Redacción EC

presentó la nueva generación de desarrollado con Volvo, que es el primero de producción “capaz de conducirse totalmente por sí mismo”.

El modelo XC90 cuenta con sistemas de dirección y frenado con protección redundante diseñados para que los controle un ordenador, aunque este auto seguirá teniendo volante y pedales de aceleración y frenado.



Ambas empresas trabajan en la investigación de la conducción autónoma desde setiembre de 2016, y este nuevo software ha llegado con mejoras suficientes para que una computadora sea la única responsable de la movilidad.

Eric Meyhofer, CEO de Uber Advanced Technologies Group, sostuvo que haber trabajado con Volvo “fue clave para construir una flota segura, escalable y autónoma”.

El propósito de Uber es que la tecnología 100% autónoma les permita ofrecer el uso compartido de autos sin conductor. Su plan inicial es brindar un servicio de robotaxis que harán uso del nuevo vehículo.

Cabe destacar que estos carros funcionarán solo en las áreas autorizadas, principalmente en carreteras y luego en entornos urbanos.

En tanto, Volvo señala que usarán este sistema como base para su tecnología autónoma, la cual estará presente en los vehículos que se presentarán a inicios de 2020. "Volvo Cars cree que la conducción autónoma puede generar importantes beneficios de seguridad vial para la sociedad en general cuando todos los autos son autónomos", afirmaron.