SOCIAL. La fatiga pandémica es una consecuencia directa de los cambios en nuestro estilo de vida. Es antinatural vivir apartados, sin
contacto entre las personas y atemorizados por algo que no conocemos.
TRASTORNO SOCIAL. La fatiga pandémica es una consecuencia directa de los cambios en nuestro estilo de vida. Es antinatural vivir apartados, sin contacto entre las personas y atemorizados por algo que no conocemos.
Jorge Chávez Noriega

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Luego de ocho meses de , los esfuerzos por hacerle frente al nos llevan a hacernos la siguiente pregunta: ¿hasta cuándo va a seguir esta pesadilla? Al no encontrar respuestas, millones de personas han entrado en un estado de apatía, desmotivación y agotamiento mental. Así lo ha hecho saber la Organización Mundial de la Salud, que ha encontrado el término idóneo para definir este peligroso trastorno emocional: fatiga pandémica.

De acuerdo con el doctor Elmer Huerta, este tipo de fatiga es una consecuencia directa de los cambios en nuestro estilo de vida que ha originado el COVID-19. “Su causa está relacionada con las cuarentenas parciales o totales, la ansiedad producida por el miedo a contagiarse, las constantes noticias enfocadas en las desgracias causadas por la enfermedad, o el temor a perder el trabajo”, .

MIRA: Menta Days: la limeña que abandonó la cima del mundo corporativo para ser pintora

Para , la falta de contacto físico entre las personas es la que gatilla la situación. Primero con el confinamiento, después con el uso de mascarillas, el distanciamiento social, los límites de movilidad y evitando al máximo los abrazos, besos o cualquier gesto de amor. “Los seres humanos somos naturalmente sociales. Nos relaja estar en una discoteca con mucha gente. Nos gusta interactuar. Es una conducta profundamente humana”, comenta el especialista.

ESPACIO VITAL. La antropóloga Licia Torres sostiene que la mezcla de
roles familiares y laborales en un mismo lugar contribuye al desarrollo de fatiga  pandémica. (Foto: Alessandro Currarino/ GEC)
ESPACIO VITAL. La antropóloga Licia Torres sostiene que la mezcla de roles familiares y laborales en un mismo lugar contribuye al desarrollo de fatiga pandémica. (Foto: Alessandro Currarino/ GEC)

, considera que la mezcla de roles en un mismo espacio, llámese laboral y familiar, contribuye a esta sensación de fatiga. “Nuestra forma de hablar y comportarnos cambia según el lugar en el que nos encontramos. Estamos acostumbrados a relacionarnos en diferentes entornos, pero ahora eso se ha perdido”, complementa.

Según el Ministerio de Salud, . Frente a ello, lo que se recomienda es evaluar cómo nos estamos sintiendo y, de ser necesario, buscar ayuda profesional.

A MAL TIEMPO

El gran peligro de la fatiga pandémica, advierte Yamamoto, es que una población fatigada es más propensa a relajarse y descuidarse. Especialistas en salud pública coinciden en que, posiblemente, el segundo rebrote del coronavirus en Europa se deba a que la ciudadanía salió a disfrutar del verano, sin seguir las pautas de prevención. “La gente se cansó de las mascarillas y de los protocolos y encontró en las fiestas o en las salidas a los bares rápidamente su terapia”, expone el psicólogo.

ESTADO DE BIENESTAR. Jorge Yamamoto, psicólogo, considera que se puede lograr un efecto positivo haciendo uso de los espacios abiertos, aún bajo las nuevas reglas de convivencia.
ESTADO DE BIENESTAR. Jorge Yamamoto, psicólogo, considera que se puede lograr un efecto positivo haciendo uso de los espacios abiertos, aún bajo las nuevas reglas de convivencia.

Por ese motivo, Jorge Yamamoto aconseja encontrar el equilibrio entre el distanciamiento físico con la conexión social. “Es necesario buscar un bienestar basado en las nuevas formas de convivencia. Uno puede salir y despejarse en espacios abiertos sin poner en riesgo su salud. Una escapada fuera de la ciudad, por ejemplo, puede tener un efecto positivo”. Licia Torres, por su parte, sostiene que la clave está en crear nuevas rutinas de vida. “Una buena idea es reservar un momento del día para hacer algo que nos guste y nos haga sentir bien física, mental o emocionalmente. Es una forma de conectarnos con nuestra esencia”.

Finalmente, es importante saber la fatiga pandémica no surge de un momento a otro, sino que es el resultado de semanas y meses de estrés, advierten los especialistas en salud. Se presenta de forma gradual y progresiva y no distingue edad, ya que se presenta por igual en niños, adolescentes, adultos y adultos mayores. A estar prevenidos. //

RECETA CONTRA EL HARTAZGO

Cuidando el organismo mediante una alimentación saludable, una correcta higiene del sueño y ejercicio físico.

Si bien es bueno estar informado, podemos limitar el consumo de noticias vinculadas al coronavirus a una hora al día.

Reduciendo el estrés con ejercicios como el yoga, la lectura o los paseos por la naturaleza.

Fomentando el diálogo interno positivo. Es importante aceptar los propios sentimientos, no ignorarlos o reprimirlos.

*Fuente: departamento médico de la Universidad de California en Los Ángeles.

PERUANOS EN CONFINAMIENTO

42.3% de peruanos se sienten muy preocupados por el coronavirus en octubre, frente a un 59.3% en agosto.

58.2% considera que la reflexión es el sentimiento que más perciben en confinamiento. Le siguen la esperanza y solidaridad.

28% de peruanos han salido a visitar familiares el último mes. La mayoría de estas personas tienen entre 18 y 30 años.

16.5% de la población se considera de alto riesgo de ser infectado por el COVID-19. La cifra está siete puntos por encima en relación al inicio de la pandemia.

*Encuesta de Activa Perú a nivel nacional realizada entre el 1 y 5 de octubre del 2020.

VIDEO RECOMENDADO

Ica: Brindan terapias de salud mental con música a pacientes COVID-19 en Hospital Regional de Ica