Módulos Tomas de Canal
elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

Real Madrid en crisis: ¿el fin de una era o el inicio del cambio para el club merengue?

No es el fin de una era. Es el comienzo de algo para los blancos. En esta columna tratamos de darle una explicación a lo acontecido con el Real Madrid en los últimos días

El rey ha caído. Los titulares deportivos del mundo dan cuenta de la goleada sufrida por el Real Madrid a manos del Ajax holandés, lo que supone su eliminación de torneo de clubes más importantes del mundo. La Champions League, acaso la piscina en la que mejor nadaba el conjunto madrileño, ha visto partir al club que defendía su tricampeonato europeo. La goleada ha sido dura, marca un fin de ciclo doloroso para los españoles, pero, pasada la desazón y el dolor, el conjunto blanco debe buscar razones y -sobre todo- soluciones a su crisis.

¿Por qué perdió el Madrid?
Un equipo que ya venía moribundo, dos derrotas consecutivas ante Barcelona en el Bernabéu, seis goleadas recibidas en la temporada, ¿podía darse el lujo de prescindir de su capitán y líder en el campo? Si Sergio Ramos apareció ayer grabando un documental en su palco en el estadio madrileño, es porque recibió una amarilla en el duelo de ida ante Ajax, y fue suspendido por acumulación de tarjetas. Pero, ¿daba la actualidad del Real Madrid para correr semejante riesgo? Parece que no. Ayer, Varane y Nacho tuvieron un partido para el olvido y eso se notó en el verde.

Florentino Pérez:
El responsable mayor de todo lo que pasa en el club blanco -lo bueno y lo malo- es el presidente. Florentino acertó y mucho trayendo a Ancelotti, luego dándole los galones a Zidane y así, 3 Champions consecutivas, algo inimaginable años atrás para cualquier club europeo. Pero tras la marcha de Zidane, otro golpe aún mayor llegaría a Valdebebas: la partida de Cristiano. Y Florentino falló, porque creyó que la marcha del portugués (entre 40 y 50 goles por temporada) se solucionaría con los Benzema, Bale, Asensio, Vásquez y las llegadas de Vinicius Junior y Mariano, a quien incluso le dieron la ‘7’ del astro portugués, en lo que pareció ser claramente un acto de despecho para con CR7.

Falló Florentino también porque anunció la contratación de Lopetegui como nuevo entrenador de los blancos, cuando este aún era seleccionador de España. Los resultados fueron conocidos por todos: el despido de Julen de España previo a su debut en el Mundial de Rusia 2018, la temprana eliminación de los ibéricos ante los anfitriones en la copa y la posterior partida de Lopetegui del club blanco, tras caer 5-1 ante el Barcelona, por La Liga.

El factor Cristiano Ronaldo:
Antes incluso, de la final europea ante el Liverpool, el portugués ya lo había decidido. Se lo había contado a Marcelo, su mejor amigo en el club. Cristiano Ronaldo se iba a ir independientemente de lo que pasara en la final. Ya en el partido, el luso no apareció tanto en el campo y los goles estuvieron a cargo de Benzema y Bale, quien anotó un doblete. ¿Fue esta final la confirmación para Cristiano de que ya no quería seguir?

Hay razones para pensar en eso, teniendo en cuenta la predilección del portugués por los flashes. Se siente, se sabe y le gusta ser la estrella. Entonces aparecer, como en un rol secundario, incluso hasta en la celebración del tricampeonato del Madrid, ya daba algunas nuestras de que algo podía pasar. Y así fue, el portugués dejó el Real Madrid luego de 9 años, 438 partidos después, y un promedio de 1.03 goles por partido. Brutal.

Que hoy el club español no haya encontrado a quien reemplace la eficacia del portugués frente al arco, parece ser la principal razón para esta semana fatídica del Madrid -dos derrotas ante Barcelona y una goleada ante Ajax- en el Santiago Bernabéu.

Los DT’s:
Julen Lopetegui arrancó la temporada en el Real Madrid, envuelto en la polémica por su salida de la selección española días antes del Mundial Rusia 2018. Un arranque dubitativo en liga, no tantas luces en Champions y un 5-1 en el Camp Nou ante el Barcelona, terminaron marcando la salida de un entrenador que venía haciéndolo bien, pero no tan bien como para el Real Madrid, donde lo bueno no alcanza, sino lo muy bueno.

