elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

El éxodo venezolano: el día en el que los peruanos también fueron 'extranjeros'

El Perú es un país con una memoria un poco frágil: durante décadas, nosotros también fuimos migrantes, fuimos extranjeros, buscamos un futuro mejor fuera. ¿Cuántos conocimos un amigo que se tuvo que ir porque papá se quedó sin trabajo o debía huir por miedo?

Rusia 2018

Hinchas peruanos camino a Saransk. (Foto: Agencia)

El Perú es un país con una memoria un poco frágil. Pero vamos por partes. ¿Recuerdas la gran hinchada blanquirroja en Rusia 2018? No solo estaba formada por aficionados que viajaron desde Perú. Esas tribunas también se llenaron de aquellos peruanos que se encuentran en el extranjero desde hace muchos años. 

En los ochentas se escuchaba, de cuando en cuando, que algún conocido se iba a otro país a trabajar. En los noventas esta situación se volvió casi común: el que podía irse, se iba. Un país como Perú, que ha afrontado diversos problemas como el terrorismo, además de crisis política y económica, hizo que muchos “tuvieran que buscársela en otro lado”.

El equipo se quedaba sin jugadores
Un día jugabas fútbol con un amigo y te contaba que su papá se había ido a otro país. A los tres meses tu amigo también se iba. Es por eso que muchos tenemos amigos de la niñez que viven en Estados Unidos, Japón, Argentina, Chile, además de países europeos como España, Italia, Alemania. La lista podría ser larga. Son pocos los países donde no hay peruanos. También es importante mencionar que hay muchas familias separadas por la migración peruana. No todos tuvieron la oportunidad de empezar juntos en otro país.

La migración de peruanos por el mundo ha hecho que el grito de aliento sea tan fuerte en Rusia 2018. Pero vayamos hacia atrás en el tiempo. Mucho antes que existiera el fútbol o mucho antes que existieran los países que conocemos hoy. Recordemos y comprendamos que la humanidad, desde siempre, ha tenido que huir de las sequías para poder sobrevivir.

La humanidad siempre ha buscado un lugar donde poder alimentarse, donde poder estar bien de salud, donde poder vivir. Es una conducta que ha estado en nosotros a lo largo del tiempo. Es así como los venezolanos, que se encuentran en una situación complicada, han optado por dejar el país que tanto aman.

Todos no son iguales
¿Los venezolanos son ladrones? Según reportó El Comercio, el ministro del Interior Mauro Medina informó que al 23 de agosto del 2018, hay 72 presos de nacionalidad venezolana en las cárceles del Perú. También explicó que se trata de una cantidad mínima en comparación a los que llegan con el propósito de salir adelante. Menos mal que hizo esta aclaración. Sería absurdo pensar que los más de 400,200 venezolanos en el Perú, son sospechosos de algún delito.

También podemos recordar que, en marzo de este año, un tribunal en Japón condenó a pena de muerte a Jonathan Nakada. Él es un peruano que fue hallado responsable de matar a seis personas en la localidad de Kumagaya (al noroeste de Tokio), en septiembre de 2015. ¿Sería absurdo que en Japón piensen que todos los peruanos son asesinos? Claro que sí. Afortunadamente, no existe tal prejuicio en el referido país asiático.

El deporte de escupir al cielo
Lo que están viviendo los venezolanos también lo han padecido los peruanos: dejar sus casas y sus familias por algo mejor en un lugar desconocido. A partir de esto, es importante hacer la siguiente pregunta: ¿es necesaria la xenofobia?

Hay peruanos que viven en el extranjero y critican el éxodo venezolano. También hay gente dentro del mismo Perú que critica la llegada de los ciudadanos de Venezuela. Critican ácidamente, a pesar de tener familia en otro lado.

Antes de creer, pregunta
No creas en falsos rumores. Los falsos profetas abundan en las redes sociales. Crear temor les sirve a muchos supuestos líderes de opinión para tener más seguidores (hasta electores en el caso de candidatos). Deja por un momento tu celular y conversa con alguien mayor. Pregúntale por cuántos de tu familia se fueron en épocas difíciles.

Pregunta cuántos regresaron y cuántos no regresarán nunca. Pregunta cómo fue empezar de cero en un país desconocido. Pregunta si han pasado días en los que solo conseguían dinero para pagar un lugar dónde dormir. Pregunta si pasaron meses trabajando sin poder mandar nada de dinero. Pregunta si han sido discriminados por no pertenecer a un país donde buscaban sobrevivir y progresar. Pregunta y no te canses de preguntar. No toda la historia del Perú está en Google ni en las redes sociales como Facebook.

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada