Luis Miranda

Nadie les quita la felicidad del rostro. Son el orgullo del Callao. Sus madres las abrazan y ven un gran futuro para ellas. Si hace unos meses les hubieran dicho que en octubre viajarían al país más rico del mundo, el mismo país donde se realizaría el , jamás lo habrían creído.

Pero sorpresas te da la vida: las chicas que conforman el equipo Las Pioneras, todas en edad escolar, consiguieron un cupo para jugar en una Copa muy especial. Se trata de la Street Child Football World Cup, un mundial pensado para motivar a las organizaciones que trabajan con niños de barrios en situación de vulnerabilidad.

MIRA TAMBIÉN: Qatar 2022: ¿dónde está la hinchada peruana en el mundial más polémico de la historia?

Y es que estas chicas de zonas consideradas peligrosas —como Puerto Nuevo y Chacaritas— vienen recibiendo entrenamiento futbolístico y valores deportivos gracias a la Asociación Civil Los Pioneros.

Esta organización trabaja silenciosamente para motivar a chicas y chicos que viven con muchas dificultades económicas. La mamá de la defensa, Miranda, doña Sheyla Retuerto, al principio censuraba que su hija jugara ese deporte, pero pronto se disiparon sus prejuicios. “La vi muy motivada y feliz”.

El deporte y los valores que aprenden les ayudan a establecer metas en su vida y pensar en un futuro a largo plazo. Esto es muy importante en una región como el Callao, donde la maternidad precoz y la deserción escolar son una plaga.

Kety Mendoza y su hija Alejandra. las mamás del barrio son su gran apoyo.
Kety Mendoza y su hija Alejandra. las mamás del barrio son su gran apoyo.

Conseguir los pasajes y la bolsa de viajes fue una proeza aparte. Las actividades comunales y las donaciones de particulares no parecían suficientes para llegar a la meta, pero un importante aporte del gobierno regional Callao hizo posible alcanzar el sueño de viajar a Qatar. Para abaratar costos tuvieron que realizar varias escalas con interminables esperas. Sin embargo, la experiencia final valió el sacrificio.

En Doha fueron recibidas por la representación diplomática peruana, que las agasajó en la embajada. Luego les hicieron un recorrido inolvidable por los paisajes y arquitectura de un país de acero y cristal y enclavado como un collar de diamantes a orillas del golfo Pérsico.

Las chicas jugaron ante las selecciones extranjeras como verdaderas guerreras y les ganaron a rivales como Bangladesh, Zimbabue, Estados Unidos y México. Pero ya en cuartos de final cayeron ante el combinado filipino, debido a su nueva generación de jugadoras veloces y de gran talla. La copa se la llevaron las brasileñas, aunque las peruanas regresaron satisfechas de haber puesto todo el esfuerzo en la cancha.

Ahora, en el pasto sintético de Puerto Nuevo, ya no son las chicas tímidas que hace mes y medio abordaron un avión por primera vez en su vida. Son señoritas con otra visión del mundo y con hambre de gol y de mayores triunfos.

La primera Copa Mundial de los/as Niños/as de la Calle se realizó en Durban, Sudáfrica, en marzo de 2010. Para su participación este año, el equipo peruano fue bautizado como “Las Pioneras”.
La primera Copa Mundial de los/as Niños/as de la Calle se realizó en Durban, Sudáfrica, en marzo de 2010. Para su participación este año, el equipo peruano fue bautizado como “Las Pioneras”.

“Mi hija ha cumplido un sueño”, dice Kety Mendoza. Su hija Alejandra no puede olvidar el grado de desarrollo de Qatar, y menos compararlo con la realidad del Callao. Piensa que algún día, por qué no, podremos alcanzar un bienestar similar.

Por su parte, la goleadora, Maytte, asegura que le gustaría poder llegar a mucho más. “Y no solo con el fútbol”. Su madre, Antonia Alvarado, lo confirma. “En este barrio hay drogadicción, vandalismo, pero ellas con el deporte han logrado salir a flote”.

El entrenador del equipo, Edward Company, uno de los fundadores de Los Pioneros, sabe que valieron la pena los años de esfuerzo: que se reconozca a un equipo del Callao como uno de los mejores del mundo. //

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más