Elon Musk, fundador de tesla y SpaceX. (Foto: Facebook)
Elon Musk, fundador de tesla y SpaceX. (Foto: Facebook)
Redacción EC

Un centenar de altos ejecutivos de empresas de robótica o especializadas en (AI) de 26 países, entre ellos el millonario , escribieron una carta abierta a las Naciones Unidas para advertir sobre los peligros de las armas autónomas, bautizadas "robots asesinos".

El escrito fue anunciado en Melbourne, Australia, en la Conferencia Conjunta Internacional sobre Inteligencia Artificial (IJCAI), que atrae a muchos de los mejores investigadores de inteligencia artificial del mundo

"Las armas letales autónomas amenazan con convertirse en la tercera revolución de la guerra. Una vez desarrolladas, permitirán que los conflictos armados se liberen a una escala jamás vista antes y a velocidades difíciles de concebir por los humanos", se puede leer en la carta enviada a la Convención sobre Armas de las Naciones Unidas.

El pasado diciembre, 123 países miembros de la ONU habían acordado avanzar con discusiones formales sobre armas autónomas, con 19 miembros pidiendo una prohibición absoluta. Sin embargo, la próxima etapa de las discusiones se pospuso debido a que un pequeño número de naciones no habían pagado sus honorarios.

La carta fue organizada y anunciada por Toby Walsh, un destacado investigador de la AI en la Universidad de Nueva Gales del Sur en Sydney, Australia. En un correo electrónico, señaló que "tristemente, la ONU no comenzó hoy sus deliberaciones formales alrededor de armas autónomas letales", explican en Future of Life, organización sin fines de lucro con sede en Estados Unidos que se dedica a advertir sobre los posibles estragos de las tecnologías.

Entre los firmantes figuran Elon Musk, presidente de Tesla y de SpaceX, y Mustafa Suleyman, de la compañía británica DeepMind, detentada por Google y especializada en inteligencia artificial.

"Estas son armas de terror, armas que los déspotas y los terroristas usan contra poblaciones inocentes, y armas que hackeadas podrían usarse de manera indeseable. No tenemos mucho tiempo para actuar. Una vez que esta caja de Pandora se abra, será difícil de cerrar.", afirman en la carta.

(AFP)