José Manuel Monardes fue del primer concurso de Netflix como parte de la promoción de la tercera temporada de La Casa de Papel. Su personaje favorito, admite, es Helsinki.
José Manuel Monardes fue del primer concurso de Netflix como parte de la promoción de la tercera temporada de La Casa de Papel. Su personaje favorito, admite, es Helsinki.
Vanessa Cruzado Alvarez

José Manuel Monardes era un seguidor más de La Casa de Papel, la serie española que adquirió Netflix y que hace poco estrenó una tercera temporada. Un concurso le permitió sumergirse al mundo de los atracadores -que veía en televisión- y le demostró que su felicidad está en Madrid. 


“Una cosa es verlo por televisión y otra estar ahí. Te asombra demasiado”, es lo que más repite José Manuel Monardes al otro lado del teléfono. Su emoción es como la de un niño que no concibe haber conocido a su personaje favorito. Muchos viven esa experiencia en Disney, pero la felicidad del peruano de 23 años está en Madrid (España). Lo descubrió en julio pasado, cuando visitó los sets de su serie favorita: .

Hace dos años una tía le recomendó ver la ficción española que, en ese entonces, se emitía por Antena 3. El enganche fue inmediato. “Me gustó que fueran atracadores y, a la vez, se hagan querer por la gente”, confiesa el estudiante de arquitectura. Cuando Netflix la incluyó en su catálogo, cómo no, volvió a verla. Ni qué decir de la tercera parte. Era el más emocionado.

Como campaña promocional de la nueva entrega, la plataforma de streaming lanzó el primer concurso ‘Únete a la Resistencia’. “Estaba en Facebook y en eso veo un anuncio donde el Profesor preguntaba si querían unirse”, rememora de ese viernes 12 de julio. No lo pensó dos veces y participó.

El concurso consistía en responder una trivia sobre la serie. “Algunas eran un poco complejas, bien específicas. Por suerte hice las 12 [preguntas] bien”. Ese mismo día le enviaron un mail con las instrucciones de la segunda ronda: un video creativo donde, con guion en mano, justifique su posible integración a la banda de atracadores. “Debía descifrar mi alias, que llegó a ser Cartagena. Recuerdo que ese día fui corriendo a buscar una máscara [de Dalí]. Quise esmerarme”, agrega. Apasionado por la edición de videos, envió -lo que pensó era- su mejor proyecto.

Al día siguiente (domingo) no obtuve respuesta. Estaba desanimado. “No creo que gane”, le dijo a su madre. A primera hora del lunes, recibió un mail de felicitaciones por haber ganado el primer concurso de la serie y ser acreedor del viaje a Madrid con gastos incluidos. “Le cambió la cara a mi mamá. Estaba con una mezcla de ‘felicidades, hijo’ con ‘verifica que todo sea verdad’”, recuerda entre risas. Y es que lo mejor estaba por llegar.

-BELLA CIAO-
Una vez en la capital española, recorrió, junto al resto de ganadores que provenían de Argentina, Brasil y Chile, las locaciones exteriores: Nuevos Ministerios (que se convierte en el Banco de España en la tercera entrega), el Banco de España (nuevo lugar del atraco) y la Plaza del Callao (donde llueven los billetes en el primer capítulo), por mencionar algunos. En este último punto, ocurrió una peculiar situación que ahora es contada como gran anécdota. “Estábamos en la plaza con nuestros trajes rojos y máscaras. La gente empezó a agruparse y preguntaron si eran los actores de verdad. Empezaron a pedirnos fotos”, comenta con una risa pícara.

El Banco de España, donde pasaron el segundo día, es la locación interior. “Ahí está la oficina del gobernados, la sala principal donde están los rehenes agrupados y la escalara caracol”, explica José Manuel. Tras visitar los ambientes, fueron a una habitación especial para conocer a los actores detrás de Helsinki (Darko Peric), Palermo (Rodrigo de la Sena), Estocolmo (Esther Acebo) y Nairobi (Alba Flores). “Estábamos nerviosos, pero todos eran muy buena onda”, confiesa.

No hubo tiempo de preguntar por las cosas que se vienen para la cuarta entrega, en caso llegara a realizarse. Lo cierto es que los incomprendidos atracadores más queridos de la ficción han sumado más integrantes a la resistencia. Esta vez fue José Miguel. La próxima, podrías ser tú. //