Así fue el homenaje virtual de Nito Mestre por los 45 años del Adiós, Sui Generis.
Así fue el homenaje virtual de Nito Mestre por los 45 años del Adiós, Sui Generis.
Miguel Villegas

Ese día llovió, así que si sudaban o lloraban, igual podía confundirse. Nito tenía unas botas con taco que había comprado en Lavalle, unos pantalones que mandó a bordar y una camisa roja hippie que le regaló una amiga fan. estaba vestido todo de blanco, traje inspirado en una película que había visto varias veces. Rinaldo Rafanelli tenía memorizada ya la letra de La Niña Juega en el Gran Jardín, la canción que ese día estrenaría. Juan Rodríguez saltaba encima de la batería por dos razones: los tablones de madera con que la producción había montado el escenario en Luna Park temblaban y él era rock and roll.

El 5 de setiembre de 1975, la primera banda de rock argentino que llenó dos veces el Luna, dio el último recital en Buenos Aires. Se vendieron 32 mil boletos para dos funciones el mismo día. Se hizo una película de una hora y diez minutos. Nito Mestre, el flaco de la voz de ángel, tenía 23 años y unos audífonos pegado al cuerpo con un chicle, secreto de estado que se devela 45 años después. Por streaming. Para fanáticos en Miami, Buenos Aires, Colombia, Perú. Por eso, ahora que el wifi falla y la transmisión tarda 50 minutos en restablecerse, y la gente en el chat pide por favor, que ya empiece, nada lo altera.

-Así como en el 75 volvimos en dos tiempos, aquí estamos. Perdonen por la demora, dice Nito Mestre.

Aprendió a ser, formal y cortés.

Sui Generis estaban conformados por Charly García y Nito Mestre.
Sui Generis estaban conformados por Charly García y Nito Mestre.
LEE: La 'U' venció a River y Racing el 67 y esa camiseta hoy duerme en una urna de cristal en Surquillo

***

Nada ha cambiado: Nito usa los mismos pantalones talla 28, las camisas sencillas con dos bolsillos y el pelito largo, ahora blanco. El mismo muchacho talentoso que usa alpargatas sea invierno o verano, y que aprendió a tocar la quena a los cuatro años e incluso la llevó a las primeras tocadas de Sui Generis, a inicios de los setenta. “Soy un hippie prolijo”, dice, al lado de Sergio Marchi, el escritor argentino que más ha profundizado sobre el rock de su país. Es el biógrafo de Charly García, el otro Sui, por ejemplo. Lo que plantea Nito Mestre para este evento es una forma de vigencia: en los 70 lo más sano era tocar en colegios con una quena y el piano, hoy lo único posible es organizar conciertos virtuales en los que todos puedan estar protegidos de la pandemia del coronavirus.

Este virus, felizmente, no ataca los recuerdos.

Por eso, precisamente, Nito Mestre empieza por responder al misterio de los misterios: ¿por qué se separó Sui Generis, si era la banda rebelde de esos años en Argentina? Ocurrió en 1975: Charly quería probar otro sonido y planteó por primera vez la separación. Luego, todo fue efecto avalancha: “Mirá, Sergio -le dice a Marchi-. Fue lo que sentíamos. Pero me parece que pasaron varias cosas: el sonido era pobre, no teníamos monitoreo de piso. La gente cantaba muy fuerte las canciones y era difícil que lo haga yo; eso hacía que las giras no pasaran de Tucumán y Mendoza, y regresar a Buenos Aires. Finalmente, los discos no salían al extranjero y eso me molestaba bastante. Lugo ocurrieron cosas que yo sentí como un mensaje: en un viaje a Comodoro Rivadavia, luego del Adiós Sui Generis, tuvimos un accidente”. El 24 de setiembre, después de una minigira por el interior, Sui Generis se separó.

Un día antes había empezado la primavera. La maldita primavera.

LEE: El peruano que rescató en Buenos Aires la camiseta crema de la final de la Libertadores 1972
Nito Mestre y la última visita en El Comercio. FOTO: GEC.
Nito Mestre y la última visita en El Comercio. FOTO: GEC.

***

, siete meses después de la polémica inauguración del Estadio Monumental, Sui Generis tocó en ese césped nuevo, convirtiéndose en la primera banda de rock en visitar la cancha de Universitario. Tocaron 37 canciones (1) y aunque el sonido fue fatal -el acústico de las tribunas no permitía escuchar los arrullos de Nito ni los gritos de un endemoniado Charly-, Sui Generis había traído su nostalgia y sus letras a Lima. Solo se han visto colas iguales en las puertas en algún clásico definitorio. O la vez que tocaron los Stones y Paul McCartney.

Mi madre me adelantó mi regalo de cumpleaños y me prestó los soles que me faltaban para comprar un boleto en el Teleticket de Plaza San Miguel.

Antes de la pandemia, Nito Mestre confirmó que existía la posibilidad de que Sui Generis vuelva al Perú. “Estaba por ir ahora en junio a Perú al Gran Teatro Nacional y hemos cambiado las fechas. El 13 de mayo del 2021 estaremos en Lima y el 15 de mayo en Arequipa. En una de esas, le podríamos agregar un invitado de #AméricaCantaSui, el homenaje por los 45 años. Podría ser”.

Los meses se pasan volando.

CONFESIONES DE INVIERNO EN EL HALL DE EL COMERCIO

***

Más que un concierto, fue un reencuentro virtual: Nito Mestre cantó Aprendizaje, Rinaldo una versión de La Niña juega... y León Gieco tocó la armónica en Para quién canto yo entonces.

¿Por qué Sui Generis -Nito, o Charly- ha trascendido el vinilo, el casete, el vhs, el cd, el mp3? No hay una sola respuesta. Está ese puente al pasado, los días en que la música podía solucionarlo todo. Está la herencia, que pasa de los padres que fueron chicos cuando grababan Vida o Confesiones de Invierno, y que los domingos le dan play como si fuera oblitario, tipo misa. Y está la poderosa idea de que, ahora que tenemos tiempo para mirarnos al espejo sin tener que correr, se puede escuchar.

Todos necesitamos que alguien nos diga lo que pensamos, cuando no tenemos palabras.

ASÍ FUE EL CONCIERTO EN LIMA, EN 2001

(1) Este fue el set list de Sui Generis en 2001, en el Estadio Monumental de la 'U’: I

Instituciones

Úsame un poquito más

Yo soy su papá

Afuera de la ciudad

Tu pueblo también

Cuando te vayas

Confesiones de Invierno

Jones o pequeña semblanza de una familia tipo americana

Blues del levante

El tuerto y los ciegos

Tribulaciones, lamentos y ocaso de un tonto rey imaginario, o no

Aprendizaje

Bienvenidos al tren

Aquí sin tu amor

El chico y yo

Aguante la amistad

Quizás porque

Mariel y el capitán

No es el fin

Necesito

Canción para mi muerte

Cuando comenzamos a nacer

Monoblock

Espejos

Me tiré por vos

Pequeñas delicias de la vida conyugal

Cerca de la revolución (Charly García)

Rasguña las piedras

TAMBIÉN PUEDES LEER:

LEE: Mar de Copas: así fue el primer concierto virtual de la banda que tiene los fanáticos más fieles del Perú
MIRA: Daniel F: el músico que toca con sus gatos y el concierto virtual más emotivo del año en el Perú