Módulos Tomas de Canal
elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

Luckuma: la primera StartUp de joyería sostenible del Perú

Lola Apolinario Paucar (39) y Máximo Atachao Quispe (50) son los creadores de Luckuma, el proyecto que nació con la idea de traer al Perú una nueva forma de sostenibilidad en el ámbito de la joyería.

Luckuma

(Foto: Luckuma)

Envueltos por el arte, la historia y los sublimes patios de la primera escuela nacional de artes plásticas en el país, La Escuela Nacional Superior Autónoma de Bellas Artes del Perú (ENSABAP), se conocieron estudiando. Máximo egresado con la especialidad de artes plásticas en el 2003 y Lola en el 2006 con las carreras de artes plásticas y docencia. Ambos en la actualidad están inmersos en un programa de bachillerato para optar el grado, retomando los textos de estética, filosofía y trabajando proyectos de gestión cultural en la misma escuela donde se conocieron.

Desde que se egresaron, han trabajado juntos involucrados en el mundo artístico. Alrededor del año 2006, empezaron a explorar el ecosistema del emprendimiento buscando desarrollar una empresa que tenga un enfoque socioambiental. En el 2008 fundaron una asociación con el fin de promover el arte y la educación ambiental a través de programas de capacitación; y en el año 2011, fundaron una empresa: Imaginarios Perú, con la misión de transformar vidas a través del arte y el diseño sostenible.

Luckuma es un proyecto que empezó a trabajarse a partir del año 2016 como proyecto de investigación. Ya habían hecho joyería antes, pero como proyecto de emprendimiento tenían un recorrido que les resultó un poco más interesante y factible. Pudieron perfilar el modelo de emprendimiento que querían al presentarse a StartUp Perú, un concurso del Programa Innóvate Perú del Ministerio de la Producción. Este programa tiene como objetivo fortalecer la relación entre los actores del ecosistema de emprendimiento basado en la innovación promoviendo el surgimiento y la consolidación de nuevas empresas peruanas.

Cuando empezaron el proyecto, cuentan que todo el trabajo de investigación fue extenso. Tuvieron que ponerse en contacto con ganadores pasados de StartUp Perú que habían trabajado el concepto del aglomerado vinculado a la industria de construcción. A través de investigaciones concluyeron que podrían desarrollar su propia materia prima a través de un aglomerado híbrido sostenible para sus joyas. Así mismo contaron con asesorías especializadas del ingeniero Aldo Cárdenas, especialista en industrias forestales de la UNALM.

Luckuma

Lola Apolinario Paucar y Máximo Atachao Quispe, creadores de Luckuma: el proyecto que busca traer al Perú una nueva forma de sostenibilidad en el ámbito de la joyería. (Foto: Luckuma)

El proyecto con el que ganaron el concurso de innovación y tecnología StartUp Perú 5G fue en la categoría de emprendimiento innovador con la propuesta de joyería sostenible que transforma residuos sólidos como celulosa de papel y cartón reciclado en joyas utilizando herramientas tecnológicas de diseño y fabricación digital sumado a ello el desarrollo de un aglomerado. “Hemos hecho casi dos proyectos, pero valió la pena el resultado. Fue muy arduo el trabajo, pero yo creo que ha sido satisfactorio por los logros que hemos tenido”, reflexiona Máximo. Llegaron al concurso StartUp Perú con un prototipo de aglomerado, pero desde que empezaron con el material también se propusieron desarrollar el producto final: una colección de joyas.

Los asesores les decían que habían hecho dos proyectos en uno, que debieron dividirlo; una parte siendo el aglomerado como proyecto de investigación y luego, en la siguiente etapa, desarrollar la colección e investigar todo el tema de tendencia y gustos. Pero Máximo y Lola sabían que para lograr lo que querían, tenían que hacerlo todo. Su meta en el concurso era perfilar el modelo de negocio que querían desarrollar partiendo del concepto de la joyería sostenible; “la idea del proyecto es ofrecer una alternativa de joyería sostenible, incorporando el concepto de lo contemporáneo en el diseño, pero sin pasar por todo el rigor de uso innecesario de energía y recursos que implica la joyería tradicional”, cuenta Máximo a Somos.

