Te voy a ser muy sincero: cuando recibí este equipo -ya hace algunos meses atrás- para hacer este análisis, lo primero que pensé fue “otro teléfono más”. Gran sorpresa fue la mía cuando empecé a descubrir lo que poco a poco me fue ofreciendo el ZTE Blade V Smart. Pero no hay que confundirnos. No es que se trate de un smartphone extraordinario. Es un equipo que rinde más (y mejor) de lo que podrías imaginarte.

Sí, ya sé. Me dirás “pero parece una copia chiquita de un iPhone”, “es todo de plástico”, y cualquier otra cosa más. Pero, aun así, para muchos usuarios podría convertirse en una grata caja de sorpresas. En las siguientes líneas compartiré contigo mi experiencia y, al final, podrás decidir si lo colocas entre tus opciones.

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

Pero, como ya es más que una costumbre en este tipo de reseñas, empezaremos revisando las características principales de este ZTE Blade V Smart.

  • DIMENSIONES 162,9 mm x 76,6 mm x 9 mm
  • PESO 190 gramos
  • PANTALLA 6,49 pulgadas, IPS 720 x 1560, ratio 19,5:9
  • SISTEMA OPERATIVO Android 9
  • PROCESADOR Mediatek MT6771 Helio P60, ocho núcleos a 2Ghz
  • RAM 4GB
  • ALMACENAMIENTO 128 GB expandible vía microSD
  • CÁMARAS TRASERAS Principal, 16MP; Gran angular, 8MP; Profundidad, 2MP.
  • CÁMARA FRONTAL 8MP
  • RADIO FM
  • BATERÍA 5.000 mAh, con carga rápida de 18W.
  • OTROS Sensor de huella, conectividad USB-C.

DISEÑO

Aquí es donde varios pueden tener sentimientos encontrados. Por un lado, te puede parecer una copia de un iPhone, pero en tamaño más pequeño. Y sí, a primera vista tiene un aire. Incluso, si le das la vuelta y ver el módulo de cámaras en la parte posterior, hace que ese aire se convierta en un ventarrón.

El ZTE Blade V Smart es bastante llamativo, pese a que los materiales que usa no son los más finos.  (Fotos: Bruno Ortiz B.)
El ZTE Blade V Smart es bastante llamativo, pese a que los materiales que usa no son los más finos. (Fotos: Bruno Ortiz B.)

Pero después empiezas a mirar con más detenimiento al equipo y te das cuenta que la cubierta trasera brillante, de tan buen ver, con un degradado que va de negro hacia el rojo que se hace bastante elegante es realmente de plástico. En realidad, ni te importa. Se ve tan chévere, que el material termina siendo lo de menos. Pero ahí viene una contradicción del mismo ZTE: en la caja te incluye una carcasa de silicona (cosa que siempre aplaudiré, para que no empieces desde cero en la protección de tu equipo). Sin embargo, esta es de un color oscuro y apariencia rugosa, que termina ocultando por completo lo que puede significar uno de los atractivos del equipo.

MIRA: La galería completa de videos y fotos del ZTE Blade V Smart

En la parte frontal la pantalla muestra la cámara dentro de un notch tipo gota, con bordes no tan delgados… todo como parte de un diseño que ya hemos visto en otros dispositivos. A la izquierda está la bandeja de la SIM y la micro SD; a la derecha los controles de volumen y el botón de encendido y apagado, que tiene un color que suma mucho al diseño; arriba el jack 3,5 mm para auriculares; y abajo el conector USB-C y el altavoz.

En la parte trasera, ya adelantamos que los acabados traseros son bastante llamativos. En la zona central tenemos el sensor de huellas y en la esquina superior izquierda está el módulo de cámaras, más chiquito, pero muy similar al iPhone (disculpen que lo repita varias veces, pero es que se parece).

DESEMPEÑO GENERAL

Empecemos por la pantalla. Vamos por los aspectos en contra: no es la mejor de su gama, muestra colores que no son tan vivos (como si tuvieran un filtro constante). Sin embargo, eso no quiere decir que sea mala. La pantalla que va bien: permite ver contenidos hasta en 720p (HD) sin problemas, bajo el sol responde sin problemas. Además, recordemos que es una pantalla con IPS, eso quiere decir que ofrece buenos ángulos de visión. En suma, es una pantalla que se defiende y que puede atender las necesidades de aquellos usuarios cuya exigencia principal no sea tener la mejor pantalla.

Usa un procesador Mediatek Helio P60. Hay quienes se preocupan por escuchar ese nombre, pero en este caso no significa que sea un problema serio. No es el más rápido ni el de mejor rendimiento. Está acompañado de una memoria de 4GB de RAM. Sin embargo, no se da abasto para ciertas tareas. Ese es uno de los puntos en contra. Con juegos demasiado exigentes puedes encontrar algunos lags. Con otros juegos, como Pokemón Go, no hay ningún problema. En cuanto a conectividad (tanto para llamadas telefónicas como para la conexión 4G) no hubo ningún inconveniente.

En cuanto a los temas de seguridad, el sensor de huellas no es tan rápido como en equipos de gamas superiores, pero es bastante preciso. No hay desbloqueo facial, pero con la eficiencia del sensor lo deja en el olvido.

El ZTE Blade V Smart viene con 128 GB de almacenamiento interno con la posibilidad de expandirlo hasta 256 GB, mediante microSD.

CÁMARAS

En el apartado de las cámaras es en donde te puedes llevar una sorpresa. En el papel, el trío principal de sensores (16MP, 8MP, 2MP) podría no ser una novedad. Pero en la práctica se porta mucho mejor de lo esperado. Incluye un gran angular, que está de moda, y que ofrece resultados bastante interesantes.

Cuando hay buena iluminación, las cámaras del ZTE Blade V Smart responden bastante bien. (Foto: Bruno Ortiz B.)
Cuando hay buena iluminación, las cámaras del ZTE Blade V Smart responden bastante bien. (Foto: Bruno Ortiz B.)

Su sensor de profundidad también permite fotos desenfocadas de resultados más que correctas. Es interesante que en el modo video llegue hasta 1080p de resolución, pero solo en el lente principal. No cuenta con estabilizador.

En la cámara frontal, los resultados también son interesantes en fotografía cuando la iluminación acompaña. Algo que a mí no me gustó es que automáticamente suaviza las imágenes.

Cuando hay poca luz, el ZTE Blade V Smart trata de hacer su mejor trabajo. Puede ofrecer buenos resultados... o no. (Foto: Bruno Ortiz B.)
Cuando hay poca luz, el ZTE Blade V Smart trata de hacer su mejor trabajo. Puede ofrecer buenos resultados... o no. (Foto: Bruno Ortiz B.)

También sufre bastante cuando falta y cuando hay demasiada luz: cuando hay poca las imágenes se llenan de ruido; cuando está en contraluz quema demasiado a blanco el fondo. En el video tampoco tiene estabilización.

MIRA: La galería completa de videos y fotos del ZTE Blade V Smart

BATERÍA

El ZTE Blade V Smart trae una batería de 5.000 mAh que, una vez más, en el papel impresiona. En la práctica, a mí no me decepcionó. Me ha dado una autonomía de hasta casi dos días seguidos, de uso intenso. En promedio, rindió unas seis o siete horas de pantalla.

El equipo cuenta con un adaptador de pared con tecnología de carga rápida de 18W. Sin embargo, lo mejor en este caso es siempre dejarlo cargarlo durante las noches.

CONCLUSIÓN

El ZTE Blade V Smart es un smartphone bastante interesante, que tiene un rendimiento interesante y que luce bastante bien. ¿A qué tipo de usuarios está dirigido? A aquellos que necesitan un equipo que les acompañe toda la jornada, que les permita usar redes sociales sin problemas y con cámaras bastante eficientes.

VIDEO RECOMENDADO

El boom del podcast: cada vez más populares 22/06/2020

TE PUEDE INTERESAR

Síguenos en Twitter...