Módulos Tomas de Canal
elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

"Uno siente mucho miedo en Venezuela", por María Luisa Martínez

La corresponsal peruana para Univisión recuerda sus días cubriendo noticias desde la convulsa Venezuela, de donde esta semana fue deportado su colega Jorge Ramos y su equipo

(Foto: Rolly Reyna)

(Foto: Rolly Reyna)

Por María Luisa Martínez

La última vez que fui a Venezuela estuve con chaleco antibalas. El corresponsal de la agencia AP también estaba protegido pero una bala casi lo mata. Dije ‘hasta aquí llegué’. Recuerdo el sonido de las motos con civiles armados, el rastrillar de sus armas… Uno siente mucho miedo, pero el trabajo de los periodistas no es solo una forma de sustento, sino un compromiso. Los periodistas de oposición venezolanos que cubren desde allá las noticias se llevan la peor parte: podrían haberse ido, hay muchos que aún quedan.

No todo el mundo tiene la vena y el coraje para estar sentado frente a un personaje como Nicolás Maduro. Pero hay temas ante los cuales periodistas de la fibra de Jorge Ramos no callarán. Él sabe que su oficio consiste en hacer las preguntas que hay que hacer. Cuando empezó a ser un periodista incómodo para Donald Trump lo cuestionaban por haber cruzado la línea hacia el activismo y dejado de ser periodista. Él defendió su derecho a opinar también, a decir en una circunstancia como esta ‘no me puedo quedar callado, soy un inmigrante, nos están insultando, agrediendo’. Él tomó esa decisión. Gran parte de la comunidad lo apoya.

Ahora es curioso que algunos se pregunten por qué los políticos o los periodistas se preocupan de la pobreza en Venezuela cuando hay pobreza en toda América Latina. Pobreza hay en todos lados pero la situación por la que atraviesa Venezuela –en medio de la falta total de libertades, ausencia total de hospitales, alimentación, además de la inflación y agravamiento sistemático de la crisis- no es comparable.

Es una convicción la que te lleva a continuar denunciando y abrazar causas. Tenemos muchos buenos ejemplos de periodistas peruanos que toman una causa y no la dejan. Ellos nos están demostrando el camino. En la época de Fujimori los corresponsales extranjeros teníamos la suerte de trabajar con libertad y contar con el apoyo de nuestras empresas para poder decir la verdad. Los periodistas de oposición venezolanos no pueden decir lo mismo. Me recuerda la época del conflicto armado en Perú. ¿Quiénes eran los que corrían más riesgo? Los corresponsales en la zona de emergencia, los más heroicos.

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada