¿Por qué EE.UU se enfurece por el derecho al olvido en Google?
¿Por qué EE.UU se enfurece por el derecho al olvido en Google?
Redacción EC

California. (AP).  Las acciones en Europa para controlar a Google —como la orden emitida este mes por un tribunal con el fin de que permita a particulares decidir sobre el — podría equivaler en el centro de gobierno de Europa a un revés para los usuarios.

Sin embargo, al otro lado del Atlántico, en Estados Unidos, la propuesta de que los usuarios puedan tener capacidad para editar los resultados de sus búsquedas en nombre de la privacidad ha suscitado críticas al tiempo que se le considera una idea que espanta y de difícil aplicación en el mejor de los casos, y un atentado contra la , en el peor.

"Los estadounidenses encontrarán que sus búsquedas están censuradas debido a las sensibilidades puritanas europeas", dijo Stewart Baker, exsecretario adjunto de Política en el Departamento de Seguridad Nacional. "Nosotros seremos los grandes perdedores. Los grandes ganadores serán los ministros franceses que desean tener el derecho a que se olviden a sus últimas amantes", agregó.

EL CASO EMBLEMÁTICO

Google, con sede en Mountain View, California, afirma que todavía intenta resolver cómo cumplir la , según la cual la empresa debe responder a las quejas sobre la información privada que aparezca en las búsquedas.

Google debe decidir entonces si el derecho de los usuarios a poder encontrar la información pesa más que el derecho de particulares a controlarla, con la preferencia otorgada a los particulares. El fallo aplica a todos los motores de búsqueda que funcionen en la Unión Europea. Pero en la práctica, la decisión afecta a Google, dado que 90% de todas las búsquedas en línea se efectúan con el motor de esa empresa en el continente.

"El fallo tiene implicaciones relevantes para la manera como manejamos las solicitudes de baja de información", dijo el portavoz de Google, Al Verney.

Google podría automatizar parcialmente el proceso, como lo hace en casos de queja de violación de derechos de propiedad intelectual, pero al final un particular podrá decidir el momento de la demonización de los resultados de la búsqueda en internet.