Módulos Tomas de Canal
elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

¿Cómo les va a los venezolanos en Lima que regalan miles de bolívares a cambio de nada?

Seguro te los has encontrado en la calle. Somos conoció a tres ciudadanos de Venezuela que se pasean por el centro de Lima con miles de bolívares.  Los regalan y en muchos casos reciben propina. ¿Les alcanza con lo que reciben a cambio? 

Lunes. 1:00 p.m. La cuadra cinco del Jirón Carabaya luce como de costumbre: hay mucho movimiento. Tres personas a lo largo de la calle, ubicadas estratégicamente, la hacen ligeramente diferente este inicio de semana. Llevan billetes, muchos billetes en las manos. Se acercan a los peatones, les hablan y entregan el dinero a quienes aceptan recibirlo. Son venezolanos que llegaron hace dos meses al Perú e intentan ganarse la vida regalando el efectivo que, aseguran, no les sirve ni para comprar un caramelo en su país. Si reciben algo a cambio, bien, si no igual los obsequian. Conocimos a Yrby, Anthony y José Daniel. Aquí, sus historias y cómo les va ofreciendo miles de bolívares. 

Es el que más preguntas hizo antes de aceptar la entrevista. Tiene 33 años y es profesor de educación física. Lo era al menos hasta que llegó al Perú. Un amigo que ya radicaba en nuestro país lo convenció de venir. "Nunca había salido de Venezuela. Tenía un amigo aquí y me ayudó a venir. El Perú me ha tratado muy bien y estoy trabajando honradamente", asegura Yrby, quien prefiere mantener en reserva su apellido. No se puede quejar. Hace una hora que llegó al centro de Lima con una gran cantidad de billetes y ha recibido 8 soles en solo una hora. "Les decimos que el billete no tiene ningún precio, ningún valor. Los regalamos. Si nos dan algo, bien. Si no, también lo pueden llevar. Hay quiénes sí quieren y gente que no. Y tenemos que soportar cualquier cara", cuenta. Actualmente vive en Comas y la mayor parte del dinero que gana lo envía a Venezuela.

Yrby se acerca a una señora en el Jirón Carabaya. Recibió un sol a cambió de un billete de 2 mil bolívares.

Yrby se acerca a una señora en el Jirón Carabaya. Recibió un sol a cambió de un billete de 2 mil bolívares.

Lo mismo hace Anthony Calderón, quien con 25 años dejó su país, su esposa y un hijo de solo siete meses. Su objetivo es que pronto vivan aquí. "En pañales y leche se va el dinero. Me ayuda mucho lo que gano aquí en Perú. He podido sacar adelante a ellos dos y ayudarlos a que soporten un poco más la situación que se vive allá". En una hora recibió 6 soles a cambio de varios billetes. Mientras busca trabajo seguirá recorriendo las calles de Lima hasta que se le agote el dinero que en Venezuela no sirve para nada, asegura. "Ni un cigarrillo me puedo comprar con esto". 

Calderón no tiene pensado regresar a Venezuela en mucho tiempo. No podría si quisiera hacerlo ahora, además. "No puedo volver porque soy preso político", dice sin temor. Estuvo en la cárcel por varios meses tras protestar contra el gobierno de Nicolás Maduro. "Lo digo con orgullo porque lo hice por mi país, por un mejor futuro. Algunos lo ven como vandalismo o que no funcionó para nada. Pero nadie nos financió, estuvimos ahí de corazón". 

Antes de llegar al Perú, José Daniel Bastidas (26 años) no estaba en Venezuela. Primero probó suerte en Colombia. "Allá el trabajo está difícil, aquí tenemos mejores oportunidades", explica. Aunque asegura que hay gente que no lo ha tratado muy bien, le han dado facilidades para alquilar una habitación en Puente Piedra mientras consigue un trabajo fijo y obtiene propinas a cambio de los billetes que lleva en la mano. "Consigo unas monedas dando a conocer el billete de mi país. No tiene precio. Es para que los peruanos lo coleccionen y recuerden que un momento no servían de nada a todo un país". Con lo que gana le alcanza para vivir en Lima y mantener a su esposa y dos hijos que radican, todavía, en Venezuela. "Gracias a Dios estoy bien y no pienso volver por lo menos en tres años". 

Tags Relacionados:

Venezuela

Somos

bolívares

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada