Módulos Temas Día

"Últimas noticias del sur", por Renato Cisneros

Cosas que aprendí en Buenos Aires

"Últimas noticias del sur", por Renato Cisneros

"Últimas noticias del sur", por Renato Cisneros.

Aprendí que el sol también podía aparecer en la capital argentina. Mis cinco visitas anteriores habían ocurrido durante el invierno –en una de ellas, incluso nevó después de casi un siglo–, de modo que me había acostumbrado a asociar Buenos Aires con el frío, el humo que se despide por la boca, las manos hundidas en los bolsillos, cierta melancolía de postal. Esta fue la primera vez que caminé sin abrigo por Palermo, San Telmo, Recoleta, que sentí calor y que vi la luz caer de plano sobre calles, casas y edificios. Aprendí que el sol hace con ciertas ciudades lo mismo que con ciertas personas: los ilumina, les modifica el aspecto, les mejora el humor. 

Aprendí el significado del neologismo ‘tarifazo’. En el 2016 el presidente Macri había dispuesto el aumento radical de las tarifas de gas y transporte público, servicios que durante la era Kirchner habían sido subsidiados por el Estado. La medida generó numerosas quejas y los argentinos bautizaron el paquete así, ‘tarifazo’. Hace solo unos días Macri anunció un nuevo incremento y la ciudadanía tomó las calles. Desde el taxi que me trasladaba del aeropuerto al hotel vi a cientos de bonaerenses, indignados, rabiosos, haciendo sonar sus cacerolas. Más que solo ruido, era música de protesta.

Aprendí que, pese a las limitaciones económicas, la gente no deja de leer. Por eso las librerías gozan de buena salud y por eso hay tanta expectativa alrededor de la Feria del Libro porteña, que se inauguró el jueves pasado y que se viene celebrando, tomen nota, desde 1975.  

Aprendí que para un numeroso grupo de argentinos es necesario dar la lucha por el aborto legal, seguro y gratuito. Aprendí que quienes defienden esa causa se involucran con ella a fondo, pues no solo se limitan a concretar acciones en la vía pública y a circular petitorios con la firma de cientos de celebridades, sino que desde el pasado 10 de abril activistas y ciudadanos de diversas profesionales asisten a las reuniones de la comisión parlamentaria encargada de analizar el tema. Eso es hacer política.  

Aprendí que los argentinos están, por primera vez en mucho tiempo, profundamente decepcionados del fútbol, que el torneo local les parece pobrísimo y cada día más violento, que no se han recuperado anímicamente de los seis goles que les propinó España, que quieren arrancarle la cabeza a Sampaoli y crucificar a Higuaín, que han perdido optimismo para el Mundial de Rusia y que están seriamente consternados por no haber contratado al ‘Tigre’ Gareca.  

Aprendí que Buenos Aires experimenta con los colombianos un fenómeno parecido al que Lima vive con los venezolanos, aunque en menor grado. Según la Dirección de Migraciones, hay más de 100 mil colombianos radicando en el país (un tercio de ellos de forma permanente). Se les ve en los restaurantes y las empresas conquistando a los clientes con sus maneras prolijas y su acento caribeño. El diario La Nación los ha calificado como “la nueva cara amable de Buenos Aires”.  

Aprendí a disfrutar el bife de chorizo de Las Horas, el lenguado de Bar du Marché, la sopa casera de Olivetti, los gnocchi de Las Pizarras, las pizzas de La Guitarrita, los gin tonics de Mamita, las cervezas de El Gauchito y, como ordena el manual del turista, las papas fritas de El Palacio de la Papa Frita.  

Aprendí de fobias, investigaciones médicas y atavismos familiares con tres escritores estupendos: Luciano Olivera, autor de una colección de entrañables relatos titulada Aspirinas y caramelos; Bibiana Ricciardi, una valiente sobreviviente del cáncer que se atrevió a poner esa experiencia por escrito; y Martín Sivak, cuya novela El salto de papá no hace sino seguir ganando devotos.  

Aprendí, en fin, que los argentinos nos tienen muy buena onda. No sé si por el 6-0 del Mundial 78 o por la ayuda en las Malvinas o simplemente porque sí. Claro que si nos toca enfrentarnos en los octavos de final de Rusia, estimo que ese romance exigirá una tregua. 

Esta columna fue publicada el 28 de abril del 2018 en la edición impresa de la revista Somos.

Tags Relacionados:

Renato Cisneros

Leer comentarios ()

SubirIrMundial 2018Ir a Somos
Ir a portada