Redacción EC

Este mes se conmemora el centenario del médico estadounidense Jonas Edward Salk, quien descubrió y desarrolló la primera vacuna para terminar con las miles de muertes causadas por la poliomielitis. Fue en 1952, cuando Salk dio al mundo el arma médica más efectiva para luchar contra esta temida enfermedad. Gracias a ella miles de personas continuaron con vida y otras evitaron la infección.

Así como hoy en día el ébola cobra la vida de más de 4 mil personas alrededor del mundo, la poliomielitis también causó en décadas pasadas una similar catástrofe sanitaria.

Con dolor y sin respuesta alguna, miles de personas lucharon día a día por su vida. La siniestra enfermedad afectaba al sistema nervioso central, provocando parálisis aguda de una o varias extremidades; traía como consecuencia la discapacidad física permanente o incluso la muerte.

Lee el post completo en el blog Huellas Digitales.