elcomercio.pe

Más en Historias

Historias

La visita gastronómica: comida callejera con sabores indios en la barra de Dhaasu

Dhaasu no tiene mesas –sí algunos bancos– y la única vista posible desde el local da a la estación de Balta. Comida y calle se combinan aquí en el sentido más literal

Cuatro salsas que sirven para acompañar las opciones en el menú –antes de aventurarse con alguna, pregunte si combina con el plato elegido– han sido clasificadas según nivel de picor. En una cocina donde las especias juegan un rol primordial, ordenarlas así tiene sentido. Basta con mirar el diseño que acompaña cada frasco –una carita va cambiando de expresión a medida que sube o baja el picante– para entender de qué se trata el contenido. Se empieza con una salsa nivel cero, con ajo y yogur natural; se sigue con otra a base de mango, ligeramente dulce; continúa una de tamarindo, con toques agridulces; y está, finalmente, una poderosa preparación hecha con culantro y ajíes. Todo en Dhaasu tiene que ver con el sabor: cómo potenciarlo y cómo redescubrirlo.

PRÓXIMA PARADA
Dhaasu
no tiene mesas –sí algunos bancos– y la única vista posible desde el local da a la estación de Balta. Comida y calle se combinan aquí en el sentido más literal. El espacio es pequeño, no hay carta –el menú fue pintado a mano en la pared– y todo se sirve en recipientes descartables (descuide, son reciclables). Así es el ambiente que han diseñado Camila Abufom y Rishabh Chadha en Barranco, inspirados tras una larga estadía en India. Son socios y son pareja. En una ciudad como Lima, todavía ajena a la gastronomía india –y a tantísimos otros sabores del mundo– el suyo es un emprendimiento que busca presentar los platillos más tradicionales del país asiático en un formato casual, como de huarique. Algunos guisos, como el pollo Tikka –marinado en ajo, kion, yogur, comino y ají seco, entre otros–, se emplean como base en distintas preparaciones. En las Kulchas –empanadas– el Tikka está en cuadraditos; en su versión al grill se sirve en pedazos grandes; en el Kathi roll, viene jalado en trozos (‘pulled’). Cada uno aporta un acercamiento distinto a la receta. Algunas alternativas en el menú han sido diseñadas para salir también en combo, así que esté atento a las opciones. El ticket promedio, según pedido y acompañamientos, ronda los S/ 25.

Cualquiera sea su antojo, lo más importante es preguntar: salvo que sea usted un entendido en gastronomía india, la curiosidad será aquí su mejor aliado. Antes de ir, le dejo la respuesta a una duda recurrente: en India, ‘dhaasu’ significa –bonita coincidencia fonética y semántica– lo mismo que ‘asu’ en el Perú. //

DIRECCIÓN: Av. República de Panamá 245, Barranco.

HORARIOS: Martes de 7 p.m. a 10 p.m. Miércoles a domingo de 1 p.m. a 4 p.m. y de 7 p.m. a 10 p.m.

CONTACTO: 768-4847

Tags Relacionados:

Somos

Gastronomía

Leer comentarios ()

Subir
Ir a portada