Módulos Tomas de Canal
elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

Elsa de Frozen: ¿cómo sería la historia si hubiera sido hombre?

Haz el papel de la chica, recientemente traducido al español, es el galardonado libro de la periodista peruano-estadounidense Carina Chocano. Este analiza cómo las series de TV y las películas han debilitado la representación que se tiene de las mujeres. Hablamos con ella. 

f

f

Carina Chocano es escritora y periodista. Colabora con el dominical de The New York Times y ha publicado críticas de cine y TV en Rolling Stone, Vogue, Elle, Los Angeles Times, Enterteinment Weekly y Salon.com. Ahora mismo, de hecho, prepara un artículo para Vanity Fair. Así me lo cuenta en un español por el que pide disculpas. No lo habla mal, pero es prolija y cree no poseer el léxico adecuado para expresar sus ideas con la precisión con que lo hace en el inglés. Esa minuciosidad también se revela en su libro "Haz el papel de la chica" (You Play the Girl, Seda Editorial), en el que analiza incisivamente cómo los programas de TV y las películas han debilitado, a lo largo del tiempo, la representación que se tiene de las mujeres; y cómo, además, varias generaciones han crecido –crecen– absorbiendo ese tipo de lecturas. Este trabajo le valió en el 2017 un premio nacional otorgado por el Círculo de Críticos en Estados Unidos. En unos días, finalmente, saldrá a la venta la traducción al español.

Hija de padres peruanos, la autora estadounidense (50) radica en Los Ángeles y desde allá da luces sobre su obra. “Después de un tiempo haciendo críticas comencé a sentirme un poco envenenada por las historias que se contaban de las mujeres, tan negativas y limitantes, aunque aparentemente inofensivas. Hay que tener en cuenta que, por mi trabajo, consumía una cantidad de series y filmes mayor a lo habitual. Empecé, pues, a analizar a profundidad ciertos contenidos y a escribir sobre ellos”, detalla. El libro recopila varios de sus ensayos, pero con un particular hilo conductor: las propias etapas de su vida.

g

En sus ensayos, Carina Chocano busca demostrar que la identidad femenina es más versátil de lo que se piensa o puede verse en cualquier pantalla.

Así, los textos hacen alusión, por ejemplo, a los cuentos con los que ella estaba obsesionada de niña, como La Bella Durmiente, los cuales comenzó a releer con el nacimiento de su hija, pero que a la vez le generaban confusión; también a icónicos shows sesenteros que ella veía en retransmisiones o películas de la juventud, como Flashdance, en los que sentía que los argumentos no cuadraban. La conclusión a la que llega, en la mayoría de sus análisis, es la misma: en Hollywood, la chica sostiene la mano del héroe mientras este corre entre las pirámides o busca robots; es quien lo molesta o lo retrasa porque siempre hay que andar salvándola. Es más un “complemento”, y como consecuencia, un ideal deshumanizado de la mujer.

"Hechizada, por ejemplo, que yo veía mucho cuando tenía ocho años, parte de la premisa de que Samantha tenía poderes por ser bruja. Ella podía arreglar toda la casa moviendo la nariz, pero no lo hacía porque eso le molestaba a su esposo. En vez de usar sus poderes para hacerse la vida más fácil, tiene que debilitarse para complacerlo”, afirma.

f
a

Se podría pensar que esto es consecuencia de la época, los años 60, sí, pero según Chocano ello no ha cambiado sustancialmente hoy. “Hay que reconocer que la situación está mejorando, pero aún superficialmente. El horizonte de las comedias románticas del siglo XXI aún se parece mucho al de los cuentos. Cambian los detalles para hacerlo parecer moderno; las mujeres trabajan, pero en el fondo la gran aventura de estas las sigue conduciendo al matrimonio. De ahí, por ejemplo, que no haya mucha ficción sobre mujeres mayores. ¿Qué pasó después de que se casaron? No importa mucho”.

e

e

Le pregunto sobre las últimas princesas de Disney, aparentemente empoderadas. Ella se explaya: “En el libro hay un ensayo sobre Frozen. La he visto como 35 veces, por mi hija... a mí me encantaba por la música, pero analizándola bien no tiene una lógica interna. Elsa es una heredera legítima del trono. El conflicto del relato no es que alguien quiera quitárselo. Pero tienes poderes mágicos. Toda la cinta está basada en la vergüenza que ella siente por eso, por lo que vive escondida. Con unos padres que lo permiten, además. En vez de hacer que se quiera como es, que se reconozca, la dejan encerrarse. Si el personaje hubiera sido hombre, nunca lo habrían escondido. Tendría poder político y sobrenatural: habría sido un superhéroe. Luego, cuando descubren a Elsa, esta se autoexilia y se convierte en una suerte de bailarina de Las Vegas, ja, ja. Mucho se dijo que en la cinta no era vital el príncipe, que era más una historia de amor de hermanas, pero para mí es un reflejo de cómo conceptualizamos a las mujeres en posiciones de poder, algo que aún se ve como una imposibilidad o un conflicto”. Chocano agrega que cuando los mensajes se muestran así de confusos en los contenidos es porque generalmente una mujer no es la que está detrás de ellos.

El asunto, aunque lento, va cambiando. También hay personajes femeninos muy bien logrados, asegura. En la línea de los animados: Mérida, en Valiente; Peggy Olsen, de Mad Men; los personajes en las series Girls o Broad City. Es solo cuestión de poner más atención a lo que se mira. //

d
r

r

Sepa más:
Título: Haz el papel de la chica (You play the girl)
Autor: Carina Chocano
Seda Editorial
Precio: 85 soles.
Dónde comprarlo: En librería Communitas (a partir de la quincena de mayo) y en Amazon.com (desde el 20 de abril).

g

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada