Ambos países tiene armas nucleares en su poder. (Imagen: Pixabay)
Ambos países tiene armas nucleares en su poder. (Imagen: Pixabay)
Redacción EC

El eventual enfrentamiento nuclear entre Estados Unidos y Rusia tendría devastadores efectos en el clima global, marcado por un intenso invierno nuclear, alerta un estudio publicado en la revista

Un nuevo modelo climático, que utiliza nuevas variables y sofisticados métodos de análisis, ha confirmado los temores de décadas: el descenso catastrófico de la temperatura mundial tras una guerra nuclear de este tipo.

[]

[]
[]

Luego de que se detonase una gran cantidad de bombas nucleares en grandes urbes, la Tierra se vería sumida en un período marcado por temperaturas extremadamente bajas. Todo el planeta se volvería más frío debido a que los grandes incendios provocados por las explosiones atómicas causarían gran cantidad de humo que cubriría la atmósfera durante años, bloqueando la luz solar.

Los científicos de la Universidad de Rutgers, el National Center for Atmospheric Research y la Universidad de Colorado se ubican en el peor de los escenarios: todas las armas atómicas bajo el poder de ambos países son utilizadas en grandes ciudades.

De este modo, al considerar en su modelo el número estimado de bombas, la fuerza de cada una, el lugar de explosión y la cantidad de humo que generarían, se iniciaría un invierno nuclear con una caída de temperatura global de cerca de 11 grados centígrados.

Este resultado confirma las predicciones del llamado Modelo E del Instituto Goddard para Estudios Espaciales, que fue publicado en 2007.

Dicha investigación predijo que el invierno nuclear duraría varios años, el colapso en la temporada del monzón y cambios importantes en el fenómeno de El Niño.

Aunque el nuevo modelo afirma que el humo durará más tiempo en la atmósfera, ambos coinciden en que se expandiría desde las áreas de impacto y se extendería por todo el hemisferio norte hasta llegar al hemisferio sur.

En cuanto al impacto de la vida en el planeta, el nuevo estudio es más conservador. A diferencia de las anteriores predicciones, no asegura que los humanos se extinguirán, igual que la mayoría de animales; pero sí afirma que gran parte de la vida como la conocemos desaparecerá.

Síguenos en Twitter: