Redacción EC

Cuando la mayoría de los chicos de su edad están fuera jugando juegos de video, Edwards se queda hasta tarde después de la escuela para trabajar en un panel de control para un reactor de fusión nuclear.  Él acaba de llegar a su meta, se ha convertido en el “fusioneer” más joven de la historia, superando por poco al anterior poseedor del récord, que lo logró a los 14 años.

El año pasado, Edward hizo una presentación solicitando fondos para , y su escuela, Penwortham Priory Academia, le otorgó un presupuesto de 3.350 mil dólares para hacer pasar el proyecto.

Para la construcción de un reactor de fusión nuclear, Edwards necesitó de una cámara de vacío, alambre de tungsteno, una barra de aluminio, válvulas, entre otros suministros. Uno de los mayores desafíos del joven fue localizar y sellar las fugas en la cámara de vacío. También tuvo que asistir a un curso de seguridad de radiación antes de poner el reactor en funcionamiento.

El objetivo final del proyecto fue aplastar dos átomos de hidrógeno para crear helio a través de la fusión nuclear. . Un emocionado Jamie no podía creer que lo había logrado. Todo un prodigio.