Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Especiales

Usain Bolt, la entrevista: lo que sintió al conocer el Perú, su historia, los niños y el atletismo

Usain Bolt

Usain Bolt y El Comercio. El hombre más rápido de la historia posa con dos reproducciones del diario: a la izquierda, la tapa del día en que nació; a la derecha, la primera portada de El Comercio. FOTOS: Víctor Idrogo.

El hombre más rápido del mundo mira con curiosidad las ojotas de caucho que he buscado una semana en la plaza Santo Domingo del Centro de Lima. Observa el grabado blanco y negro de Guamán Poma de Ayala como si fuera un póster de extraterrestes. Lee las letras que dicen ‘chasqui’ y recuerda otra palabra que acaba de oír, hace unos minutos, en el malecón Cisneros de Miraflores: ‘chu-llo’. Usain Bolt está en Lima, poco menos de 48 horas y escucha atentamente, los ojos saltones y los brazos largos como enredaderas, una breve historia: antes comer o brindar, el Perú corría. El chasqui inca corría. Cruzaba la cordillera, iba de tambo en tambo, llevaba buenas noticias. Como él.

–Unas ojotas así, que aquí también llamamos llanques, las usaron los antiguos mensajeros del Imperio de los incas. Corrían días enteros –le digo.
–Son muy pesadas, ¿eh? Muchas gracias.

En la sala acondicionada del hotel de Miraflores donde Usain Bolt le da una entrevista a Somos, todos escuchan y regresan al colegio. Los mánagers, la gente de prensa, la seguridad. Usain Bolt, que desde los 16 años se ha puesto miles de zapatillas de todos los modelos, toma las ojotas y las carga, como si fueran un bebe.

O una joya, que es lo mismo.

Usain Bolt

Martes 2 de abril: Somos y El Comercio. FOTO: Víctor Idrogo.

LA ENTREVISTA
Se sienta Bolt para la entrevista y mientras chatea por WhatsApp se puede hacer un repaso a su notable biografía. Nació hace 32 años en la Parroquia de Trelawny, en Jamaica, donde aprendió a correr, a jugar al críquet y al fútbol. En su escuela, la William Knibb, es inspiración. Luego se educó en la prueba estrella del atletismo (los 100 metros) y llegaron los récords mundiales (en 2009 hizo 9,58 segundos) y olímpicos (en 2012 hizo 9,63 segundos). Abre una botella de agua pero no le gusta mucho. Suena un reggaetón en su celular. Se toma la breve barbita rasta que es parte de su look.

Estuve en el malecón de Miraflores, viéndote correr contra la mototaxi. ¿Te sorprendió la euforia, el cariño y que te conozcan tanto en el Perú?
Estoy feliz de estar acá. Como dije hoy, he visto el gran apoyo de las personas, de los fanáticos. No esperaba eso. Es mi primera vez aquí, realmente aprecio estar con ustedes y gracias a Puma por traerme.
Tu imagen como embajador de Puma te ha permitido tener una relación muy cercana con los niños. ¿Cómo ha sido este trabajo?
Hago bastante trabajo social. Mi fundación está orientada a ayudar a los niños. Siempre he intentado a lo largo de los años promover y ayudar a los niños en cualquier modo que pueda. Trabajo un montón en el deporte y también de muchas maneras más. Puma también me ha ayudado a equipar a los niños con chimpunes de fútbol e implementos de críquet y de track [atletismo].

¿Por qué elegiste el atletismo? ¿Es el deporte que tú aconsejarías a los niños practicar o les dirías que jueguen al fútbol?
Sí, definitivamente. Creo que el atletismo es muy amigable para los niños. Se trata de lo que quieres, de lo que amas. Ser un modelo a seguir para los niños es algo importante para mí porque yo crecí viendo a Michael Johnson: él era mi modelo a seguir y yo quería ser tan grandioso como él. Así que es un placer y un orgullo ser un modelo para ellos. Que quieran correr rápido e ir a los Juegos Olímpicos.

¿Qué más puede soñar un atleta como tú, un hombre récord?
Ahora ansío pasar de ser un atleta a ser un hombre de negocios. Estoy intentando hacer distintas cosas. Aún trabajo con mis promotores, hago labores para mi fundación de caridad, pero estoy intentando conocer otras áreas de la vida y quiero ser conocido por algo más que ser un deportista. Así que estoy intentando convertirme en un hombre de negocios.

¿Has visto los videos del niño Rudolph Ingram? Hace 13,48 segundos en 100 m y dicen que sigue tu camino.
He visto el video pero es un chico joven. Hay que darle tiempo.

¿Qué opinas cuando dicen que será tu sucesor?
Creo que todo el mundo corre rápido y todo el mundo busca la comparación y eso es un sentimiento increíble. Demuestra que la gente respeta y ama lo que he hecho a lo largo de los años y, sí, eso es algo que disfruto. Le deseo lo mejor en el futuro.

Rudolph Ingram

Rudolph Ingram ha llamado la atención por su gran velocidad a pesar de sus 7 años. Lo comparan con Usain Bolt. (Foto: Instagram @blaze_813)

Vienes a Perú para presentar las nuevas zapatillas híbridas PUMA. ¿Qué hace que estos zapatos sean especiales para los corredores? ¿Qué los hace diferentes de otros modelos?
Si te das cuenta, a lo largo de los años, la mayoría de las personas se han quejado de sus rodillas o el peso que añaden al pie, o que cuando terminan de correr están muy cansadas. Así que lo que Puma ha hecho es combinar dos tecnologías, una es la IGNITE y la otra es la NRGY Beads, para crear una mejor zapatilla. Para que sea más fácil para tus rodillas y piernas, para que te recuperes con más energía de tu carrera y tus piernas no se sientan muertas. Así que son muy cómodas, son muy buenas.

¿Coleccionas las zapatillas con las que obtuviste tus récords?
No todas, pero algunas sí.

¿Qué te habían contado del Perú?
Cuando me dijeron que iba a venir, dije: “Quiero conocerlo todo por mi propia cuenta”. Quiero hablar con las personas, interactuar con los fanáticos y conocer a todos, conocer el país. No esperaba ver a tantas personas en el camino hoy, la energía fue fantástica y me demostró el amor que me tienen. Me dieron un chullo hoy y eso es lo que me gusta aprender de un país: ‘este es un gorro que se usa mucho acá’, me dijeron. Ese es un comienzo. Seguro mañana aprenderé más sobre el país y estoy esperando probar la comida. Muchos me han dicho que es muy buena, así que esta noche voy a cenar y estoy esperando eso.

Tu nombre es muy querido aquí porque bautiza a un futbolista que, por sus registros, es el más rápido del mundo. Luis Advíncula es para nosotros Usain Bolt.
No lo sabía, me parece muy chévere. Y creo que ser rápido en el fútbol es muy importante.

BOLT: HOLA Y ADIÓS
Aunque los stickers-pastillas-para-la-moral (‘Guíame, Señor de Muruhuay’), las luces psicodélicas que parpadean y los parlantes de minicomponente adaptados al lado del piloto son más bien de factura y creatividad nacional, es difícil adjudicarle paternidad absoluta del mototaxi al Perú. Mototaxis hay en todos lados: las Virgin Limobikes de Londres, las moto avispas de París y las veloces máquinas que cruzan Iquitos, mirando el Amazonas.

Dentro de los deportes de aventura que le heredamos al mundo, hay tres que me paralizan: parapente en la Costa Verde, alpinismo en Pastoruri y chofer de mototaxi en Lima.

Uno de estos modelos escarabajo está estacionado en el Malecón de Miraflores y, como si se tratara de un Torito de Pucará o un Tumi chimú, todos quieren sacarse una foto con él: en breve va a ‘competir’ con Usain Bolt, el hombre más rápido del planeta. Usain Bolt acaba de llegar hace unos minutos al Perú, pero este martes de otoño la Costa Verde todavía deja ver el sol lila. La primera parada del ‘Rayo’ en Lima le ha recordado la importancia de tener buenas piernas: cruzó el tráfico insoportable de la avenida Faucett a las 2 de la tarde en dos camionetas que –ironía– hacían 100 metros en 10 minutos. Bolt lo habría hecho en uno.

Para demostrarlo ya tendrá tiempo: a las 5 de la tarde la firma Puma le tenía una primera prueba, la competencia con una mototaxi 2000. En los 90, el triciclo se llamaba Perú.

Bautizado ‘Bolt’ en el frontis, dos banderas de Perú a los costados y ambientada con los colores amarillo y rojo del fuego –o del ‘Rayo’–, la mototaxi descansa a metros del Faro de La Marina. También para eso llegó Bolt a Lima: esta foto que casi mil personas le toman al vehículo es una sui generis postal inclusiva. Miguel, el piloto, hombre de San Juan de Lurigancho, espera y chatea por su celular: la hazaña de competir con Bolt merece su Instagram story.

Usain Bolt

Usain Bolt y la mototaxi "Bolt": así fue la competencia. FOTO: El Comercio.

Luego ocurre lo previsto: Usain Bolt da dos trancazos y obtiene ventaja escandalosa. Es una escena de Lima freak. Ocurre –con reloj– en menos de 10 segundos. Un perro policía ladra, un hincha le muestra una pancarta que dice “You are the best” y decenas de niños atletas saben, por fin, que lo inolvidable no solo está en YouTube.

El miércoles por la noche, después de bailar la cumbia “Cariñito” en el Jockey Plaza, Usain Bolt se fue a Brasil a seguir su tour sudamericano. Y puso sus manos sobre cemento en el nuevo estadio de atletismo para los Panamericanos 2019. Nunca mejor dicho que su paso por el Perú dejó huella. //

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada