Nora Sugobono

Perroquet significa ‘loro’ en francés. Si uno es ajeno al idioma –moi, por ejemplo– conviene entonces empezar por ahí. Lo que no todo el mundo sabe, en cualquier caso, es que el restaurante debe su nombre a una manada de loros que suele posarse en las palmeras que custodian la entrada del Hotel Country casi desde su inauguración, en 1927. Esas son nueve décadas y mucha, muchísima gente por sus pasillos. De Ava Gardner a Mick Jagger, hasta Bryce Echenique, Joaquín Sabina y Hugo Chávez. Nueve décadas y muchos pisco sours y lomos saltados servidos.

Etiqueta social
En las cartas que aún se conservan del Aquarium y La Taberna –mesas emblema de la Lima de los 70 y 80, ambas ubicadas en el Country– el entrecote a la bordalesa y la langosta a la Thermidor conviven con criollísimos arroz con mariscos y papa a la huancaína. Era muy temprano para hablar de fusión en aquel entonces, pero sí de opción. Eso último continúa caracterizando a las mesas del hotel al día de hoy.

Desde hace casi dos décadas, el Perroquet reúne los platos más representativos del repertorio local con bocados e influencias de otros rincones del mundo. A los tradicionales lomo saltado (S/ 67), contundente arroz con pato a la chiclayana (S/ 69), sopa criolla (con lomo, S/ 46) o un reponedor chupe de habas (S/ 38) se unen, por ejemplo, unos ravioles de cangrejo y langostinos al brandy, en crema de azafrán y naranja (S/ 52), y una panceta horneada durante tres horas, servida con una ligerísima tarta de manzana y membrillo (S/ 69). El abanico de posibilidades por aquí sigue siendo amplio.  

Justo al lado, casi como una puerta de entrada (o de salida, elija usted) a la experiencia gastronómica en el hotel, el Bar Inglés se conserva impasible, eterno. Va un secreto-no-tan-secreto sobre su barra: el pisco sour clásico lleva 4 onzas de pisco. Ahí lo dejo. Chilcanos de pisco o guinda, capitán, old fashioned, negroni y pisco punch (todos entre S/ 33 y S/ 38) continúan siendo los reyes del bar, pero nuevas versiones acaban de entrar a la carta a manera de prueba por la temporada: no es mala idea darle un voto de confianza al Pacha Sour –con mezcal, pisco y mandarina– o al Centinela, primo hermano del capitán hecho con pisco, ron y Luxardo (licor de maraschino). Todo tiempo pasado no fue mejor, después de todo. 

El dato
Dirección: Los Eucaliptos 590, San Isidro
Horarios: Bar Inglés: Lunes a domingos de 6:30 a.m. a 12 a.m. Perroquet: Lunes a domingos de 7 a.m. a 12 a.m.
Contacto: 611-9000