Al ganar el concurso, recibieron el premio de 50 mil soles. Este dinero lo invirtieron para desarrollar la primera etapa del proyecto dentro de 8 a 9 meses. Una vez terminado el proyecto, se hizo el cierre con una exposición, marcando la finalización de todo el proyecto satisfactoriamente. Explican que hay un seguimiento posterior como apoyo de difusión y promoción por StartUp Perú, pero ya han terminado la etapa de rendir informes y balances. La materia prima básica que les sirve de insumo para la producción de sus joyas es la celulosa de papel y cartón reciclado; su mejor cualidad al usarlo: no pesa.

-DETRÁS DE LA JOYA-
Luckuma como modelo de empresa de economía circular incorpora  a su cadena de valor a mujeres recicladoras y vecinas de los distritos de El Agustino, Ventanilla y Chorrillos a quienes se les capacita en el desarrollo de sus competencias y habilidades técnico-productivas, garantizando de esta manera productos con altos estándares de calidad.

Los diseños producción de sus colecciones se trabajan con programas de diseño y herramientas de fabricación digital, este sistema lo implementaron gracias al premio que otorgó el concurso y la alianza con la StartUp peruana AVRTEC del Ingeniero Juan Córdova quien creó la maquina específicamente para los trabajos de corte que requiere Luckuma, un trabajo de mucho detalle. Las colecciones de joyas, incluyendo los accesorios en plata 950, son diseñados por Máximo Atachao y Lola Apolinario contando para ello con el apoyo de maestros plateros para la producción de sus accesorios. A pesar de que haya uso de tecnología desde la primera etapa de producción, todas las piezas que salen talladas y cortadas de la máquina tiene un proceso individual de pulido final y manufactura fina, etapa donde entran las vecinas a trabajar. “El hecho que incorporemos una tecnología no implica que releguemos la oportunidad de generar empleo para nuestras vecinas”, explica Máximo.

Luckuma

Todas las piezas de Luckuma se trabajan utilizando pulpa de fibra de papel.(Foto: Luckuma)

La experiencia y conocimiento del trabajo con celulosa de papel y cartón reciclado lo vienen desarrollando desde sus últimos años de formación en Bellas Artes. Lola, como docente, también hizo un trabajo de tesis acerca del soporte alternativo. Ambos reconocen que ya llevaban trabajando con materiales reciclados hace mucho; ya que dentro de Imaginarios Perú tienen diversas línea de productos hechas con material reciclado como: papel, cartón, plástico PET, vidrio reciclados, entre otros. es allí donde fueron madurando la idea y el concepto de Luckuma.

La investigación fue primordial en el desarrollo de su proyecto. Tuvieron que investigar acerca de la producción de joyería en oro y plata en el Perú ya que es un mercado importante pero a la vez poco innovador.

“¿Qué me inspira?” se pregunta Máximo, “algo que nos inspira mucho es la variedad de colores, matices y texturas que se encuentran en las piedras naturales semipreciosas y la sobriedad y simplicidad de las formas geométricas. Así como también de las nuevas tendencias en joyería contemporánea que se desarrolla en países como Argentina, España y Francia donde se habla mucho de la sostenibilidad en el ámbito de la moda. Vieron por ese camino partiendo de sus experiencias y asimilando los conceptos a su realidad, la posibilidad de formular una propuesta y un concepto que aterrice al contexto peruano.

“Cada pieza de Luckuma es hecha con mucho amor ya que en ella están siempre presentes la energía de las manos maravillosas de las mujeres que las crearon. Es por ello que cada joya, adquirida o comprada, simboliza para cada mujer que la luce con cariño y orgullo su compromiso ético personal con la sostenibilidad de la vida humana. Esa es la esencia de nuestro proyecto”, expresa Máximo.

Al describir a su mercado objetivo, cuentan que la joyería sostenible apunta a un público joven, que tiene un nivel de formación y una percepción mucho más responsable con respecto al consumo y al cambio climático.

Al conversar acerca de la sostenibilidad, Máximo explica: “por nuestra ubicación geográfica en Latinoamérica, somos un país con mucha biodiversidad. Lo correcto sería hablar de lo que es sostenible porque nosotros tenemos más que conservar y preservar para las futuras generaciones, para el mundo en realidad”.

