Nora Sugobono

A Cristina Kisner le escriben –con más frecuencia de la que cualquiera querría– para pedirle favores. Que vea por tal o cual plan de jubilación; que regale una refrigeradora; tal vez, un auto. Muchos se despiden, eso sí, diciéndole que la esperan en 2019. Aquellos mensajes –queda claro– están destinados a otra: apellida Kirchner​. Las delicias del mundo 2.0.

Nuestra Cristina –quien no tiene nada en común con la ex presidenta argentina, solo para dejar constancia– nació y creció en Tacna viendo a su madre preparar postres. El queque de zanahoria y la torta de alfajor que hoy ofrece en la vitrina de , por ejemplo, han sido adaptados de aquel recetario familiar. Cocina y familia son dos conceptos clave para entender de qué se trata esto. Lo que Cristina Kisner hace es más que un negocio gastronómico: esta es una filosofía que le cambió la vida.

MESA NUMEROSA
“Que horneen con amor y elijan sus ingredientes con sabiduría”, les dice Cristina a sus hijas en la dedicatoria que abre su primer libro. La buena alimentación es la clave de la salud: puede dar fe de ello. Empezó retirando los lácteos de su dieta y luego fue reemplazando productos procesados. Huh! nace de ese cambio en cuerpo y mente. Puede que ya los conozca (especialmente los mini bites de queques y brownies, que venden en algunas tiendas) pero, si no lo ha hecho, el nuevo local de la marca podría servir como excusa.

El menú no es muy extenso y la mayoría de bocados pueden pedirse para llevar, pero hay algunas mesitas para sentarse a probar (tenga paciencia; la atención puede tardar un poquito). Hay ocho clases de bagels: imperdibles el de cajún (con queso de cashews saborizados con especias, palta, kale, col morada y zanahoria; S/ 18,50); el peruano, con queso de ajíes, jamón del país, pepinillos encurtidos, germinados de cebolla y tomate (S/ 21,90); y el de pollo y pecanas, con queso de cashews y pimientas, pollo orgánico, pecanas, arándanos, espinaca y palta (S/ 21,90). El coco es protagonista en los postres: la torta de brownie de quinua (S/ 15) relleno con ganache de leche de coco o la torta de alfajor (S/ 14) son muestras de ello. Hay dos clases de cheesecake: uno con base de brownie (S/ 13) y el otro con base de frutos secos (S/ 15). Si busca algo más abrigador, pruebe las pizzas de la casa (capresse y mediterránea; S/ 19,90). A su salud.

DIRECCIÓN: Av. La Mar 760, Miraflores
HORARIOS: Lunes a sábado de
9 a.m. a 8 p.m. Domingos cerrado.
CONTACTO: 549-8950