Módulos Temas Día

"Vizcarra y su álbum ministerial", por Juan Carlos Tafur

Hasta el lunes 26, el flamante premier del nuevo gobierno de Martín Vizcarra era Allan Wagner. Luego de haber conversado con el primer mandatario, el ex canciller había aceptado y se disponía a empezar a formar su gabinete. ¿Qué pasó?

Gabinete

Diversas fuentes acreditan que ha habido conversaciones con Fuerza Popular antes del desenlace que desembocó en la renuncia de PPK y luego para establecer la lista definitiva de ministros.

[ACTUALIZACIÓN]
El excanciller Allan Wagner ha desmentido vía Twitter que haya sido llamado como Premier de este gobierno, como se consigna en la crónica que publica hoy Juan Carlos Tafur. Somos ha conversado con el periodista y él ratifica su información. Dejamos constancia de ambas versiones.

[NOTA ORIGINAL]
Vizcarra no quería llevar a cabo su primer consejo de ministros con la presencia del ex titular de Transportes, Bruno Giuffra, debido a su vinculación con el trasiego de votos congresales en contra de la vacancia de PPK a cambio de favores presupuestales. Así que el presidente aceleró su salida, designando a Edmer Trujillo, amigo suyo, como nuevo titular del sector. 

Este recambio ministerial no le cayó nada bien a Allan Wagner, a quien por ley le correspondía armar el gabinete, y prefirió comunicarse con el presidente y hacerle saber que en estos términos él prefería no aceptar el encargo que se le había hecho. Pocos días duró el acuerdo entre ambos y Wagner seguramente nunca imaginaría el derrotero que luego ha seguido Vizcarra. 

Desde que fue nombrado como presidente, Vizcarra centró su mayor preocupación en armar su nuevo gabinete ministerial. Por esa razón, cuando se le cayó la primera opción, no dudó y llamó a César Villanueva para convencerlo de aceptar ser el premier. Sabía que Villanueva podía armarle el equipo rápidamente. 

No fue fácil persuadirlo. El ex gobernador regional de San Martín adujo razones de salud y la necesidad de ser el enlace con la bancada de Alianza para el Progreso desde el Legislativo para negarse inicialmente. Al final se allanó a la invitación y de inmediato se puso a trabajar en la conformación ministerial. 

Conversaciones naranjas 
De repente es una exageración decir que hay un pacto entre el flamante gobierno de Vizcarra-Villanueva y Fuerza Popular, pero que ha habido conversaciones antes del desenlace que desembocó en la renuncia de PPK y luego para establecer la lista definitiva de ministros se ha podido acreditar con diversas fuentes no solo gubernativas, sino también de la propia bancada naranja. 

Puntualmente han sido seis los ministerios en los que Fuerza Popular pidió que se escuche su voz: MEF, Justicia, Interior, Defensa, Cancillería y Educación. 

De ellos, en el caso del MEF pesó más la sugerencia de Luis Carranza –quien se reunió con Vizcarra la semana pasada– para que sea nombrado David Tuesta, y no Elmer Cuba ni Daniel Córdova. Carranza y Vizcarra han hecho buenas migas desde que el hoy presidente se la jugó para que el gobierno de PPK respaldara la postulación de Carranza a la presidencia de la CAF. En el resto, los nombrados han gozado de la venia naranja. 

Declaraciones del congresista Miguel Torres y del propio premier Villanueva esta semana han dejado entrever esas coordinaciones. No le falta cierta razón, en ese sentido, al congresista pepekausa Juan Sheput, quien ha pedido que se ponga sobre la mesa de qué nivel de acuerdo se trata. 

En el caso particular de Justicia, Fuerza Popular le bajó el dedo a varios postulantes. La razón: no garantizaban que se asegurase la libertad de Alberto Fujimori. Salvador Heresi es allegado al fujimorismo y obtuvo su beneplácito para enfrentar la eventualidad de un fallo adverso de la CIDH respecto del indulto. 

Nunca estuvo en verdad Jorge del Castillo en el bolo para el premierato, pero, por si las moscas, el fujimorismo le hizo saber a Vizcarra que no tenía su aprobación. 

Las coordinaciones con el fujimorismo no han involucrado al presidente Vizcarra y Keiko Fujimori, como en algunos medios se ha especulado. Estas se hicieron a nivel congresal y participaron, por el lado del Gobierno, César Villanueva, y por el lado del fujimorismo, los parlamentarios Úrsula Letona y Héctor Becerril. 

El presidente Vizcarra delegó la tarea de armar el gabinete en Villanueva, pero hizo sentir su presencia en tres carteras: Vivienda, Transportes y Agricultura, de especial querencia presidencial. 

A la izquierda se le ha concedido el Midis, Trabajo y Ambiente, pero una fuente confiable del Frente Amplio nos asegura que si bien existe una gran cercanía y amistad con Liliana La Rosa, flamante titular en el Midis, si alguna coordinación ha habido, puede haber sido a nivel personal con Marco Arana, pero no de modo institucional. Es más, como han señalado en conferencia de prensa este jueves, han ratificado su talante opositor. “Nos vemos en la necesidad de desmarcarnos del Gobierno”, nos señaló un vocero frenteamplista. 

Córdova jugó un papel muy activo en el cabildeo para conseguir los votos que vacaran a PPK e hizo, en ese trance, muy buenas migas con Alianza para el Progreso. Se le considera, en esa medida, parte de la cuota acuñista en el nuevo gabinete. 

Hubo también personas que fueron invitadas y no aceptaron. Por ejemplo, Janice Senfield fue propuesta para Salud y desestimó la invitación. Lo mismo José Manuel Hernández para Agricultura, quien es amigo personal del presidente. 

En Palacio no se esperaban algunas denuncias periodísticas, como la que vincula al premier Villanueva con Jorge Barata, de Odebrecht, o la participación del ministro de Defensa en el acta de sujeción a Montesinos (o su presencia en uno de sus onomásticos), pero ha decidido respaldar a sus ministros y mantener una línea unificada. 

Lee el análisis completo de Juan Carlos Tafur este sábado en la edición impresa de la revista Somos

Leer comentarios ()

SubirIrMundial 2018Ir a Somos
Ir a portada