Impulsar la promoción integral de la persona mediante la educación, formación y asistencia social: ese es el objetivo de la Fundación Pachacútec, en Ventanilla. (Foto: Fundación Pachacútec)
Impulsar la promoción integral de la persona mediante la educación, formación y asistencia social: ese es el objetivo de la Fundación Pachacútec, en Ventanilla. (Foto: Fundación Pachacútec)
Vanessa Cruzado Alvarez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Gerson Atalaya (25) no conocía . Ignoraba que esa zona es considerada una de las más pobres del país: los vecinos viven con menos de 20 soles diarios. Y que, precisamente por esa realidad, nace en 2004 una fundación con el objetivo de brindar calidad educativa, salud, infraestructura y oportunidades de crecimiento profesional de la mano de empresas que creen en un cambio real. Fue gracias a su hermano mayor Ericson que -a regañadientes- visitó el recinto junto a su familia. “Con más desgano que ánimo, acepte estudiar allí. No sabía si era lo que verdaderamente quería”, rememora. El tiempo le demostró que había tomado la decisión correcta.

MIRA: Casa de Todos: ¿cómo ayudar con la construcción de un albergue permanente para cien refugiados?

Una vez dentro, empezó a ver con más claridad su rumbo. Sabía que quería dedicarse a algo relacionado con la gastronomía. Como todos, tenía sueños e ilusiones. Lo clave, vale recalcar, fue que estaba en el lugar correcto. “Me fui formando como un gran cocinero, pero mejor aún: me volví más fuerte, más seguro y con ganas de ser cada día mejor e inspirar a otros a que se puede lograr lo que nos proponemos con trabajo, perseverancia y disciplina. Solo necesitamos una oportunidad. Fundación Pachacútec forma parte de mí, me cambiaron la vida y me enseñaron a creer en mis sueños y luchar por ellos”, cuenta Gerson desde Luxemburgo, donde se desempeña como jefe de cocina del restaurante Kay. Así como él, la Fundación Pachachútec tiene centenares de historias de éxito.

Ubicada en la av. Santa Rosa s/n Parcela E - Nuevo Pachacútec, Ventanilla, la fundación busca transformar vidas de personas de bajos recursos a partir de una educación de excelencia en los niños, contribuyendo a integrarlos a la ciudadanía e impartiendo la formación técnica y en valores humanos (Foto: Fundación Pachacútec)
Ubicada en la av. Santa Rosa s/n Parcela E - Nuevo Pachacútec, Ventanilla, la fundación busca transformar vidas de personas de bajos recursos a partir de una educación de excelencia en los niños, contribuyendo a integrarlos a la ciudadanía e impartiendo la formación técnica y en valores humanos (Foto: Fundación Pachacútec)
El servicio de restaurante y bar es una de las áreas de formación del CETPro Nuevo Pachacútec. Allí estudió Gerson Atalaya, que actualmente reside en Luxemburgo y es jefe de cocina del restaurante Kay. (Foto: Fundación Pachacútec)
El servicio de restaurante y bar es una de las áreas de formación del CETPro Nuevo Pachacútec. Allí estudió Gerson Atalaya, que actualmente reside en Luxemburgo y es jefe de cocina del restaurante Kay. (Foto: Fundación Pachacútec)

En estos años, han creado el colegio Luisa Astrain, con 455 alumnos con todos los niveles (inicial, primaria y secundaria), logrando que 9 de 10 niños comprendan lo que leen y 7 de cada 10 resuelvan problemas matemáticos. Además, construyeron el CETPro Nuevo Pachacútec, donde forman a estudiantes áreas como servicio de restaurante y bar, operadores de Contac center, estética personal, bartenders e instalaciones domiciliarias de gas. También tiene su propio instituto para la preparación en administración de empresas, cocina y electrotecnia Industrial.

“La Fundación Pachacútec tiene el compromiso de promover, desarrollar, fomentar e impulsar la no discriminación por asuntos de género, situación económica, etnia, procedencia geográfica o condición de discapacidad”, enfatiza su vicepresidenta María Teresa Bomboí Mingarro. Desde el 2004, han impactado en 13 mil alumnos (colegio, CETPro e Instituto) con 43 becas para pasantías en el extranjero y con un 88% de inserción laboral mejorando la calidad de vida de las personas.

El colegio Luisa Astrain abrió sus puertas en 2010, gracias al aporte de la Comunidad de Madrid para atender estudiantes en el nivel secundaria. Esta institución educativa se ha posicionado como una de las mejores del Callao. (Foto: Fundación Pachacútec)
El colegio Luisa Astrain abrió sus puertas en 2010, gracias al aporte de la Comunidad de Madrid para atender estudiantes en el nivel secundaria. Esta institución educativa se ha posicionado como una de las mejores del Callao. (Foto: Fundación Pachacútec)

Los ingresos de la Fundación para el desarrollo de sus actividades docentes y formativas provienen de dos fuentes: a través de las donaciones de empresas, instituciones y personas físicas -que constituye el mayor porcentaje de estos- y de las pensiones subvencionadas que reciben de sus alumnos. Esta última se ha visto afectada durante la pandemia debido al cierre y disminución de la actividad laboral, que ha afectado el bolsillo de las familias. “Desde inicios de junio hasta la actualidad, elaboramos diariamente 300 almuerzos en nuestras instalaciones de Pachacútec. El número de almuerzos entregados a la fecha son más de 50 mil y aún continuamos con esta labor social, gracias al apoyo económico y de alimentos recibidos”, agrega Bomboí Mingarro.

Fundación Pachacútec en alianza con Diageo Perú  forman profesionales en el servicio en barra. Los alumnos egresan como 'Experto en técnicas de coctelería y a la vanguardia de lo que sucede en el mundo, en cuanto a tendencias, insumos y técnica'. (Foto: Fundación Pachacútec)
Fundación Pachacútec en alianza con Diageo Perú forman profesionales en el servicio en barra. Los alumnos egresan como 'Experto en técnicas de coctelería y a la vanguardia de lo que sucede en el mundo, en cuanto a tendencias, insumos y técnica'. (Foto: Fundación Pachacútec)

La formación, agrega, además del componente técnico-profesional, requiere del desarrollo de habilidades socioemocionales y el acompañamiento personalizado. Todo lo mencionado es posible a los aliados, entre los que se encuentran ENEL, Acurio Restaurantes, Grupo ACP, L’Oreal, Diageo , Backus, Konecta, DKW Integralia, Peruana de Energía S.A., Minera Andina S.A., Solgas, Cencosud, Specchi, entre otros. Para el 2022, planean llegar a tres mil alumnos.

MIRA: El peruano que diseñó una experiencia virtual donde podrás visitar a Papá Noel y jugar con amigos

Puede ser parte de este grupo de apoyo miente una donación en BCP en la cuenta corriente soles: 191-2632619-0-09 y la cuenta corriente dólares: 191-2631485-1-65. En la página web de la Fundación Pachacútec (), hay una pestaña “Colabora” en la que se muestran las distintas modalidades de donación o mediante correo , donde se le brindará más información. //

VIDEO RECOMENDADO

La tele educación en tiempos de coronavirus