Arturo León

No hace falta ser un scout profesional para apreciar su calidad. Ahí, en la arena, en playa Redondo, con solo dar un par de toques al balón, queda claro que Giusseppe Mayorga tiene una relación estrecha con el fútbol. La controla, la domina y la pasa como con la mano. Su sueño siempre fue ese: patear la pelota y que le paguen por eso. Pero ahora tiene otra meta en la cabeza y es promover el footvolley.

Jugó fútbol desde muy pequeño. Empezó en una academia, como todo chico. Luego su papá, de quien heredó el amor por el deporte rey, fundó un club de Menores llamado Deportivo Mayorga. Ahí fue creciendo, poco a poco. Desde entonces ya se notaba que tenía todas las cualidades para jugar del mediocampo hacia arriba. No defensa, no lateral, no arquero. Volante, extremo o delantero, eso era lo suyo.

Cuando tenía entre 13 y 14 años, ‘Seppe’, como lo conocen sus amigos más cercanos, llegó a las Juveniles de Universitario de Deportes. Su nivel fue bueno al punto que lo llamaron para la Sub 15 de Perú, aunque no quedó entre los seleccionados finales. Eso, sin embargo, no lo desanimó en absoluto. Al contrario, se siguió esforzando y buscó más chances en otro equipo: pasó a la Universidad San Martín.

Guisseppe Mayorga también ha sido seleccionado nacional de fútbol playa.
Guisseppe Mayorga también ha sido seleccionado nacional de fútbol playa.

Estuvo en la USMP hasta los 19 años, haciendo lo posible por tener un lugar en el equipo de Primera División, pero nunca lo logró. “No tuve paciencia y dejé el fútbol. Pensé: esto no es lo mío, estudiaré una carrera y veremos qué pasa”, cuenta Giusseppe. Se matriculó en la carrera de Marketing de la San Ignacio, cambió la pelota por los libros y las canchas por las aulas de clase. Así fue unos meses hasta que conoció el futsal en la misma universidad.

“Me gustó, empecé a entrenar, a jugar cada vez más seguido e incluso me llamaron a una pre-selección peruana. Pero, de nuevo, la vida me impidió continuar. Me rompí los ligamentos de las dos rodillas y estuve mucho tiempo sin jugar. Cuando me recuperé, seguí jugando, terminé mi carrera y pasé por algunos equipos de futsal. Hasta que un ex profesor, en el 2016, me jaló a jugar fútbol playa”, revela.

LA ARENA CAMBIÓ TODO

Mientras sus compañeros instalan la cancha donde jugarán footvolley por las siguientes dos horas, Giusseppe abre su mochila, extrae un periódico y me me lo muestra. No entiendo qué dice la portada. No entiendo qué idioma es. Pero abre las páginas, llega a la sección deportiva y aparece una foto suya. ¿Cómo llegó a este diario holandés? “Viajé allá por turismo, me enteré que había un torneo de fútbol playa, fui a entrenar, un equipo me seleccionó y les sorprendió que sea peruano”, me dice Mayorga. Y ahí, mientras hacía goles en la arena de los Países Bajos, conoció el footvolley.

¿Qué es footvolley? Como su nombre lo dice, es una combinación entre fútbol y vóley. “Se juega en parejas. Son tres toques máximos por equipo, un toque por persona y se puede utilizar cualquier parte del cuerpo menos las manos”, explica Giusseppe. La net se pone a 2.20 metros de altura y lo interesante de este deporte son las maniobras que se pueden hacer con el pie. “Yo veía que hacían piruetas en el aire y pensaban ‘asu cómo hacen eso’. Los jugadores saltan como si fueran naves. Notaba mucha técnica también. Me gustó desde un inicio”, explica.

Footvoley

Uno de los países donde se practica con mayor frecuencia es Brasil. Incluso Ronaldinho lo juega, como se ve en este video.

Cuando preguntó a los representantes de la Federación Holandesa de footvolley si existía un lugar en el Perú donde practicarlo, le dijeron que no. Y ahí fue que le dieron la idea de promocionarlo. “Anímate a promoverlo en el Perú, nosotros te ayudamos a participar en los torneos internacionales”, le dijeron. Giusseppe regresó a nuestro país con todos los implementos, se fue a la playa Redondo, convocó a un par de amigos y empezó.

footvolley Perú ya existe en redes sociales, recibe apoyo de la International footvolley Federation y cada vez son más las personas que se interesan por practicar este disciplina. “Ya hemos jugado cuatro torneos fuera del país, pero necesitamos seguir creciendo, para lograr tener sponsors, apoyo económico y así continuar con la difusión de esta disciplina”, asegura.

Ver esta publicación en Instagram

El día sábado 16 de noviembre salimos en @latinadeportes.pe en el cual hablamos sobre el 1er torneo de footvolley que vamos a realizar además de pedir a las empresas privadas que nos puedan apoyar para poder participar en los diversos torneos internacionales a los cuales estamos siendo invitados representando al Perú 📺⚽️🏖🇵🇪 #futevolei #futvoley #beachsports #peru #footvolleyperu #futvoleyperu #sandsports #beachlife #iplayfootvolley #beachfootvolley #surco #voetvolley #footvolleyball #eujogofutevolei #footvolleyworld #worldfootvolley #copalibertadores #playfootvolley #torcida #flamengo #riverplate #peruanosenelmundo #amoaltinha #beachboys #miraflores #santiagodesurco #peruvians

Una publicación compartida de footvolley Perú (@footvolleyperu) el

Este 30 de noviembre se jugará el primer torneo en Perú. ¿Te animas a practicar este nuevo deporte?






TAGS RELACIONADOS

RELACIONADAS