Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Más en Actualidad

Kickstarter: ¿cuáles son los riesgos al financiar un proyecto?

Desde retrasos en entregas hasta el cierre de empresas sin la devolución del dinero aportado son algunos de los problemas

Este mes, el sitio de financiamiento colectivo Kickstarter anunció que logró superar los dos mil millones de dólares recaudados para proyectos de todo tipo.

El financiamiento colectivo funciona así: un creador sube un proyecto y fija una meta de recaudación, buscando que usuarios de Internet se interesen en él y donen dinero. Si se supera la meta, se recibe el monto; pero si no, no hay pago. Pero este proceso no deja contentos a todos.

Esta semana, la compañía responsable del dron Zano, el proyecto más exitoso de Kickstarter surgido de Europa (recaudó cerca de 3,6 millones de dólares), anunciaron que cancelaban la iniciativa y cerraban la compañía debido a las complicaciones en el proceso fabricación del dispositivo.

Según reportes de octubre, se entregaron más de 600 equipos. El problema es que la compañía había vendido 15.363 unidades a más de 12 mil personas a través del sitio. Y los que fueron entregaron tenían bastantes problemas, con mala calidad de imagen y poca autonomía de batería.

¿Y qué pueden hacer los usuarios? Las normas de uso de Kickstarter no obligan a la compañía a devolver el dinero a quienes compraron el equipo. Su única opción es iniciar acciones legales.

"Después de haber explorado todas las opciones conocidas por nosotros, y después de buscar consejo profesional, hemos tomado la difícil decisión de perseguir una liquidación voluntaria de bienes", explicaron los creadores.

"Estamos muy decepcionados con el resultado del proyecto Zano, y nos gustaría aprovechar esta oportunidad para agradecer a todos los que nos han apoyado durante este período difícil, especialmente a nuestros empleados leales, cuyo compromiso ha superado todas las expectativas", agregaron.

Cuando no llegan los productos

Otro problema común de Kickstarter son las demoras. Una de las más importantes es la que hoy viven los "backers" de Coolest, una "hielera inteligente" lanzada el año pasado en el sitio y que hasta el día de hoy es el segundo proyecto que más dinero ha recaudado en la plataforma a nivel mundial, con más de 13 millones de dólares.

La hielera, que incluye un parlante Bluetooth, platos y hasta una licuadora, debía ser entregada a sus clientes en febrero. Luego fue retrasada hasta julio y ahora se anunció que llegará recién en abril de 2016. Además, mientras los usuarios esperan sus unidades, la compañía empezó a vender el producto en Amazon.

El problema es que situaciones como la de Zano, que más allá de cualquier demora simplemente no va a llegar, tampoco son aisladas. Otro caso conocido es el de NudeAudio, una empresa inglesa que vendió un parlante Bluetooth en Kickstarter y que un año después todavía tiene entregas pendientes. Meses más tarde, y con usuarios todavía reclamando en la página del proyecto, sus creadores vendieron la compañía y hoy sus clientes ya no reciben respuesta.

Sin prototipo

(Foto: Kickstarter)

En octubre Kickstarter suspendió la campaña para recoger fondos para Razor, una máquina de afeitar láser que no usa cuchillas. Este invento ya había recaudado 4 millones de dólares en el sitio. De acuerdo a la página, se eliminó esta iniciativa debido a que no existía un prototipo funcional del producto.

Las 20.631 personas que realizaron aportaciones al proyecto recibieron un correo electrónico informándoles que la campaña se había suspendido porque la máquina Laser Razor violaba las reglas de Kickstarter que requieren que existan "prototipos funcionales" de los productos físicos que se ofrecen como regalo a los que financian un determinado proyecto.

Fuente: Emol/EFE/Fayerwayer.com

Tags Relacionados:

Kickstarter

tecnología

inventos

Zano

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ
Ir a portada