(Imágen referencial: NASA)
(Imágen referencial: NASA)
Redacción EC

Un equipo de científicos ha descubierto que el enorme agujero negro del centro de nuestra galaxia está devorando una cantidad inusual de gas y polvo interestelar, por razones que no se han logrado determinar.

Un sobre el estudio, dirigido por el Grupo del Centro Galáctico de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), se publica ahora en la revista científica ‘Astrophysical Journal Letters’.

El descubrimiento se basa en observaciones del agujero negro que existe en el centro de La Vía Láctea y que recibe el nombre de Sagitario A * o Sgr A *.

Los científicos notaron que, durante cuatro noches en abril y mayo, el brillo que rodea a dicho cuerpo celeste aumentó como nunca antes lo había hecho en los 24 años que se viene estudiando.

"Nunca hemos visto algo así en los 24 años que hemos estudiado el agujero negro supermasivo", dijo Andrea Ghez, profesora de física y astronomía de la UCLA y coautora principal de la investigación. "Por lo general, es un agujero negro bastante silencioso y con poco apetito. No sabemos qué está impulsando este gran banquete", añadió.

En general, el brillo que observan los científicos al estudiar un agujero negro es causado por la radiación del gas y el polvo que cae en el interior de este. Sin embargo, no pueden explicarse qué es lo que ha origino que la luminosidad de  Sagitario A * se duplicara su luminosidad hasta en cuatro ocasiones.

Los hallazgos los han llevado a preguntarse si se trató de un evento singular extraordinario o es precursor de una actividad signicativamente mayor.

"La gran pregunta es si el agujero negro está entrando en una nueva fase, por ejemplo, si la espita se ha abierto y la tasa de gas que cae por el 'drenaje' del agujero negro ha aumentado durante un período prolongado, o si acabamos de ver los fuegos artificiales de unas pocas gotas inusuales de gas cayendo", dijo en un comunicado Mark Morris, profesor de física y astronomía de la UCLA y coautor principal del artículo.

Actualmente se manejan dos hipótesis de lo que pudo pasar. La primer estima que, cuando una estrella llamada S0-2 hizo su aproximación más cercana al agujero negro durante el verano de 2018, lanzó una gran cantidad de gas que llegó al agujero negro este año.

La segunda posibilidad implica un objeto extraño conocido como G2, que probablemente sea un par de estrellas binarias, que se acercó más al agujero negro en 2014. Es posible que el agujero negro podría haberse despojado de la capa externa de G2, dijo Ghez, lo que podría ayudar a explicar el aumento del brillo justo afuera del agujero negro.

Síguenos en Twitter...