Redacción EC

Durante años, el distrito de Máncora –y sus playas– ha sido sinónimo de desorden y bullicio. Pero alrededor de esta localidad, alejada de los bares, discotecas y restaurantes, se ha consolidado una nueva generación de negocios, con servicios y alojamientos que buscan recuperar la reputación de este balneario, como lugar de apacible descanso.

En este recorrido, realizado por Somos de la mano con el hotel Arennas Máncora, lo invitamos a descubrir los alrededor de este distrito, donde es posible disfrutar de experiencias relajantes, familiares y entretenidas: desde deportes de aventura hasta clases de cocina, siempre en medio de un entorno natural muy poco intervenido y frente a la apacible costa del Océano Pacífico.

TAGS RELACIONADOS