Bacterias intestinales, emociones y autismo
Bacterias intestinales, emociones y autismo
Redacción EC

Las son microorganismos que han estado en la tierra casi desde su formación, aproximadamente 4,000 millones de años atrás, por lo que -de una manera asombrosa- han sido capaces de adaptarse al medio ambiente.

Las viven en los gélidos fondos del mar, en las alturas más extremas, en la profundidad de los volcanes, en la tierra, en las plantas y dentro del organismo de los animales, incluyendo el ser humano.

Al respecto, se calcula que solo en el intestino grueso, existen 100 veces más que células humanas, que la diversidad genética de esas bacterias es 150 veces mayor que la humana y que el 50% del peso de la materia sólida de las heces es el peso de las bacterias. Esa compleja y enorme cantidad de bacterias en el intestino se llama la microbiota.

La función de la microbiota intestinal está relacionada al control del apetito, obesidad, diabetes e hipertensión arterial. En previos artículos de esta serie, habíamos descrito que la microbiota era capaz de gobernar nuestros antojos alimentarios y que los trasplantes fecales podían ser capaces de curar ciertos padecimientos intestinales.

Para saber más sobre la capacidad de la microbiota para determinar nuestras emociones y su posible relación con la ansiedad y depresión e incluso con el trastorno del espectro autista, lee del blog del doctor .