Módulos Tomas de Canal
elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

Manny Pacquiao: la conmovedora historia de Pacman, uno de los más grandes del boxeo

Hoy peleará contra el ex campeón Adrien Boner por el título welter de la AMB. Esta es la historia de Manny Pacquiao, uno de los mejores boxeadores de los últimos tiempos y quizá el más querido en momentos difíciles para el pugilismo.

Por Juan Carlos Ortecho​
El 8 de diciembre pasado, Jim Lampley, narrador histórico de las transmisiones de boxeo de HBO, anunció que la edición de esa noche sería la última de la cadena, luego de 45 años de producción ininterrumpida. Muchos recibimos la noticia como la confirmación de que el boxeo habría empezado, ahora sí, a extinguirse. Vivimos en tiempos, pues, en los que los nombres de los mejores pugilistas tienen que ser sometidos a búsquedas de Google para saber quiénes son. No obstante eso, unas cuantas veces al año todavía nos queda la oportunidad de tener avistamientos de esta especie en peligro de extinción. Una de ellas ocurrirá esta noche, cuando el filipino Emmanuel ‘Manny’ Pacquiao, el único campeón en ocho distintas categorías de la historia, vuelva a subir a un ring de Las Vegas para enfrentarse al ex campeón Adrien Broner por el título welter de la AMB.

Fue el extinguido HBO Boxing el escenario en el cual Manny hizo su primera aparición en Las Vegas, una noche de junio de 2001. Óscar de la Hoya peleaba como estelar y entre los combates preliminares figuraba la disputa de la corona supergallo entre el respetado campeón sudafricano Lehlohonolo Ledwaba y el retador mexicano Enrique Sánchez. Cuatro días antes de la velada, el mexicano se lesionó y el único sustituto que encontraron era un desconocido que solo había peleado en Filipinas y Tailandia. Pacquiao cruzó el Pacífico y subió al ring con el pelo oxigenado y unos pantalones extra-large que le daban la apariencia de un superhéroe manga de bajo presupuesto. Luego de seis rounds de bombardeo incesante con una de las zurdas más veloces y violentas de la categoría, Ledwaba yacía ensangrentado y de espaldas sobre la lona.

“No lo había visto, y seré franco, nunca había escuchado de él, pero ahora quiero seguir viéndolo mucho más”, dijo en la transmisión el venerable Larry Merchant, el mejor comentarista de boxeo de la última parte del siglo XX y quien era tan bien considerado por los ejecutivos de HBO que se permitía la estupenda incorrección política de pedir un escocés doble como requisito indispensable para hacer su trabajo.

Desde que el mundo lo descubrió y le comenzó a llamar ‘Pacman’, ha sido el boxeador más querido de este tiempo difícil. Nacido en la pobreza hace 40 años, en una aldea de la isla de Mindanao1, su padre se fue a vivir con otra mujer cuando él no había terminado aún la primaria. A los 14 años dejó la escuela para vender shakoys –rosquillas dulces típicas del archipiélago– en las calles de la ciudad de General Santos, a donde se mudó con su madre y hermanos. A esa edad descubrió el boxeo en un gimnasio del centro de la ciudad y dos años después debutó como profesional venciendo en cuatro asaltos a otro descamisado como él, que se hacía llamar ‘Titing’ Ignacio. Le pagaron en pesos filipinos el equivalente a dos dólares, pero en doce minutos había ganado lo que le tomaba diez horas bajo los semáforos de General Santos. Fueron los primeros dos de los 300 millones que ganaría.

Luego de deslumbrar a Larry Merchant, ‘Pacman’ emprendió el camino que lo convirtió en el filipino más famoso de la historia después de Ferdinand Marcos y Corazón Aquino. Con Freddie Roach en su esquina, logró la inalcanzable proeza de obtener títulos mundiales en cuatro de las originales ocho categorías del boxeo (mosca, pluma, ligero y welter) y se ganó el mote de ‘asesino de mexicanos’, abatiendo a campeones como Marco Antonio Barrera, Juan Manuel Márquez, Erik Morales, Antonio Margarito y Óscar de la Hoya. Los aztecas no fueron los únicos en su dieta, y también le dio trámite a Ricky Hatton, Shane Mosley y Miguel Cotto, entre otros. Al mismo tiempo, terminó la secundaria, alcanzó el grado de coronel en la reserva del ejército de Filipinas, debutó como basquetbolista profesional en su país –le tomó 10 meses embocar una canasta–, grabó tres álbumes como solista y media docena de películas, fue diputado y llegó a senador de la República. Hace poco el presidente Rodrigo Duterte lo nombró su sucesor para las elecciones del 2022. Ambos son conservadores que están a favor de la pena de muerte y se oponen al matrimonio gay.

‘La pelea del siglo’ contra Floyd Mayweather Jr. llegó cinco años después del mejor momento de Manny y fue un espectáculo anticlimático, en el que el talentoso norteamericano nos adormeció a todos con un plan de pelea calculador y mezquino. Fue el fiasco del siglo, pero entendimos que el responsable no había sido Manny. A diferencia de Floyd, él nunca anunció su retiro y siguió subiendo al ring por lo menos una vez al año, aunque en lo sucesivo comenzó a hacer algo que no había hecho antes: escoger cuidadosamente a sus rivales.

Así aparece Adrien Broner, el rival de esta noche. El nativo de Cincinnati fue alguna vez promesa que llegó a campeón en cuatro categorías, pero cuyas batallas más importantes en los últimos años han sido libradas en las delegaciones de policía y las cortes de justicia. Actualmente, es procesado en dos estados por delitos sexuales y hace unos meses publicó textos en su cuenta de Instagram que sugerían intenciones de suicidarse. A la edad de ‘Pacman’ ya solo se busca la esencia, y esta llegaría con una revancha frente a Floyd que tendría lugar en algún momento del 2019.

En su conmovedora despedida de HBO, Jim Lampley hizo votos para que el boxeo, el “más puro y humano de los deportes”, siga viviendo en el corazón de los aficionados y en la estrella de hombres como Pacquiao, quien dice que mientras tenga fuerzas seguirá peleando por su familia, por su país y por Dios. Tal vez, sin embargo, lo único que pueda salvar al boxeo de la extinción sea la fascinación que todavía ejerce sobre nosotros un deporte que, como dice Joyce Carol Oates, habita en un espacio sagrado anterior a la civilización, uno en el que durante intervalos de tres minutos se suspenden las leyes del hombre o, usando la frase de D. H. Lawrence –continúa Oates–, “antes de que Dios fuera amor”. //

LA PELEA:
​CUÁNDO: Hoy, sábado 19 de enero
HORA: La velada iniciará a las 9:00 p.m.
LUGAR: MGM Grand Garden Arena en Las Vegas, Nevada
CANALES: FOX Action y FOX Premium


Leer comentarios ()

Las más leídas

Subir
Ir a portada