Módulos Tomas de Canal
elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

Federer cumple 38 años: cómo el niño que no sabía perder se convirtió en el mejor de todos

Roger Federer dejó su casa a los 14 años para perseguir un sueño: convertirse en el mejor tenista de la historia. El niño que no sabía perder, se portaba mal en la cancha, era castigado y encima aguantaba burlas por no saber francés, terminó convirtiéndose en una leyenda

Aclaremos algo: es imposible no polemizar sobre quién es el mejor deportista de la historia. Ponerse de acuerdo es pelear. Jordan, en básquet, ganó seis títulos (el último con 35 años) y no perdió ni una final. Michael Phelps ganó más medallas olímpicas que nadie, Pelé fue campeón en tres mundiales de fútbol, Usain Bolt es el hombre más rápido de la historia, Mohamed Alí tuvo un impacto impresionante fuera de los cuadriláteros y así podríamos seguir hasta cansarnos. La lista es interminable. Mi opinión es esta: por números, vigencia, comportamiento y profesionalismo, Roger Federer es el mejor atleta de todos los tiempos.

El domingo protagonizó una de las finales más memorables que se recuerden. Fuera de que se trató de la más larga (casi cinco horas) en la historia de Wimbledon, el suizo hizo todo para derrotar a Novak Djokovic en cinco sets. Logró más 'winners' (puntos ganadores) que el serbio, quebró el saque de 'Nole' en siete ocasiones (mientras que al suizo solo lo quebraron en tres), hizo más 'aces' y ganó más puntos en la net. Todo a puertas de cumplir 38 años el próximo 8 de agosto. Pero, perdió los tres tie-breaks, que en palabras de Jeremías Gamboa "es como decir penales". Luego, el escritor peruano agrega: "Si el tenis es el deporte hermoso que es, es por deportistas como tú y hoy has sido el vencedor".

Si bien ahora es un caballero dentro y fuera de las canchas -debe ser uno de los pocos deportistas en el mundo que no tiene 'haters' en redes sociales-, y difícilmente haría un desplante o gesto poco serio a un contrincante, desde niño Federer mostró una personalidad complicada. "Cuando perdía un partido se escondía detrás de la silla del juez y no dejaba de llorar. Gritaba y golpeaba con el pie su raqueta por todo el campo", cuenta Madeleine Barlocher, su primera entrenadora. Al suizo le gustaba tanto el tenis que odiaba perder. A los 4 años, edad en la que cogió su primera raqueta, Federer practicaba en el patio de su casa en Basilea dando golpes a una pelota de tenis contra la puerta del garaje.

José Morón, redactor en la página especializada de tenis "Punto de Break", relata cómo fueron los primeros años del suizo a una edad en que ya mostraba un talento impresionante. "Los comienzos de Roger en Ecublens [escuela que lo reclutó a los 14 años] no fueron sencillos. Su francés no era muy bueno y no se integraba con los otros niños, que hacían mofa de él. Eso se traducía en problemas de comportamiento y malas actitudes en la cancha. Federer no aceptaba las derrotas o su mal juego y rompía muchas raquetas", recuerda.

Alguna vez el propio Roger Federer admitió que por su mala conducta recibía castigos que le ayudaron, poco a poco, ser una persona más controlada. Un ejemplo: lo hacían llegar 7:00 a.m. al club donde entrenaba y tenía que limpiar todos los campos.

Han pasado 14 años desde que salió de su casa para convertirse en el número 1 del mundo del tenis. Lo que nunca imaginó Roger es que terminaría siendo el mejor deportista de la historia.

¿POR QUÉ LO ES?

1) Vigencia: desde el 2003 que ganó su primer Grand Slam (Wimbledon) hasta el 2018 que se coronó en el Abierto de Australia, Federer se mantiene en el más alto nivel. En esos 15 años ha mantenido una disciplina asombrosa, su juego ha evolucionado de tal forma que no afecte su físico, no ha perdido esa elegancia que lo hace único, y se ha convertido en papá y esposo.

2) Es hombre récord. Roger Federer es el único tenista que ha ganado 20 títulos de Grand Slam. Antes de él no se sabía quién sería capaz de pasar los 14 del mítico Pete Sampras. Lo ha logrado en una era donde dos tenistas (Novak Djokovic y Rafael Nadal) son tan buenos como él. Por si fuera poco, es el único jugador en mantenerse en el número 1 del Ránking Mundial durante 310 semanas.

3) Vida ejemplar. No recuerdo un solo problema de Federer fuera de las canchas de tenis. Todo lo contrario: creó una fundación benéfica que lleva su nombre dedicada a proyectos humanitarios para niños en Sudáfrica, ha organizado decenas de eventos para ayudar a damnificados de terremotos, desastres, etc, y en el 2010 fue nombrado joven Líder Global por el Foro Económico Mundial por su liderazgo y contribución a la sociedad.

Luis A. Díaz, periodista del Diario Marca de España, escribió una vez los motivos por los que considera a Roger Federer el mejor de la historia. Estas fueron sus palabras:

"Simplemente el mejor. Por su elegancia, por su respeto al rival, por su forma de competir, por su manera de aceptar las derrotas, por haber protagonizado junto a Rafa Nadal una de las mayores batallas individuales de la historia del deporte, por no haber estado inmerso nunca en ninguna polémica y porque se lo ha ganado. 20 títulos de Grand Slam le amparan y todos ellos jugando como si fuera el primer día, con la misma ambición y el simple objetivo de disfrutar del tenis. Roger Federer ha competido siempre y siempre competirá y principalmente Roger Federer ha hecho más grande un deporte, el tenis, y el propio tenis y el deporte en general le debe ese título honorífico de mejor deportista de la historia"


Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada