La odisea de 48 horas de una periodista de El Comercio en aeropuertos y ciudades para volver a casa desde Europa, centro de la pandemia del coronavirus. (Foto: Archivo Personal Vanessa Cruzado)
La odisea de 48 horas de una periodista de El Comercio en aeropuertos y ciudades para volver a casa desde Europa, centro de la pandemia del coronavirus. (Foto: Archivo Personal Vanessa Cruzado)
Vanessa Cruzado Alvarez

Una noticia consiguió lo que las bajas temperaturas europeas no pudieron: escarapelarme el cuerpo. Eran las 5:30 a.m. en París y el Gobierno peruano anunciaba la suspensión de vuelos provenientes de Europa y Asia en un intento por frenar el contagio de . Mientras esta medida era respaldada por usuarios en redes sociales, el miedo ya había tomado control de mí. Pronto, empezó el bombardeo de mensajes por parte de mis allegados. “Vane, Perú ha cerrado fronteras”, “Mira esto [link de la noticia]. ¿Qué vas a hacer?”, “Por favor, coge el próximo vuelo y regresa”. El panorama era gris. No sabía desde cuándo era efectiva la norma ni por cuántos días. “Tal vez no pueda volver a casa”, le escribí a mi mamá. Esa madrugada, solo quería despertar de esa pesadilla.

El viernes 13 era mi último día en la capital francesa (al día siguiente volaba a Madrid y, diez horas después, a Lima). El itinerario incluía al museo de Louvre, el Arco del Triunfo, la Torre Eiffel, los Jardines de Luxemburgo y un paseo nocturno por Notre Dame. La sinergia entre los cálidos rayos solares y la fría brisa invitaban a explorar la apodada ciudad del amor. Mi mirada estaba entre sus imponentes, pero poco transitadas calles y la pantalla de mi celular. “Vane, la medida será efectiva desde lunes. Disfruta de París”, fue un mensaje que me llegó cuando estaba por mostrar el ticket para ingresar al museo nacional de Francia.

El ministro de Cultura, Franck Riester ordenó cerrar el museo de Louvre desde el viernes 13 de marzo -a las 6 p.m. (hora de Francia)- hasta nuevo aviso. (Foto: Archivo Personal Vanessa Cruzado)
El ministro de Cultura, Franck Riester ordenó cerrar el museo de Louvre desde el viernes 13 de marzo -a las 6 p.m. (hora de Francia)- hasta nuevo aviso. (Foto: Archivo Personal Vanessa Cruzado)

Pude apreciar (ya más tranquila) las obras que se exponen en el recinto que, a inicios de mes, había cerrado sus puertas a pedido de los trabajadores por temor a contagiarse del . El número de visitantes, teniendo en cuenta que es temporada baja, era por debajo del promedio en comparación a otros años. A muestra un botón: esperamos poco menos de 10 minutos para ver de cerca a ‘La Gioconda’, de Leonardo da Vinci. Los espectadores del cuadro ‘La Libertad guiando al pueblo’, de Eugéne Declaroix, eran menos de 20 personas. A mediodía, hubo un ligero incremento de asistentes. “Hay que aprovechar que somos de los últimos grupos”, le decía una turista inglesa a su acompañante. El ministro de Cultura, Franck Riester (que dio positivo al ) había ordenado -horas antes- cerrar el museo desde las 6 p.m. (hora de Francia) de ese día, misma medida para la Torre Eiffel y el Palacio de Versalles, hasta nuevo aviso.

Viernes 13 de marzo. Interiores del museo de Louvre antes de ser cerrado por el gobierno francés. (Foto: Archivo Personal Vanessa Cruzado)
Viernes 13 de marzo. Interiores del museo de Louvre antes de ser cerrado por el gobierno francés. (Foto: Archivo Personal Vanessa Cruzado)

En el almuerzo, la pareja andaluza de la mesa de al lado hablaba de un posible cierre de fronteras en España. “Que si no nos dejan subir al avión, cogemos un tren o un bus y ya está”, decían en voz alta. Abrí la app de Twitter y el diario El País transmitía en vivo la comparecencia del presidente Pedro Sánchez al Congreso para decretar estado de alarma en todo España, que supera los nueve mil infectados y 340 muertos por , según cifras recientes del Ministerio de Sanidad. Los ciudadanos tenían circulación restringida, pero en ningún momento se hacía referencia a aeropuertos ni terminales terrestres. Había ganado una batalla, pero todo podía cambiar en las próximas horas. Pedí la cuenta y salí para intentar seguir el itinerario.

***

Desde julio del año pasado planifiqué un viaje por poco más de dos semanas al viejo continente. Elegí fines de febrero porque quería celebrar mi cumpleaños 25 (el 2 de marzo) de forma diferente y en ciudades que, ya sea por películas, series o libros, quería conocer. El momento, en ese entonces, parecía apropiado. Para las últimas semanas de noviembre ya tenía los pasajes aéreos, el número de días a visitar en cada ciudad, y la mitad de hoteles reservados en Booking. Un mes después, llegaron los primeros reportes desde la ciudad de Wuhan (China) sobre un nuevo virus. En enero, la ‘nueva neumonía’ ya sumaba los 381 contagiados y empezaba a cobrar víctimas mortales.

