Los retos para poner en marcha una misión a Marte no son solo económicos o tecnológicos, sino también médicos y psicológicos. Y es que los especialistas no pueden determinar con exactitud cómo el cuerpo humano reaccionaría frente a tan largo viaje o si es que la persona presentará cambios de conducta.

Para responder estas incógnitas, el Foro Espacial Austriaco ha iniciado un misión simulada a Marte, la cual se lleva a cabo en instalaciones especiales ubicadas en un glaciar de la región austriaca del Tirol.