Módulos Temas Día

"El bien y el mal", por Carlos Galdós

Cuando ganan los malos y no nos queremos dar cuenta

"El bien y el mal", por Carlos Galdós

"El bien y el mal", por Carlos Galdós. (Ilustración: Nadia Santos)

De niño, cuando jugaba a los buenos contra los malos, siempre me ponía del lado de la justicia, porque al fin y al cabo era más que evidente que los villanos iban a terminar perdiendo. Nadie quiere ser el apestado del juego y es así como desde muy tierna edad uno interpreta la lucha entre el bien y el mal. Los cuentos, las películas, los cómics y el universo entero nos enseñan a entender el principio de probidad, razón y moral, y uno crece convencido de que así será siempre, que los malos desaparecen y los buenos perduran. Si robas, vas a la cárcel; si mientes, te crece la nariz; el flojo y el cochino recorren dos veces el camino. Lamentablemente, en el Perú sucede todo lo contrario. Aquí impera el miente y vencerás; roba, que no pasa nada; y la frase emblema que resume lo podrido que está todo: otorongo no come otorongo. 

ROUND 1: A estas alturas del partido, ya todo el país sabe que Yesenia Ponce no es la más iluminada de nuestros congresistas y la acusación que pesa sobre ella –haber pagado 10 mil soles para obtener un certificado de estudios ‘bamba’– tiene total sentido cuando uno la escucha hablar. Bueno, entonces uno piensa que será sancionada como corresponde y es ahí donde entran a tallar los buenos vs. la mala, y es en ese mismo lugar donde uno se da contra la pared. Los buenos (la Comisión de Ética ja, ja, ja del Congreso) no tuvieron mejor idea que blindarla, protegerla, amurallarla. Gracias a las dos Milagros (Salazar y Takayama) y a Juan Carlos González por esa gran lección de ética (todos de Fuerza Popular, los mismos que se escandalizaron por las mentiras de PPK). Ganan los malos. 1-0.

ROUND 2: Parece ser que estamos en la era de la mentira y ya ni siquiera nos llama la atención. La mentira es moneda corriente en el oficio político y qué diablos si esta tiene patas cortas; total, la ‘concha’ es más larga. El flamante premier, mismo Judas, negó una y otra vez su participación en el nuevo gabinete en caso ser convocado por Vizcarra. Se lo dijo a Mávila Huertas y a Milagros Leiva. Y de pronto ¡Uuups, PINOCHO! Sin embargo, basta con poner cara seria y listo, aquí no pasó nada. Así comienza esta nueva etapa: con jefe de gabinete que no dice la verdad, y normal nomás. La palabra no tiene ningún valor. Pensar que mi mamá me decía: “Pobre de ti que me mientas, te quemo la boca”. 2-0 va ganando la mentira. 

ROUND 3: La cereza en la torta es el nuevo ministro de Justicia, Salvador Heresi. Sí, el mismo, aunque usted no lo crea. Tenemos un ministro de Justicia que avala un indulto injusto. Este señor que velará por la justicia en nuestro país es amigo de Alex Kouri y Félix Moreno, los hombres más poderosos del Callao, cuyas gestiones han sido seriamente cuestionadas. Es decir, tenemos un justiciero cuya cabecita parece que no logra distinguir entre quién es bueno y quién es malo. Me olvidaba, nuestro Salvador de la justicia también es aficionado a protagonizar campañas políticas donde considera a sus electores débiles mentales, pues cree que con bailecitos y letras pegajosas van a votar por él. Hay más perlitas, pero esas ya se las dejo de tarea para que no se aburran este fin de semana. 3-0, punto para la injusticia. 

ROUND 4: Me gusta el estilo del nuevo presidente. Los primeros días se mostró cercano a la gente, fue al Hospital del Niño, después a un colegio, ha estado en Ayacucho por Semana Santa, se ha disculpado con sus vecinos de la calle Dos de Mayo, en San Isidro, por las incomodidades que está generando su presencia, todo un caballero. Pero en vez de tanto gesto y detalle, que para la foto funciona, ¿por qué mejor no se hace una de verdad y demuestra de una vez por todas que no vamos a seguir en la misma danza? A mí me habría encantado que no promulgara la ley que permite que la Contraloría no fiscalice al Congreso. Mucho bla, bla, bla pero, a la hora de la hora, rodilleras frente al Congreso. Pffffff. 4-0 siguen ganando los otorongos. 

Esta columna fue publicada el 07 de abril del 2018 en la edición impresa de la revista Somos.

Tags Relacionados:

Carlos Galdós

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada