Ambopteryx longibrachium. (Foto: Min Wang, Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados, Academia China de las Ciencias)
Ambopteryx longibrachium. (Foto: Min Wang, Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados, Academia China de las Ciencias)
Redacción EC

El hallazgo de un fósil en China sugiere que los emparentados con las aves experimentaron con formas muy diferentes de vuelo en sus orígenes. El resultado del descubrimiento fue publicado en la revista .

El espécimen encontrado, que vivió hace 163 millones de años, perteneció al Ambopteryx longibrachium, un curioso dinosaurio que pesaba apenas 360 gramos y tenía la apariencia de un pollo con amplias alas membranosas, como la de los murciélago.


“Se trata de un dinosaurio arbóreo. Encontramos un elemento óseo en su vientre que probablemente sea contenido estomacal no digerido. Además, hay piedras de molleja. Combinando estas evidencias y la morfología dental, interpretamos que era omnívoro”, explicó al diario ABC de España Min Wang, autor principal del estudio. “Pensamos que podía planear, pero es improbable que aleteara”, añade.

Los investigadores consideran que los cambios en la estructura de las alas evolucionaron cerca de la división entre los escansoriopterígidos y los linajes de las aves, ya que los dos experimentaron diferentes caminos para llegar al vuelo.

Fósil del nuevo dinosaurio con alas de murciélago. (Foto: Ming Wang)
Fósil del nuevo dinosaurio con alas de murciélago. (Foto: Ming Wang)

Además, creen que estas alas membranosas y las extremidades anteriores alargadas presentes en estas criaturas probablemente supusieron una breve experimentación que ocurrió antes del predominio posterior de las alas emplumadas.

Por ello, el hallazgo muestra que durante la transición de dinosaurios a aves, estos experimentaron una diversidad estructuras de alas.

Síguenos en Twitter...