elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

Naranjal, un paraíso de turismo vivencial que respeta la selva y sus seres

En Yamiría, que pertenece a la comunidad nativa asháninka Naranjal, abunda la fauna: venados, sajinos, huanganas, tigrillos, y el agua del río es trasparente, con muchos peces y nutrias que se camuflan bajo numerosas cataratas.

Charito apenas distinguía unos puntitos rojos que se movían levemente. ¿Serían luciérnagas? Prendió la linterna y los vio. Una veintena de lagartos casi a sus pies. Pegó un grito, luego se rio, se alejaban, los había asustado. Estar en el paraíso tiene sus riesgos y la quebrada Yamiría es el paraíso para Charito Reátegui (37), alcaldesa de Tournavista, Puerto Inca, Huánuco, entre 2014 y 2018.

En Yamiría, que pertenece a la comunidad nativa asháninka Naranjal, abunda la fauna: venados, sajinos, huanganas, tigrillos, y el agua del río es trasparente, con muchos peces y nutrias que se camuflan bajo numerosas cataratas. Por eso Charito visita Yamiría, para recordar cómo era la selva antes, cuando entraba al monte de la mano de su padre con apenas cinco años de edad.

Pero Naranjal también es un paraíso de turismo vivencial. Hay bisutería ecológica, curanderos que hacen terapia con baños de vapor y hierbas, y exquisiteces culinarias como la paca (pescado aderezado y hervido dentro de un tronco de bambú). A su vez, en Naranjal se aprecian dos lagunas artificiales, con una isla al centro, que acogen innumerables taricayas. Estas llegaron el pasado diciembre, tras un largo viaje desde Pacaya Samiria. Los niños fueron los más felices con la llegada de las tortuguitas. Y no solo los de Naranjal, también los de Las Palmas, Macuya, Huanuqueños y Alianza de Baños. En total, fueron 5 mil taricayas, que se liberaron en estos poblados.

Este era un viejo sueño de Charito, que en realidad se llama Justina del Carmen, pero desde pequeña le dijeron Charito porque “tenía los ojos claritos como una taricayita”. ‘Charitos’ les dicen en la Amazonía a las taricayas. El día de la liberación se revolcó en el suelo junto a los niños, jugando con las taricayas que se le escurrían entre los dedos y empezó a llorar. Sintió que un ciclo se cerraba. //

SEPA MÁS
-Desde Pucallpa salen camionetas 4x4 a Tournavista (2 horas). De allí se cruza el río Pachitea y en 30 minutos se llega a Naranjal.

-Tournavista es conocida por los rodeos que organiza para mostrar su destreza montando toros y potros salvajes.

-Operador: Madeinpucallpa Tours (T. 99937-7394).


Tags Relacionados:

Somos

Naranjal

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada