elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

Arroz con mariscos y pollo a la brasa en la misma carta: el restaurante que buscabas en Ate

En el local del restaurante El Cajamar ubicado en Ate uno puede encontrar desde pollo a la brasa, hasta pescados enteros. También hay bisteck a lo pobre, pulpo al olivo, fettuchini a lo Alfredo y más.

Hay un fenómeno que ocurre con ciertos espacios y la manera como los recordamos. La casa de alguien; una calle específica; una sala. No importa cuál sea el lugar, en realidad. Tampoco el motivo. Lo que importa es que siempre que pensamos en ellos, los imaginamos soleados. Eso me pasa con El Cajamar. Estoy segura de que no soy la única.

Si se ha detenido a mirar las fotos que acompañan la nota de hoy –es lo primero que se suele hacer al llegar a esta página– habrá notado que el formato se explica casi por sí mismo: comida peruana, abundante y variada, sin mayor pretensión que la de cumplir con esas tres cualidades. Aquí uno puede encontrar desde pollo a la brasa (con papas y ensalada, a S/ 52) hasta pescados enteros (dependiendo de la temporada: chita, lenguado, ojo de uva, cojinova o toyo). También hay bisteck a lo pobre (S/ 30) y pulpo al olivo (S/ 38) y fettuchini a lo Alfredo (S/ 30). Y copa de helado de postre. Hay mucho y hay para todos. Pero también hay una historia detrás que se lee entre líneas –si uno está atento– cuando se revisa el menú. Comienza en Cajamarca.

EL PAISANO
Jorge Avellaneda sabe de cuyes, motes y humitas. Su madre y su esposa, ambas cajamarquinas, lo acostumbraron bien. También sabe del trabajo en restaurantes. Cuando era niño, su padre, Francisco –también cajamarquino– fue mozo en algunos restaurantes limeños, famosos en aquella época. De vez en cuando Francisco se las ingeniaba para llevar a su casa los postres que sobraban de algunas mesas. Guardaba el anhelo de tener –algún día– su propio local. Nunca pudo cumplirlo: murió en un asalto cuando sus hijos todavía eran pequeños. Quien sí pudo es Jorge.

Un mes como este, en enero de 2014, Jorge Avellaneda abrió las puertas de El Cajamar, cuyo nombre es la combinación de ‘mar’ y ‘Cajamarca’. Así es esta familia: de lo bueno, mucho. //

MÁS INFORMACIÓN

DIRECCIÓN: Av. Circunvalación 3097 Salamanca, Ate
HORARIOS: Lunes a domingo de 12 m. a 11 p.m. Platos a la carta hasta las 6 p.m. A partir de esa hora solo se sirven parrillas y pollos a la brasa. De lunes a viernes hay menú al mediodía (S/.16 y S/.20).
CONTACTO: 435-7761


Tags Relacionados:

Somos

Ate

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada