Silvestre Ataucusi (medio) es un maestro retablista fundador de la Casa del Retablo. Sus hijos Johan (izq.) y Jhon (der.) participan del proyecto. Sus últimos trabajos tienen que ver con las manifestaciones lideradas por jóvenes y la violenta represión policial. (Fotos: Casa del Retablo)
Silvestre Ataucusi (medio) es un maestro retablista fundador de la Casa del Retablo. Sus hijos Johan (izq.) y Jhon (der.) participan del proyecto. Sus últimos trabajos tienen que ver con las manifestaciones lideradas por jóvenes y la violenta represión policial. (Fotos: Casa del Retablo)
Vanessa Cruzado Alvarez

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

A (49) lo salvó el arte. Literalmente. Huyó a los 12 años de su natal Vinchos hasta Huamanga -a una hora en auto- para evitar ser reclutado por . Una noche, a eso de las 3 a.m., el muchacho y su padre salen a escondidas para la ciudad. Silvestre se queda en casa de un amigo de la familia y su papá regresa al pueblo para informar de la supuesta desaparición. “Mi vida corría riesgo. Para nosotros la única opción era no ser parte de Sendero”, cuenta el artista, al otro lado de la línea, entre pausas. Recordar este pasaje de su vida le sienta mal y no es para menos. Le toma un par días reponerse emocionalmente, pero esta vez hace un esfuerzo.

Era la primera vez que Silvestre salía de su pueblo. Había soñado con viajar a otros lares, claro, pero a una edad más prudente. Inicialmente estaba encargado de ayudar en los quehaceres domésticos: trataba de mantener la mente ocupada para alejar a la tristeza. Un día, mientras barría, se topó con un taller donde vio varias figuritas pintadas al interior de retablos muy coloridos y con flores. Era la primera vez que veía algo así y, cómo no, llamó su atención. Le gustaba asomarse con frecuencia y así estuvo un mes. Eso hasta que el gran maestro Florentino Jiménez, quien lo había acogido, lo invita a sumarse al equipo como su ayudante.

MIRA: La historia del enigmático escudo nacional que volvió a la vida tras una minuciosa restauración

Nadie de la familia Ataucusi Flores era . Lo más cerca que estuvo Silvestre de una manualidad fue hacer figuras con astillas. La guía de Jiménez fue clave. Cada vez que el adolescente se ponía nostálgico, hablaba con su maestro sobre su pueblo, las costumbres y más, para poder plasmarlo en los retablos. “Aprendí cómo manipular la pasta (material que usan en los retablos) y me fue fácil recrear las cosas. En el taller me olvidaba de todo, pero en la noche era otra cosa: me acordaba de mis padres y me ponía a llorar”, cuenta. No vio a sus padres por un año y en ese tiempo, se centró en forjase como retablista. Estuvo al lado de su maestro hasta los 18 años (en ese tiempo visitó a sus padres esporádicamente): a Florentino se le presentó una oportunidad de negocio en Lima. “Me invitó a vivir con ellos, pero preferí a mi familia y me quedé en Ayacucho”.

Silvestre Ataucusi se ha convertido en un solicitado artista popular por diversas instituciones y recibió una condecoración del Congreso de la República. (Foto: Casa del Retablo)
Silvestre Ataucusi se ha convertido en un solicitado artista popular por diversas instituciones y recibió una condecoración del Congreso de la República. (Foto: Casa del Retablo)

Por esos años, conoció a su actual esposa. Le enseñó a hacer retablos y pronto se convertirían en una familia que vive -hasta ahora- de ese arte. Su persistente deseo por continuar con la tradición ayacuchana lo han convertido en un solicitado artista popular por diversas instituciones y ha sido condecorado por el Congreso de la República. “Tenía la idea de crear un espacio porque mi maestro era muy conocido y venía gente muy importante a buscarlo. Tenía en él una referencia”, agrega.