Así llegó Solari al banco merengue, el DT del Castilla asumió las riendas del equipo principal, en lo que suponía una apuesta similar a la que se hizo con Zidane tras la salida de Ancelotti. Pero vamos, una cosa es Zidane, campeón de todo con Francia y Real Madrid, líder de la generación galáctica -esa de Ronaldo, Figo, Roberto Carlos, Raúl y más- y otra es Solari, un rol secundario en el equipo de los galácticos y 5 temporadas en el club blanco. La apuesta, al inicio, parecía rendir frutos, logró enmendar el camino en Liga, donde logró ponerse a 4 puntos del Barcelona. Apostó por Reguilón en desmedro de Marcelo, le dio galones a Vinicius y fueron perdiendo paso Asensio e Isco. Se decantó por Courtois en el arco y Keylor Navas ahora ve la puerta de salida en el Real Madrid. Decisiones que fueron bien vistas al inicio terminaron volviéndose su sentencia luego.

La falta de contundencia:
Benzema, Bale, Vinicius, Asensio, Lucas Vásquez, Kroos, Modric. Cualquiera pensaría que a un equipo con todos esos cracks se le caerían los goles. Pero no. Solo 43 goles a favor en 26 partidos de liga. Anotaron 15 tantos en 8 partidos de Champions (incluidos los dos partidos ante el contundente Ajax holandés). Si bien no son cifras menores, en las últimas semanas se ha notado la mala definición en los metros finales, donde ni Benzema, ni Vinicius, ni Bale han logrado cuajar una gran actuación frente al arco contrario. Tarea pendiente hasta el final de temporada, aunque parece que al Real poco o nada le importe lo que venga.

Mbappé, Neymar, Kane, Hazard, Eriksen. ¿Quién?
Todos esos nombres se barajan hoy en día en Valdebebas. Desde mayo, o quizá desde ahora mismo, van a sonar nombres y NOMBRES, así, en mayúscula, porque lo que necesita el Real Madrid, en un futuro próximo, es renovarse. Con alguna entrella de talla mundial sobre la que gire todo, o como una plantilla poderosa en todas sus líneas, como hace algunos años atrás.

Mbappé sería quizá la principal inversión que realizaría en su historia el club blanco. Francés, 20 años, campeón del mundo y figura en el PSG de Neymar y Cavani. Detrás viene Neymar, el brasileño, también figura del PSG, pero a quien las lesiones lo han venido castigando desde que dejara Barcelona dos años atrás.

Hazard, quien ha manifestado su deseo de mudarse a Madrid, es quien más cerca podría estar de convertirse en refuerzo blanco. Mientras que Kane y Eriksen, estrellas del Tottenham, podrían darle al Real la creación y la contundencia que hoy, parece, les falta.

La historia se respeta:
Decir que se acabó una era parece mucho. Si representa el fin de un ciclo, claro está. No siempre se puede estar en la cima, pero creo que el Real Madrid tiene las armas para volver más fuerte. Siendo un equipo que se hizo gigante en la era de un tal Lionel Messi -¿o ganar 4 Champions en 5 años les parece poco?- por qué no podría resurgir ahora que Messi entra ya a sus últimas temporadas en el fútbol. Hay historia para rato, y seguramente estaremos allí para verla.

Habría que recordar, cada fin de mayo o inicios de junio, como el equipo blanco (morado en alguna ocasión), pasaba por encima de su rival. Atlético de Madrid -en dos ocasiones-, Juventus y Liverpool sucumbieron ante el rey, ante los míster Champions League, porque el Madrid encontró en el certamen europeo, su cable a tierra, su salvación de temporada, que, más que eso, era su consagración como el equipo más importante del planeta. No por algo destacan en sus vitrinas 13 ‘orejonas’. A fin de temporada no habrá título alguno, salvo el Mundial de Clubes obtenido en lo que parece ser un lejano diciembre, pero habrá, sí, las ganas de volver a ser el gigante europeo, el club más grande de la historia no, porque lo pasada en la última semana, no borra los 117 años de historia que hoy cumple el club blanco.

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada