Módulos Temas Día

Venezolanos en el Perú: mucho más que ‘areperos ambulantes’

Un grupo de jóvenes venezolanos alzan la voz contra el estereotipo del ‘arepero ambulante’. Ellos vienen a buscar oportunidades, pero también a aportar y hacer patria en el lugar que los adoptó

A inicios de mayo del 2017, Marielis García Miguez, nacida en Los Llanos de Venezuela hace casi 30 años, entendió que era momento de dejar su patria. Marielis (especialista en emergencias médicas) era gerenta general de una compañía que brindaba servicios de transporte a los funcionarios de Petróleos de Venezuela y ganaba el equivalente a tres sueldos mínimos al mes (unos 90 mil bolívares en ese entonces), pero comprar una bolsa de pañales para el más pequeño de sus tres hijos llegó a costarle la tercera parte de ese salario. La maldita inflación. La joven madre, que hasta esos días se negaba a dejar su país como lo había hecho la mayoría de sus amigos, sintió que ni ella ni el resto de su familia tenían futuro. Sintió que ni siquiera Matthews, su bebé de apenas cuatro meses, tenía futuro.

Dos meses después, César Zambrano López –técnico en refrigeración nacido en el irreverente y opositor estado de Táchira– tomó la misma decisión. El 30 de julio del año pasado, el gobierno chavista realizó elecciones para elegir una Asamblea Constituyente que debía elaborar una nueva Constitución, pero a la vez reemplazar en sus funciones a la Asamblea Nacional, que era mayoritariamente opositora.
Para esa fecha, la oposición llevaba casi tres meses de protestas, se contaban cerca de 80 muertos y en el estado de Táchira no había vida social después de la cinco de la tarde: no pasaban buses, no había comercio, prácticamente nadie salía de sus casas.

“En Táchira nadie fue a votar. La gente sacó a los funcionarios de los centros de votación y les dijeron que, si no se iban, quemarían las máquinas. Yo pensé: si aprueban esta elección, me voy. Y así fue. Dijeron que en Táchira votaron 800 mil personas. Mentira... si la gente ni salió de sus casas. Ese día tomé mi decisión. Vendí mi carro y mi moto y, con los 400 dólares que junté, salí ”, cuenta César.

Unos 100 mil venezolanos se encuentran en este momento en territorio nacional, según las últimas cifras de la Superintendencia Nacional de Migraciones. Unos 100 mil hombres y mujeres que sintieron lo mismo y llegaron hasta el Perú en busca de ese futuro que hoy no tienen en su propia patria ante la grave crisis política y económica que los golpea. A muchos de ellos te los encuentras en el Jirón de la Unión vendiendo arepas o bombitas. En las playas de Lima también puedes encontrar a jóvenes venezolanas en bikini, vendiendo tizana para calmar el calor que te achicharra.

El trabajo dignifica al hombre, pero hay grupos de venezolanos que rechazan la idea de que se les asocie únicamente con ambulantes. Marielis García y César Zambrano son dos de ellos.

Después de algunos intentos fallidos y algunas ‘anécdotas’ de gente que cuestionó su capacidad debido a su nacionalidad, César consiguió trabajo estable como técnico. Hoy hace lo que le gusta hacer, lo mismo que hacía en Venezuela para ganarse la vida, y ha logrado ahorrar ya lo suficiente para traer a Lima a su esposa y a su hija de cuatro años.

“Yo creo que el perfil de nosotros los venezolanos no es el de vendedores ambulantes, como ha pasado aquí. Durante el tiempo que busqué trabajo, siempre me decían por qué no me ponía a vender arepas. Incluso ahora, que ya saben que soy un técnico garantizado, me lo dicen... Las arepas son nuestra comida nativa y es orgullo, pero es como si dijeran que un peruano migrante solo puede ser un cebichero ambulante”, comenta.

Lea la nota completa el día de mañana en la edición impresa de la revista Somos.

Tags Relacionados:

Venezuela

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada