El mayor riesgo no es que un extraño use tu Wi Fi, sino que pueda usarlo para acceder a la información que guardas en tus equipos. (Foto: agencias)
El mayor riesgo no es que un extraño use tu Wi Fi, sino que pueda usarlo para acceder a la información que guardas en tus equipos. (Foto: agencias)
Redacción EC

Investigadores belgas alertaron sobre una falla que vulneraba el sistema de seguridad de las redes . El Equipo de Respuesta para Emergencias Informáticas de los Estados Unidos (US Cert) hizo publicó el estudio, alarmando no solo a grandes compañías sino también al público en general.

Y es que el protocolo de internet WPA2, que usan los puertos Wi Fi actuales, es el más utilizado en todo el mundo. Por este navegan millones de usuarios y hasta hace poco se creía inquebrantable, sin embargo el descubrimiento hizo notar una debilidad.

¿Quiénes peligran?
Aquí, lo importante es aclarar que se no trata de un ransomware como WannaCry, que a inicios de año infectó y capturo la base de datos de cientos de compañías de diferentes países, sino de una vulnerabilidad propia de los sistemas Wi Fi conocida como KRACK (por sus siglas en inglés), que permite que cualquier atacante o hacker pueda acceder a la información que guardan los equipos conectados a la red.

Por ese motivo, todo dispositivo que acceda a un puerto Wi Fi podría ser afectado, sean PC, laptops o celulares.

¿Cómo podría afectarnos KRACK?
La debilidad en el protocolo WPA2 permite que el atacante, una vez dentro de la red Wi Fi, pueda acceder y robar cualquier información que antes se suponía que estaba cifrada de forma segura. Así, datos confidenciales como números de tarjetas de crédito, contraseñas, mensajes de chat, correos electrónicos, fotos e información sensible para empresas y organismos de Gobierno quedan desprotegidas.

Peor aún, el ladrón informático también podría inyectar programas maliciosos en los equipos de sus víctimas desde páginas webs a las que ellas accedan, para luego cobrar por su rescate.

Aunque la vulnerabilidad existe en diversas plataformas, sistemas operativos como Windows o iOS están menos afectados por ella.
Aunque la vulnerabilidad existe en diversas plataformas, sistemas operativos como Windows o iOS están menos afectados por ella.

¿Cómo protegerse?
Entre las principales medidas que pueden tomar los usuarios para prevenir, detectar y mitigar parcialmente esta vulnerabilidad destacan:

1. El problema puede ser corregido con un parche desde el equipo, por ellos, es importante estar al tanto de las actualizaciones que irán lanzando los fabricantes de equipos y desarrolladores de sistemas operativos.

2. No migrar a protocoles anteriores como WPA1 o WEP, ya que son más fáciles de quebrantar.

3. Hasta no tener los parches y actualizaciones es preferible utilizar conexiones cableadas y redes celulares (datos).

4. En la medida de lo posible evitar redes públicas de Wi Fi y si no se puede, sólo ingresar a páginas web seguras (con HTTPS) hasta que los parches estén disponibles.

5. Crear copias de seguridad periódicas de todos los datos importantes.

6. Finalmente, mantener el sistema actualizado con los últimos parches de seguridad, tanto en caso de los sistemas operativos como para los softwares instalados.

El Dato
Por su parte, Microsoft anunció que el problema ya está arreglado en las versiones soportadas actualmente de Windows (Windows 7 y posteriores, incluyendo Windows 10).

En cuanto a Android, Google va a tardar más tiempo en empezar a ofrecer el parche. Los celulares Android y otros sistemas operativos basados en Linux son los más son más vulnerables, no obstante, Google no va a corregir el fallo hasta el 6 de noviembre cuando se publique el parche de seguridad mensual de noviembre.

Más noticias de Tecnología en...