Se acercaba la fecha de viaje y, si bien llegaban noticias de infectados por en algunas zonas de Europa, ni las aerolíneas ni los hospedajes hablaban de libre cancelación o postergación de fechas. Los mensajes de mi entorno cercano pasaron de “Europa es fenomenal. La vas a pasar increíble” a “Por favor, anda a todos lados con mascarilla”. En un intento por tranquilizar a mis padres -y de paso a mí-, conversé con amigos que residen en Europa para conocer, de primera mano, la situación en torno al virus. Tras varios intercambios de mensajes, decidí viajar.

Turistas visitando la emblemática puerta de Brandeburgo, en Berlín. (Foto: Archivo Vanessa Cruzado)
Turistas visitando la emblemática puerta de Brandeburgo, en Berlín. (Foto: Archivo Vanessa Cruzado)

Confirmé sus comentarios en cada ciudad que visité: los ciudadanos hacían su vida como siempre, en las calles no se andaba con mascarillas y las atracciones turísticas tenían afluencia de personas (para ser temporada baja). La segunda semana de mi viaje, sin embargo, la situación cambió. El se había propagado en, al menos, 120 países y amenazaba el sistema de salud de las naciones en vías de desarrollo. La preocupación de mi familia y amigos aumentaba. “No me estoy exponiendo. Hasta ahora, sin síntomas”, les decía en un intento por tranquilizarlos. Tomaba fotos o grababa videos de las calles para demostrarles que, por ejemplo, en Viena, Praga, Berín o Ámsterdam, la situación estaba bajo control. Funcionó, hasta que el 11 de marzo, la Organización Mundial de la Salud clasificó a como pandemia. “En tres días estaré de vuelta”, era mi nuevo mensaje de calma.

***

Sábado 14 de marzo. Van a ser las 3 p.m. y el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas luce irreconocible: locales de comida cerrados, personal del terminal aéreo y pasajeros con mascarillas (blancas, azules, verdes y negras) y decenas de personas buscando -desesperados- vuelos para regresar a casa.

El Gobierno español ha establecido el estado de alarma (que implica el cierre de locales comerciales y de ocio) para enfrentar la pandemia del coronavirus. (Foto: Vanessa Cruzado)
El Gobierno español ha establecido el estado de alarma (que implica el cierre de locales comerciales y de ocio) para enfrentar la pandemia del coronavirus. (Foto: Vanessa Cruzado)
Quienes incumplan el estado de alarma en España, enfrentarán multas de 100 a 600 mil euros y en casos de desobediencia grave, entre tres años y un año de prisión. (Foto: Vanessa Cruzado)
Quienes incumplan el estado de alarma en España, enfrentarán multas de 100 a 600 mil euros y en casos de desobediencia grave, entre tres años y un año de prisión. (Foto: Vanessa Cruzado)

Mi vuelo estaba programado para el 15 de marzo a las 00:40 a.m. En conversación telefónica con la aerolínea, me comentaron la opción de adelantar el retorno en caso haya cupos, que esa información me la brindarían en el mismo aeropuerto. Al igual que los otros viajeros, esperé mi turno. Cuando llegué a la plataforma, me dijeron que todos los vuelos estaban llenos.

-¿El vuelo está confirmado?

Sí, el avión está aquí. El check in inicia a las 4:30 p.m.

-No hay forma que el viaje se cancele, ¿cierto?

No. Tenemos la orden de que salga el avión. No se preocupe. Que tenga un buen día. El siguiente…

USO EXCLUSIVO DE SOMOS

Sábado 13 de marzo, aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Pasajeros de distintas nacionalidades intentan comprar pasajes para regresar a casa. (Foto: Vanessa Cruzado)
USO EXCLUSIVO DE SOMOS Sábado 13 de marzo, aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Pasajeros de distintas nacionalidades intentan comprar pasajes para regresar a casa. (Foto: Vanessa Cruzado)

Lo primero que hago es llamar a mi mamá para contarle que el vuelo estaba confirmado. Que no iba a salir del aeropuerto porque el estado de alarma estaba en vigencia y quien transitara por las calles madrileñas debía tener un motivo de fuerza mayor. Que estaba usando mascarilla, guantes y no tenía síntomas del .

Al llegar a Lima, personal del Ministerio de Salud nos tomó la temperatura. Fueron bastante enfáticos con el aislamiento por 14 días y, si en ese periodo presentaba síntomas, debía llamar al 113 para una atención a domicilio. Debo estar a -mínimo- dos metros de distancia de mis padres (a quienes no pude ni abrazar cuando llegué), sin poder acariciar a mi perro y si salgo a una habitación común (como la sala, comedor o cocina), debo hacerlo usando mascarilla y guantes. Hoy estoy en casa aunque no se siente como tal. //

VIDEO RECOMENDADO

CORONAVIRUS EN PERÚ: ¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DE QUEDARSE EN CASA?

Coronavirus en Perú: ¿cuál es la importancia de quedarse en casa?

TE PUEDE INTERESAR

MÁS VIDEOS

CORONAVIRUS EN PERÚ: ¿QUÉ TRANSPORTES SE PODRÁN UTILIZAR DURANTE EL ESTADO DE EMERGENCIA?

Coronavirus en Perú: ¿Qué transportes se podrán utilizar durante el Estado de Emergencia?

CORONAVIRUS: EE.UU. INICIA PRUEBAS EN SERES HUMANOS PARA UNA VACUNA FRENTE AL COVID-19

Coronavirus: EE.UU. inicia pruebas en seres humanos para una vacuna frente al COVID-19 (16/03/20)

¿CUÁL ES EL IMPACTO DEL CORONAVIRUS EN LA LUCHA FRENTE AL CAMBIO CLIMÁTICO?

¿Cuál es el impacto del coronavirus en la lucha frente al cambio climático?