NUEVOS HÁBITOS. Cynthia Selk y sus hijos Stefano y Emilia revolotean alrededor de su abuela Doralí (sentada en su propio banco) en un espacio abierto, a más de un metro de ella y con mascarillas. Se citan esporádicamente en un parque de Surco para estar de alguna manera juntos. Esa será una rutina que aplicarán de vez en cuando al terminar la cuarentena. (Foto: Elías Alfageme)
NUEVOS HÁBITOS. Cynthia Selk y sus hijos Stefano y Emilia revolotean alrededor de su abuela Doralí (sentada en su propio banco) en un espacio abierto, a más de un metro de ella y con mascarillas. Se citan esporádicamente en un parque de Surco para estar de alguna manera juntos. Esa será una rutina que aplicarán de vez en cuando al terminar la cuarentena. (Foto: Elías Alfageme)
Gabriela Machuca Castillo