La nueva app –disponible a partir de hoy, 16 de octubre– contará con mayor velocidad y notificaciones del avance de la procesión. 
(FOTO: Alonso Chero)
La nueva app –disponible a partir de hoy, 16 de octubre– contará con mayor velocidad y notificaciones del avance de la procesión. (FOTO: Alonso Chero)
Malena Newton

El hash (#) debe ser lo más parecido a una cruz de nuestro tiempo. No hace alusión a ningún calvario, pero las palabras de un hashtag –concatenadas como rezos– tienen el poder de convocar a multitudes. Esto último les quedó clarísimo a quienes asistieron al Vigésimo Sínodo Arquidiocesano Limense del 2014, un evento donde laicos y miembros del clero analizaron los retos que enfrenta la Iglesia hoy. “Ya no podíamos usar el típico cartel que se pegaba en la parroquia, teníamos que buscar otras formas de convocar a la gente a través de las nuevas tecnologías”, declara Fernando Lino, jefe de prensa del Arzobispado de Lima y secretario de relaciones públicas de la Hermandad del Señor de los Milagros.

PROCESIÓN POR DENTRO
“¡El Señor no llegó a dormir!”, se escuchaba decir
–pasadas las 11 p.m.– a los vecinos de La Victoria, cual enervados esposos. La cuadrilla que esperaba el anda al final terminó cargándola a las 6 a.m. Corrían los años 50. “No había forma de saber dónde estaba, salvo aguzando el oído”, explica el mayordomo general Manuel Orrillo.

En el 2014 consiguió que la Hermandad fuera la pionera en lanzar un aplicativo con sistema GPS, que resultó mucho más efectivo que el antiguo servicio de telefonía: desde un convento, tres operadoras respondían incansablemente a una pregunta, quizás, demasiado metafísica: ¿Dónde está el Señor?

Pero el primer día de lanzamiento, la app colapsó en menos de media hora. “El mismo cardenal Cipriani me advirtió sobre la cantidad de personas que podrían descargársela (más de 60.000)”, cuenta Lino. “Lo ha asumido muy bien. Él llegó a la procesión con su aplicativo y, cuando fallaba, me llamaba”. Este año la nueva app –disponible a partir del 16 de octubre– contará con mayor velocidad y notificaciones del avance de la procesión.

En los 90, predicadores alrededor del mundo comenzaron a ver la web como un nuevo tipo de espacio espiritual y una potente herramienta para popularizar la palabra –o los #hashtags– de Dios. Así, comenzaron a aparecer controvertidos batallones de altares virtuales, confesionarios en línea y lápidas digitales (como las iTernal de 3.000 euros). El pasado agosto, el Arzobispado de Lima lanzó el WhatsApp de Santa Rosita (934 720 733), sucedáneo del pozo de los deseos. “Me parece terrible eso”, declara Morrillo. “Muy forzado. Nosotros no vamos a usar ese tipo de cosas”. Aunque la Hermandad ya es dueña de una cuenta propia de programación, a través de la cual planea lanzar otros aplicativos.

BÁJATE ESTAS 'APPS'

  • THE POPE APP
    Puedes acceder a fotos del Papa, sus tuits y enlaces a los medios informativos del Vaticano.

  • MISSIO
    Permite llevar el Evangelio en el bolsillo, además de consultar las noticias publicadas en la web oficial del Vaticano.

  • CLICKTOPRAY
    Ofrece una oración del Papa para cada día del año, envía notificaciones a los usuarios y permite conectar a católicos de todo el mundo.