Kukín Flores, niño. FOTO: Twitter Ricardo Figueroa.
Kukín Flores, niño. FOTO: Twitter Ricardo Figueroa.
Daniel Peredo

Verano de 1987. En el Estadio Nacional, Academia Cantolao y Corinthians de Brasil definen el título de la categoría 12 años de la Copa de la Amistad. El tiempo reglamentario termina con empate 2-2 y para el suplementario, el entrenador de Cantolao, "Chalaca" Gonzales, sustituye a por excederse en el juego individual. "Kukín" se retira molesto a ubicarse entre los suplentes.
El primer alargue no tiene goles, aunque en el equipo peruano existe preocupación por la lesión de Zimmermann. El comando técnico se acerca al arco para evaluar si puede continuar. Con esa agilidad mental propia de los chalacos, el pequeño "Kukín" Flores aprovecha para dirigirse al árbitro:


- Profe, cambio: se va el "9".

Los jueces no se percataron de que era un jugador que había salido y ordenaron la variante: Flores por Edgardo Yave. Cuando el banco de Cantolao se dio cuenta, se había reanudado el partido. "Kukín" ingresó con voluntad de jugar en equipo y en una de sus primeras jugadas puso un genial pase a Gonzalo Rodríguez Mariátegui, quien anotó el gol definitivo. Era el título y la locura. "Kukín" corrió a la banca a abrazarse con todos y cuando "Chalaca" salió a su encuentro, el volante se detuvo molesto:

- "Contigo no, contigo no quiero celebrar".

Cantolao campeonó en la categoría 12 años y se fue de gira por Europa. fue comparado con Pelé en la Copa Gothia en Suecia. "Chalaca" no lo volvió a cambiar.