El Museo Casa del Retablo es una organización artesanal que investiga, rescata, preserva y promueve técnicas ancestrales y tradicionales del retablo ayacuchano. Tienen 12 familias integrantes (cuñados, hermanos, sobrinos). (Foto: Casa del Retablo)
El Museo Casa del Retablo es una organización artesanal que investiga, rescata, preserva y promueve técnicas ancestrales y tradicionales del retablo ayacuchano. Tienen 12 familias integrantes (cuñados, hermanos, sobrinos). (Foto: Casa del Retablo)

En 2008, su hija Aurora lo ayuda a concretar ese sueño. Así nace la Casa Retablo, una organización artesanal que investiga, rescata, preserva y promueve técnicas ancestrales y tradicionales del retablo ayacuchano. “Producimos y vendemos nuestro arte, acompañado de un taller demostrativo. (…) Hoy en día contamos con un museo y todos mis hijos están involucrados, prácticamente, en el proyecto”. Así era hasta que la pandemia cambió los planes: se paralizó la producción y pedidos, las visitas al museo cesaron. Esto hizo que realice dos cambios importantes. El primero fue apuntar hacia los trabajos personalizados. Para eso, necesitaba un mejor canal de secundo y es aquí donde viene la segunda estrategia: tener una mayor presencia digital.

Si bien la pandemia melló a inicios su ingreso y producción, supieron darle la vuelta al asunto: realizar retablos personalizados, como el de la imagen. Hacen entregas en Lima. (Foto: Casa del Retablo)
Si bien la pandemia melló a inicios su ingreso y producción, supieron darle la vuelta al asunto: realizar retablos personalizados, como el de la imagen. Hacen entregas en Lima. (Foto: Casa del Retablo)

Como artista, Silvestre dice no poder ser indiferente a la coyuntura. Lo retrató en su arte a mediados de año en sus retablos con temática COVID-19 y lo vuelve a hacer ahora en plena crisis política. “Como ser humano, sientes todo lo que pasa en tu país y la indignación hoy en día por la muerte de los dos jóvenes... [breve silencio] pudo ser mi hijo. La violencia social siempre me jala. Poquísimo quiero hablar de eso porque prefiero no recordar. Esta vez sí tenía algo qué decir, pero a través de mi arte”, refiere.

"Todos tenemos el mismo dolor por la pérdida de los jóvenes (Inti y Bryan). [Sus hijos] se sienten impotentes. Ahora hay diferente forma de pensar [en los jóvenes]", reflexiona Silvestre (medio). Lo acompañan sus hijos Johan (izq.) y Jhon (der.). (Foto: Casa del Retablo)
"Todos tenemos el mismo dolor por la pérdida de los jóvenes (Inti y Bryan). [Sus hijos] se sienten impotentes. Ahora hay diferente forma de pensar [en los jóvenes]", reflexiona Silvestre (medio). Lo acompañan sus hijos Johan (izq.) y Jhon (der.). (Foto: Casa del Retablo)
El retablo es un homenaje a Inti Sotelo y Jack Pintado, víctimas de la violenta represión policial. El artista es Jhoan Ataucusi (14), hijo de Silvestre. (Foto: Casa del Retablo)
El retablo es un homenaje a Inti Sotelo y Jack Pintado, víctimas de la violenta represión policial. El artista es Jhoan Ataucusi (14), hijo de Silvestre. (Foto: Casa del Retablo)

De estos temas habló con sus hijos Johan (14) y Jhon (23). Ellos también tenían algo qué decir y lo plasmaron mediante el arte. “Ha sido nuestra manera de protestar. Ahora los jóvenes tienen una forma de pensar y se preocupan por lo que viene. Uno como artista se atraganta porque no tenemos como un político o una autoridad acceso a la prensa para que difundan [su pensar]. Gracias a Dios el arte es un tipo de libertad donde podemos expresar lo que sentimos”. //

MIRA: César Vallejo: un viaje tras las huellas del más grande poeta peruano en su natal Santiago de Chuco

DATO

Si está por Ayacucho, puede visitar el museo Casa del Retablo en la Asociación Los Artesanos M. F lote 01 (A tres cuadras del Terrapuerto, Wari). Si le interesó alguno de los trabajos, puede escribirles al 999 025 495 o vía Facebook ().

VIDEO RECOMENDADO

Museo abre para exhibir arte callejero del "estallido social" en Chile