Módulos Temas Día

Pintores peruanos exponen su poesía al aire libre en Larco

Hasta el 22 de abril se mostrará en la Galería Abierta de esa calle miraflorina la muestra "Al pie de la letra - Ruta poética de los artistas visuales", que  reúne a reconocidos nombres como Eduardo Tokeshi, Angie Bonino, Tania Agüero, Jorge Castilla-Bambarén y más 

Una serie de intervenciones artísticas realizadas por reconocidos artistas visuales peruanos podrán verse en las vallas que integran la Galería Abierta de la avenida Larco desde el 28 de marzo para beneplácito del público en general. El plus de la muestra, no obstante, es que incluye poemas escritos por ellos mismos.

"Al pie de la letra - Ruta Poética de Artistas Visuales" congrega pues a 15 importantes nombres de la plástica peruana que, en diversas formas, han incursionado en la lírica. Ellos son:  Tania Agüero Dejo, Jorge Castilla-Bambarén, Angie Bonino, Miguel Cordero, Aldo del Valle, Jaime Domenack, Jaime Higa, Juan Javier Salazar, Miguel Lescano, Javi Nefando, Juan Osorio, Eliana Otta, Carlos Runcie Tanaka, Eduardo Tokeshi y José Tola.  

Angie Bonino, curadora de la exposición, cuenta que fue convocada por la Municipalidad de Miraflores para llevar a buen puerto esta iniciativa. "Es una de las primeras actividades multidisciplinarias que unen la literatura con el dibujo, la pintura y la fotografía. De los 15 artistas convocados, yo ya conocía a 10 que tenían escritor poemas. Me produce mucha ilusión ofrecer un espacio donde se pueda conocer este tipo de inéditas incursiones", cuenta. La muestra va hasta el 22 de abril entre las cuadras 4 y 7 de la mencionada vía miraflorina.

Lea, a continuación, cuatro poemas escritos por algunos de los artistas convocados:

La Ballena por Eduardo Tokeshi 
Una enorme ballena se tragó a mi abuelo
cerca de las playas de chilca en el año 1928.
mi abuelo fue uno de los primeros inmigrantes japoneses venido de Okinawa.
Tenia 23 años.
Muchos lo lloraron según consta en un documento, hallado en casa al lado de miles de sobres negros vacíos.
En 1983 cuando cumplí 23 años, es decir la misma edad de mi abuelo al momento de desaparecer, una ballena gigante fue varada en las costas de paracas.
Viajé unas tres horas para ver a ese enorme animal.
no es difícil encontrar una ballena varada te diré.
Aún respiraba y los curiosos eran pocos.
A eso de las seis de la tarde la ballena convulsionó y de pronto empezó a vomitar peces pequeños, algas y basura.
Mi abuelo asomó asustado por la boca de la ballena.
nos miramos sorprendidos.
él estaba desnudo
le ofrecí mi ropa
él se la puso entre apurado e intrigado
como siguiendo instrucciones secretas
mi abuelo me abrazó y emprendió camino
hacia la carretera.
segundos después
entré en la ballena
totalmente desnudo.

Desde ahí te escribo.

No Digas por Jorge Castilla-Bambarén

No digas
que tienes
un nombre una canción

solo posees
el viento de hoy
                          en la cara

y yo

tu sonrisa
mientras escribo
este poema de octubre

poema en un cafetín

en este infimo local
que solo tiene
                           dos mesas en la vereda
una la tuya
dos la mia

extraños
                           ambos
                                desconocidos.

Azar, inédita distancia

habrá necesidad de un diccionario ?
o como decirtelo todo

mientras parpadeamos
y el mundo a quedado quieto , en silencio

somos dos versos que respiran

y la vida puede pasarnos
tan cerca , tan lejos

como ahora

pasar todo a la vez de una mesa a otra
y bastaría estiremos los brazos, las manos

en este momento

mientras solo sonreímos
y sonreímos
soñando despiertos
en esta calle sin salida…

La estancia por Tania Agüero

Junto al camino me encontré
cabellos de betarraga dorados
el dulce olor del almizcle
papas atiborradas en sus
cestas.
Sobre la carretilla,
alfalfa tierna,
comino molido,
choclitos frescos.
Todo estaba en sazón.
Todos, juntitos
festejando el verano.

Un viaje sin final por Angie Bonino

He vivido tantas vidas, y no puedo abarcar
todo lo que he podido ver, experimentar, sentir,
es un viaje sin fin,
o quizás, o mejor dicho,
un viaje sin final.
Desde el nacimiento de una galaxia
hasta la muerte innecesaria en las guerras de Marte.
Puedo recordar también algunas vidas
en la Tierra, todo un mundo contenedor de mentiras,
y estoy muy cansado, tanto, tanto,
que degustaré con ansias poder quedarme quieto.
Así lograré mantenerme ingrávido, inmanente,
para mirar, por la escotilla, un océano global en Encélado
o quizás, sin pensar en nada,
observar un mar líquido de metano de Titán.

Tags Relacionados:

Pintores peruanos

Poesía

Leer comentarios ()

SubirIrMundial 2018Ir a Somos
Ir a portada