(Foto: AP)
(Foto: AP)
Redacción EC

Unos 2.200 millones de personas en todo el mundo sufren sobrepeso u obesidad, revela un estudio publicado en la revista especializada "The New England Journal of Medicine".

La investigación, realizada por el Instituto para la Métrica y Evaluación de la Salud (IHME, por sus siglas en inglés) de la Universidad de Washington en Seattle (EE.UU.), se centró en el análisis de 195 países y territorios entre 1980 y 2015.

Los más de 2.300 colaboradores en 133 países se basaron en los datos del Global Burden of Disease (GBD), una colaboración internacional que evalúa sistemáticamente la salud y sus factores de riesgo de 188 países.

Según estos datos, alrededor de 2.200 millones de personas -lo que supone un 30% de la población- padecían en el 2015 de obesidad.

De esta cantidad, 107,7 millones de niños y 603,7 millones de adultos tenían un índice de masa corporal en el umbral de la obesidad (IMC).

De acuerdo con la definición del estudio, un IMC -que asocia el peso con la altura del individuo- superior a 30 equivale a obesidad, mientras que entre 25 y 30 corresponde a sobrepeso.

Desde 1980, el número de personas obesas ha aumentado más del doble en 73 países. Cabe resaltar que en algunos naciones el ritmo de obesidad en niños supera al de los adultos.

Estados Unidos fue, con casi el 13 % de sus habitantes, el país con el mayor nivel de obesidad de entre los 20 más poblados.

Egipto tuvo el mayor porcentaje de adultos obesos, con un 35 % de su población; seguido por EE.UU., con 79,4 millones de personas; y de China, con 57,3 millones.

Por su parte, 15,3 millones de niños chinos y 14,4 millones de niños de India fueron los menores que más padecieron esta enfermedad crónica.

En el otro lado del espectro, se encontraron Bangladesh y Vietnam, con un 1 % de obesidad entre sus habitantes.

"El exceso de peso es uno de los problemas de salud pública más difíciles de nuestro tiempo. Afecta a casi una de cada tres personas en el mundo", aseguró Ashkan Afshin, uno de los autores del estudio y profesor de la Universidad de Washington.
 
Según el informe, el 40 % de las muertes en el 2015 relacionadas con el exceso de peso corporal correspondieron a personas que, con su índice de masa corporal, padecían sobrepeso, pero no llegaron a ser considerados obesos.

"Los que aumentan de peso lo hacen a riesgo propio de enfermedad cardiovascular, diabetes, cáncer y otras condiciones que amenazan la vida", alertó Christopher Murray, otro de los autores del estudio y profesor de la Universidad de Washington.

"Las resoluciones de año nuevo para perder peso -añadió Murray- deben convertirse en compromisos durante todo el año para perder peso y evitar el aumento en el futuro".

Fuente: EFE

TAGS RELACIONADOS