-NUEVOS HORIZONTES-
En Lima están creciendo exponencialmente las marcas que giran en torno a lo sostenible, “lo que no hay es ofertas de productos de joyería para este segmento importante de ciudadanos que están consumiendo mucho más responsablemente” cuenta Lola,“es por ello somos la primera StartUp peruana de joyería sostenible, a nuestros clientes les gusta mucho el material, les gusta que no pese, el color y el diseño. Hemos hecho presentaciones y exposiciones y hemos recibido mucho interés por el público”. Lo sostenible tiene un gran potencial dentro de este nuevo mercado y Luckuma ya esta presente en él.

Todo el proceso de producción se desarrolla en el taller de El Agustino. Las ventas nacen al participar de ferias, eventos, por Facebook donde promocionan sus productos. Su proyección en estos meses es también tener puntos de ventas fijos a través de puntos de venta de tiendas de moda reconocidas en Lima con precios accesibles. “La idea es poder llegar a cada uno de estos jóvenes con esta propuesta de joyas sostenibles que para ellos signifique el compromiso por cuidar su medioambiente” dice Lola.

Luckuma

(Foto: Luckuma)

Claro está que no existen logros en los que no coexistan los retos. El tema de la moda es uno bastante complejo, desde investigar el insumo y el material, hasta la tendencia, el gusto y el diseño.

Luckuma busca siempre tener la opinión de sus clientes al hacer focus group para recoger sus gustos y tendencias. Lola y Máximo le dan mucha importancia a crear accesorios que reflejen de la mejor manera posible lo que sus clientes quieren y necesitan y es por eso que siguen en esta etapa larga de conocer a su público consumidor a través de sus distintas colecciones y propuestas.

Actualmente, están muy dedicados a promover y difundir la marca Luckuma a la que dedican todo el esfuerzo para poder entrar con una propuesta fresca e innovadora de joyería sostenible a través de las redes digitales; “el ritmo y compromiso que le pongas a tu emprendimiento tiene que ser tu apuesta y propósito de vida, y para nosotros eso representa Luckuma ”, comenta Lola.

En estas primeras colecciones están trabajando con celulosa de papel y cartón reciclado, pero el concepto de sostenibilidad en joyería es muy amplio y siempre estarán en la búsqueda de nuevas alternativas. Tuvieron la oportunidad de viajar con su equipo a las Amazonía, visitando regiones como: Tarapoto, San Martin, Moyobamba, Rioja, Yurimaguas y Jaén, lo que les les permitió explorar nuevos recursos naturales como fibra que serán incorporados en nuevas colecciones de joyería sostenible. El mercado de joyería sostenible en el Perú todavía está por desarrollarse. Al ser pioneros en el área, han tenido contacto con comunidades para poder trabajar proyectos de capacitación y poder formar una articulación comercial con el fin de ampliar su abanico de propuestas. 

También tuvieron la oportunidad de trabajar con el diseñador peruano, Ricardo Quispe, ganador del concurso Diseñador de Vanguardia en la feria internacional EXPOTEXTIL. El diseñador estuvo el mes pasado en Roma, Italia presentando su colección para lo cual Luckuma se encargó de elaborar la colección de joyas que acompañó su línea de ropa sostenible. “Ha sido la primera presencia en pasarela internacional de Luckuma y nos encantaría poder seguir trabajando con diseñadores jóvenes a través de un trabajo de cocreación” dicen ambos. Ven en su línea de joyería por la versatilidad e innovación que presenta un potencial para acompañar las colecciones que son presentadas en pasarela. “Se articula muy bien con lo que están proponiendo los jóvenes con todo lo que es diseño sostenible”, dice Máximo.

Al preguntarles acerca de lo que requiere ser un emprendedor, Lola expresa, “mucha gente tiene la idea, quiere, pero tiene temor, no sabe qué tan buena pueda ser su idea. Lánzate, preséntala, no te quedes con la idea, porque si te la quedas mucho tiempo las oportunidades van pasando. Lánzate con lo poco o mucho que tengas, pero lánzate y verás si se adapta al mercado y si funciona. Solo así sabrás”.

“Tenemos una gran responsabilidad siendo de las primeras marcas de joyería sostenible y hay toda la expectativa”, reconoce Lola. Y por lo que se ha visto, la marca sobrepasa las expectativas con sus vibrantes colores y diseños únicos.


Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada