Mamerto (Quinua, Ayacucho, 1942) aprendió los secretos de la arcilla de su abuelo Francisco Sánchez. Utiliza discos artesanales y carrizo para moldear y tallar la arcilla. Remoja y tamiza tierra blanca antes de usarla. (Foto: Renzo Salazar)
Mamerto (Quinua, Ayacucho, 1942) aprendió los secretos de la arcilla de su abuelo Francisco Sánchez. Utiliza discos artesanales y carrizo para moldear y tallar la arcilla. Remoja y tamiza tierra blanca antes de usarla. (Foto: Renzo Salazar)
Rosa Aguilar

En un pueblo cálido, silencioso y adornado con techos a dos aguas, en medio de campiñas y montañas verdes, creció uno de los más grandes ceramistas del Perú: . Algo incuestionable en el trabajo del artista de Quinua es que cada una de sus piezas es única. No existe una igual a la otra, pues no utiliza moldes.

En el 2000 fue nombrado Gran Maestro de la Artesanía Peruana; y hace seis años, el Ministerio de Cultura le otorgó el título de Personalidad Meritoria de la Cultura. Hoy, con más de 65 años de trayectoria y a pesar de su delicado estado de salud, Mamerto solo anhela seguir viviendo para el arte.

El cáncer de pulmón que padece le ha quitado las fuerzas, pero no las ganas de continuar modelando la arcilla a su manera. Por ello, mantiene vigentes sus dos talleres: uno en Quinua (a una hora de Huamanga, Ayacucho), y otro en la calle El Olivar, en el distrito de Ate (Lima). Sus hijos Cristian y Denis lo apoyan en el trabajo pesado y en las obras de mayor volumen, mientras que Mamerto se encarga de los acabados y detalles finales. Las piezas se mantienen fieles a su estilo.

Su arte le ha dado mayor identidad a su pueblo. Es típico ver los tejados de Quinua coronados con pequeñas iglesias de arcilla, consideradas protectoras del hogar. Con sus manos ha dado vida a la Virgen de Cocharcas, la patrona de Quinua; también a la corte celestial, a músicos con zampoñas y guitarras, toritos, ovejas, tarucas, nacimientos y a distintas obras que representan las leyendas de la sierra, como el ukumari (“hombre oso”).

Quinua ha sido privilegiada con generaciones de talentosos escultores, y con la tierra que hace posible esta práctica. En la zona de Tantarniyocc se observan canteras llenas de arcilla; y en las alturas de Condorcunca, a más de 4.000 m. s. n. m., se extraen rocas que permiten el teñido en negro, rojo y blanco. En el día a día de Mamerto no faltan los discos artesanales y mates de calabaza a la hora de dar forma a la arcilla; y los cepillos de diente y las escobillas de ropa para sacar brillo al objeto recién moldeado. Su único deseo es continuar creando. //

SEPA MÁS

Dirección de los talleres: jirón Sucre s/n, Quinua (Ayacucho); y calle El Olivar Mz. G, Lt. 17, Ate (Lima).

Para adquirir sus piezas, llamar al 94240-1579 o 99011-0977.

El pueblo de Quinua se ubica a 37 km de la ciudad de Huamanga. En los meses de febrero y marzo se festejan carnavales. El pueblo se divide por barrios (4) y se encuentran con bailes y bandas para la ceremonia de las yunzas.

VIDEO RECOMENDADO

El "mini Picasso" alemán agita el mundo del arte con sólo 7 años

TE PUEDE INTERESAR

MÁS VIDEOS

Vilma Palma y el mensaje para Universitario de Deportes.
El menú de Luciana León.
Boulevard de Asia: El ‘acuario’ en Lima elaborado con material 100% reciclado que no te puedes perde


TAGS RELACIONADOS