Módulos Tomas de Canal
elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

UNOxUNO: radiografía de la Sub 17 de Perú, una selección que nos ilusionó

Ganó lo que parecía imposible -3-2 a Uruguay en el último minuto- pero no le alcanzó. Esta es una revisión jugador por jugador de lo que nos ilusiona del equipo de Carlos Silvestri. Ellos son el futuro

Por Arturo León y Miguel Villegas

¿Pasará a la historia esta Sub 17? Lo de anoche contra Uruguay fue emocionante, pero no alcanzó para clasificar al Mundial. ¿Es esta una generación con la que uno se puede ilusionar? Por momentos sí. Más allá de los resultados obtenidos en el Hexagonal Final, la selección de Carlos Silvestri ha dado motivos para pensar que este no será otro grupo de jugadores que olvidaremos con el paso del tiempo. Ojalá no nos equivoquemos. Aquí una radiografía del 11 base. Ahora viene el largo camino para romperla en Primera. 

Massimo Sandi
Más atajador que espectacular, más Leao que Higuita, Massimo Sandi es el sobrio arquero de la selección Sub 17 que dirige Carlos Silvestri. Quedarse en los tres palos puede ser una ventaja o un riesgo: el arco queda muy cerca y cualquier error/mal cálculo es gol. Le pasó contra Paraguay en el 2-0 de Ovelar. Eso sí, premio su personalidad: nunca se lo ve amilanado. Para el puesto, es clave. Ya en su vuelta a Alianza le tocará aprender de dos maestros en la materia: Butrón y Gallese.

José Racchumick
Un central como alma de volante. Tiene lo que muy pocos: salida limpia. De los de abajo es el que más la toca. Juega con la cabeza levantada y sin miedo a equivocarse (aunque lo hace). Defensivamente también ha mostrado virtudes interesantes. Sabe anticipar, no se regala en el uno contra uno y es inteligente. Conoce los fundamentos. Cuando retroceder, cuando salir. Es fuerte en el juego aéreo. Habla, tiene voz de mando.

Carlos Montoya
Es el complemento perfecto de 'Rachu'. No la toca tanto, pero tiene la fuerza y potencia necesaria para aguantar delanteros pesados. Tampoco se habla mucho de él, pero es un jugador que no se complica. No es tan técnico como su compañero de puesto, pero siempre intenta hacer la más fácil. Callado, pero seguro, cumplidor y ordenado. Tiene talla para ganar arriba sin problemas.

Mathías Llontop
Dos laterales marcaron el carril en los últimos 20 años de Perú: uno era un tren (Vargas), el otro un hombre en patines (Trauco). El muchacho Llontop tiene los pulmones del mejor Juan Manuel dentro del envase elegante de Miguel, una mezcla cara que debemos seguir con atención. A los 14, 15 años, todos los niños quieren hacer goles o usar la 10. Hay que tener una dosis de locura y atrevimiento para ser lateral izquierdo en el Perú. No abundan, y por eso mismo, hay que cuidarlos.

Kluivert Aguilar
No había jugado el primer partido del Sudamericano y ya se lo peleaban dos grandes: Cristal y Alianza. Esa sola polémica anticipa comentarios sobre su nivel: marcador por derecha con físico de 28 años, conoce la geografía de su puesto y por eso mismo, es claramente más atacante que defensor. Tiene centro, pase y sabe retroceder, aunque sobre este último rubro ya aprenderá a dosificar: no siempre se trepa. Tengas 15 años o 30. No ha bajado de 6 puntos en todos los partidos que jugó.

Alessandro Burlamaqui
Dos cosas me llaman la atención del mediocentro que juega en España: su sorprendente sentido de ubicación, sobre todo para defender, y la visión, el panorama, que muestra con el balón en los pies. No es de esos volantes que recuperan y se la dan al jugador que está más cerca. No. Al menos no siempre. Se para, controla el balón, mira, se perfila y mucha veces arriesga. Con pases largos o filtrados, Burlamaqui tiene el poder de romper líneas rivales. Se nota que se ha formado en un país que produce tantos volantes talentosos como laterales en Brasil.

Rafael Caipo
Si se ha ganado la cinta de capitán es porque es el alma del equipo. Este Perú Sub 17 nunca se rinde, igual que él. Corre todo el partido, pone todo lo que tiene que poner y es de esos jugadores que uno dice: "está en todos lados". Cuando Montoya o Racchumick se desprenden para hacer alguna anticipación, él ya está ocupando un lugar en la defensa. Si Burlamaqui se lanza para acompañar a los ofensivos, él ya está parado detrás cuidando las espaldas de todos. Físicamente marca diferencias. También juega, pasa y lanza. Un jugador que, cuando no está, se nota.

Óscar Pinto
Existen jugadores cuyos apellidos bautizan equipos: se habla de la generación de Farfán, de los Jotitas de Manco, de la Sub 17 de Oreja Flores. Representan en sí mismos la esperanza de su familia y de las nuestras. Y finalmente, hacen que el fútbol no sea teatro y nos ponen de pie. Eso pasa con Óscar Pinto, el ofensivo por fuera que tiene Perú, el crack del plantel. Eso pasaba desde siempre, cuando la rompía en su barrio de Comas. Físicamente muy Puchungo, muy derecho como Ñol y tan escurridizo como el Chorri, Pinto tiene la carrera en los pies. Y tiene gol. Esta 17, aún eliminada, será recordada como el equipo donde gobernaba él.

Sebastián Cavero
El extremo zurdo es otra de las gratas sorpresas del equipo que dirige Carlos Silvestri. Es rápido y habilidoso. De esos jugadores que te encaran con o sin espacios. Sabe llevarla por la línea, combinarse con el lateral de turno (es correcto con los pases) y centrar con criterio. No es de lanzar por la lanzar. Mírenlo bien: siempre levanta la cabeza antes de sacar un pase bombeado. Otra virtud: llega al área. Tiene gol. Por derecha no lo hace mal. Le ha tocado hacer las dos cosas que se le piden a los zurdos que van a pie cambiado. Enganchar al medio y agarrar a la defensa rival mal parada. Y llegar al área para definir con la menos hábil. Lo hace y bien.

Yuriel Celi
El '7' es el eje del ataque peruano. El jugador que conecta todo cada vez que pasamos la media cancha. Puede jugar como '9', pero su técnica, visión y capacidad para recibir de espaldas al arco le permiten hacerlo también como '10' o segunda punta. Por derecha o por izquierda. No es estático, se mueve por todo el frente de ataque. El zurdo se ha caracterizado por hace pases finos, y complejos, que generan peligro. Tiene talla, fuerza y arranque. Puede regatear, hacer un taco, una huacha y rematar de larga distancia. El chico de Cantolao cuenta con un importante repertorio ofensivo que ilusiona.

Ricardo Figueroa
El caso Paolo nos ahoga: ¿por qué no producimos un '9' de físico imponente y con personalidad suficiente para reemplazarlo? Figueroa es '9' y aunque se quedó con el puesto por lesión de Ruiz, es el más punta que tiene el equipo, el más centro delantero. Su disciplina táctica le da un plus: no hay ninguna salida del rival sin que Figueroa aparezca en la toma, marcando. Da Silva, Succar y Figueroa, ahora. Alguno de ellos tiene que llegar.

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada