Esta araña no comparte su pareja con nadie más
Esta araña no comparte su pareja con nadie más

Una hermosa europea, conocida como Larinia jeskovi, cuelga de su tela. Por fin alcanzó la madurez sexual y espera nerviosa la llegada de su galán —están en época de apareamiento.

El macho de este tipo de  la divisa. Se acerca con mucha precaución. Sabe que muchas de sus parientes suelen comerse a sus parejas

La hembra no pone resistencia a pesar de ser la primera —y tal vez la última— vez que lo vea. Deja que su pareja se acomode sobre su vientre; y, lo que pensó que sería el momento más feliz y excitante de su vida, termina de manera abrupta y dolorosa. El sexo no duró ni seis segundos. Es más, cuando todo terminó, el macho le mutiló el escapo y huyó corriendo.

Si queires saber más sobre el comportamiento de este arácnido, del blog del biólogo .