Según la GSMA, la asociación de las operadoras de celulares y la organizadora del en Barcelona, hacia el 2025 habrá unas 1.100 millones de conexiones de móviles a través de la plataforma 5G en el mundo (aún estamos en la era del 4G). Estas cifras codiciadas impulsan en el presente una competencia brutal entre las distintas compañías, cada vez más ambiciosas y expansivas. Por eso dar una vuelta en el MWC 2017 -que cobija las mejores caras de estas empresas- puede ser una experiencia abrumadora.

Algunas cifras para dar cuenta del impacto de un evento que culminará el 2 de marzo: habrá más de 2.200 expositores, 100.000 visitantes y unos beneficios superiores a los 480 millones de dólares para la ciudad.

Hay una suerte de contraste entre la agitación sin fin de la competitividad y la seducción zen en la apariencia de los participantes del MWC 2017. Es evidente la continuidad -y acaso el saqueo- de la premisa del inevitable Steve Jobs: el diseño lo es todo, sea para hacerle la vida más fácil a las personas, para generar empatía humana o para tocar fibras sensitivas que abren puertas hacia nuevas percepciones y experiencias.

Entre estas visiones, algunas tendencias destacan claramente: la desmaterialización, la realidad aumentada y el internet de las cosas.

En este marco, Sony presentó Xperia Touch, un proyector capaz de convertir cualquier superficie en pantalla táctil; Samsung potenció sus gafas de realidad virtual; y las empresas relacionadas con los autos -de Telefónica a Bosch- buscan que el carro del futuro esté conectado a todo, con la posibilidad de conducción a control remoto incluida.

La idea es que la realidad virtual y el internet de las cosas no solo entretengan o simplifiquen procesos, pues estas también apuntan hacia aplicaciones concretas en campos como la medicina (emplear la realidad virtual para visualizar algunas zonas recónditas del cuerpo durante una cirugía, por ejemplo) o las tareas de rescate durante un desastre natural.

Hay un ausente notable, sin embargo: se trata de Apple, que nunca se ha presentado en el MWC a lo largo de sus 22 ediciones.

Pero ello no mella el impacto del MWC, que hace rato es mucho más que una vitrina de productos y ha hecho que las reflexiones sobre el porvenir de la tecnología sea parte de sus atractivos. En las ideas está el futuro.

LEE TAMBIÉN...

: va con todo en gama media con los nuevos vía — Tecno y Ciencia EC (@tecnoycienciaEC)

TAGS RELACIONADOS