La asociación llega a 15 mil familias peruanas por año.
La asociación llega a 15 mil familias peruanas por año.

TANI Perú es una organización sin fines de lucro que nació en 1978 por iniciativa de Christiane Ramseyer, una mujer convencida de la importancia de generar espacios para la primera infancia que fueran de calidad. Desde entonces vienen trabajando en el distrito de , apoyando a familias con niños pequeños en situación de vulnerabilidad, a través de programas vinculados a la salud y educación.

La campaña social que busca llevar medio millón de platos de comida a las zonas más vulnerables del Perú

“Hace diez años por una situación familiar compleja, después de haber trabajado en el mundo empresarial, decidí empezar a participar en TANI para incrementar el impacto que teníamos. Vi un potencial enorme en las líneas de trabajo que se hacían, pero requería fortalecerse los modelos que se ofrecían para que pudieran ser replicados por otras instituciones o por el gobierno”, cuenta Sara Cifuentes, quien espera continuar con el legado de su madre.

Por lo pronto, la asociación llega a 15 mil familias peruanas por año, y hoy tiene la oportunidad de ayudar a más personas: gracias a sus resultados positivos, han sido identificados por VIVA Idea como una organización con alto impacto social en América Latina. Por ese motivo es la única finalista peruana en el Premio Internacional Viva Schmidheiny.

Voluntarias de TANI Perú realizan labor social en las zonas más alejadas de San Juan de Lurigancho desde 1978.
Voluntarias de TANI Perú realizan labor social en las zonas más alejadas de San Juan de Lurigancho desde 1978.

“La ha sido quizás el desafío más grande que nos ha tocado vivir desde la época del terrorismo en Perú. Todas nuestras acciones eran presenciales, lo que hacía casi obligatorio que tuviésemos que dejar de trabajar. Pero como todo en la vida teníamos opciones. O esperábamos o nos transformábamos. Y obviamente escogimos la segunda opción”, comenta Sara.

En ese sentido, TANI Perú ha implementando una serie de acciones para seguir con su labor. “Construimos 6 líneas de trabajo de alto impacto para generar aporte en salud, educación, bienestar infantil, asistencia alimentaria entre otros. Habiendo pasado 100 días desde el inicio de la cuarentena, hemos logrado identificar el apoyo a más de 100,000 personas a lo largo de estos meses. La labor es compleja, no lo voy a negar, nos interpela constantemente. Y hemos tenido que cambiarlo todo. Pero el apoyo de la comunidad nos ha permitido fortalecer lo que hacíamos previamente y hasta pensar en futuros distintos para nuestro trabajo”.

De cara al futuro, la organización tiene planes de escalar su metodología en nuevos espacios que necesitan más apoyo que nunca debido a la crisis por la que atraviesa el país. Ganar el Premio Internacional Viva Schmidheiny permitirá llegar más rápido a más familias.

¿Qué hacer?

El concurso incluye voto del público, y de ganarlo, la Asociación Taller de los Niños podría ayudar a 500 pequeños más en situación de vulnerabilidad. El voto por Taller de los Niños se puede realizar en

VIDEO RECOMENDADO

¿Nueva normalidad? Estado de emergencia se amplía hasta el 31 de julio